Los sindicatos advierten de que se seguirán movilizando mientras no se derogue la reforma de las pensiones

Cadena humana alrededor del Banco de España./Efe
Cadena humana alrededor del Banco de España. / Efe

Miles de jubilados se manifiestan en cuarenta ciudades españolas para exigir blindar por ley estas prestaciones

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

No habrá tregua en las movilizaciones que desde septiembre vienen organizando los sindicatos para exigir unas pensiones dignas, algo que -a su juicio- solo se logrará si se deroga la reforma de 2013 y se blinda por ley el sistema. Mientras esto no suceda, las protestas se mantendrán. Éste es el aviso que lanzaron este miércoles UGT y CC OO al Gobierno y al resto de partidos en una nueva oleada de concentraciones que se celebraron por todo el país, la más visible en Madrid, donde centenares de jubilados -bajo el lema 'No nos conformamos'- rodearon el Banco de España, una institución que criticaron por pedir reformas que restringen los derechos de los ciudadanos.

«Las movilizaciones han dado resultado, funcionan, los gobiernos reaccionan, pero hay que seguir porque la solución es parcial y el problema no está resuelto», puntualizó el secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CC OO, Carlos Bravo, en la 'cadena humana' que tuvo lugar frente al organismo dirigido por Luis María Linde. Allí reiteró que es «necesario corregir la reforma de 2013, que nos lleva a un cambio sistémico de nuestro sistemas de pensiones reduciendo la cobertura de las mismas».

Los acuerdos alcanzados entre el Gobierno y el PNV para subir este año y el próximo un 1,6% estas prestaciones, así como para posponer hasta 2013 la entrada en vigor del factor de sostenibilidad (otro elemento que reducirá los ingresos de los nuevos jubilados), no son suficientes para las organizaciones de los trabajadores, ya que solo son una «solución puntual y parcial, que pospone el problema, porque no está resuelto», precisó Bravo.

Por eso, tanto CC OO como UGT instaron a los partidos políticos a llegar a un acuerdo en el seno del Pacto de Toledo, al igual que se hizo en 1995, un acuerdo que se rompió en 2013 y puso fin a la etapa de mayor crecimiento de las pensiones. Así, para que esto no vuelva a ocurrir, la secretaria de Empleo de UGT, Mari Carmen Barrera, exigió que las recomendaciones y normas que emanen del Pacto de Toledo tengan un «carácter normativo que no puedan vulnerarse por una simple mayoría en el Congreso». En este sentido, los sindicatos exigen que el sistema de pensiones se blinde por ley para protegerlas de los cambios de gobierno, algo que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha comprometido ya a llevar a cabo si llega a La Moncloa.

Fotos

Vídeos