«No hay ninguna razón por la que España no pueda revalorizar sus pensiones según la evolución de los precios»

Los jubilados vascos se manifiestan en Bilbao en demanda de pensiones «dignas»./Efe
Los jubilados vascos se manifiestan en Bilbao en demanda de pensiones «dignas». / Efe

El exministro socialista Valeriano Gómez se muestra contrario a hacer «una reforma profunda» y defiende un mayor gasto público para pagar las prestaciones

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Ya no está dentro del Gobierno pero mantiene una opinión clara sobre lo que se debería hacer en un tema tan de actualidad como las pensiones. Valeriano Gómez, quien fuera ministro de Trabajo durante la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero (2010-2011), no quiere llevar a cabo una «reforma en profundidad» y se muestra partidario de «mantener un sistema similar al actual», pese a que la Seguridad Social acumula un déficit de más de 80.000 millones de euros desde 2012.

¿Sabes cuánto tendrás de pensión cuando te jubiles?:

«No hay ninguna razón por la que España no pueda revalorizar sus pensiones según la evolución de los precios», aseguró el exdiputado socialista durante una jornada de pensiones celebrada por el Consejo General de Economistas, posicionándose claramente al lado de los miles de jubilados que se movilizan para exigir una subida de sus prestaciones vinculada a la inflación, tal y como defiende también el PSOE. Así, su propuesta no es otra que aumentar el gasto público un par de puntos (del 11,7% del PIB actual hasta el 13%-14%), para situarlo en niveles más cercanos a otros países europeos, como Francia e Italia. «Si no se hacen reformas, el gasto actual estaría más cerca del 13,5%-14%, no creo que sea un exceso, pienso que nuestra economía se lo puede permitir», aseguró.

Por eso, su propuesta de mejora de las pensiones consiste en revisar las prestaciones con arreglo a la evolución de los precios, ya que considera que «una vez calculada la condición de jubilado, el poder de compra debe ser mantenido en el tiempo», puesto que poco puede hacer un pensionista si el Gobierno decide congelar su pensión 10 o 15 años, mientras que los activos siempre tienen margen de maniobra y pueden negociar o entrar y salir del mercado laboral.

En este sentido, Valeriano Gómez cargó contra la reforma de las pensiones de 2013, dejando claro que se hizo sin consenso. Y, con especial dureza, criticó el índice de revalorización que entró en vigor en 2014 y mediante el cual las prestaciones están abocadas a una subida mínima del 0,25% los próximos 40 años, según estimó. «Ha sido más una ocurrencia que una visión profunda a largo plazo», consideró. A su juicio, si todos los países europeos salvo Irlanda suben sus pensiones con arreglo a los precios, o a los salarios, o a una mezcla ponderada de ambos, «no entiendo cuál es la característica española que nos impide hacerlo a nosotros».

De igual manera, el exministro también se mostró contrario al factor de sostenibilidad que introdujo el Gobierno en la reforma de 2013 y que entraría en vigor el próximo año si no hubieran pactado con el PNV retrasarlo hasta 2023. «No entiendo que lo que tendría que ser sencillo (se refiere al índice de revalorización, que habría que vincularlo a los precios) se hace más complicado. Y lo que tendría que ser complejo (en este caso el factor de sostenibilidad), se hace de forma simple». Y es que Gómez criticó que este mecanismo reductor, que vincula las pensiones a la esperanza de vida, solo lo haga a través de la cuantía de la prestación, cuando -a su entender- habría que hacer una fórmula más compleja que introduzca más elementos como la edad de jubilación, el periodo de cómputo, el tipo de cotización...

«Todas las generaciones se han enfrentado a este problema: cuidar de sus mayores, y nadie se ha evadido. Esto se conseguirá con más esfuerzo que el que hacemos ahora, porque ahora son menos los que están trabajando, pero tendrán que hacerlo. Siempre se ha hecho», concluyó el exparlamentario.

Fotos

Vídeos