El Ibex prosigue su rebote

El Ibex prosigue su rebote

El selectivo español cierrs la sesión con una subida del 0,75%, para dar un último cambio en los 10.088,70 puntos

CRISTINA VALLEJOMadrid

El rebote que tímidamente comenzó ayer en el Ibex-35 ha tenido su continuación hoy y, además, extendido al conjunto de los indicadores europeos, indicando una recuperación de la confianza. El selectivo español ha concluido la jornada con una subida del 0,75%, para dar un último cambio en los 10.088,7 puntos. Bien es verdad que este cierre se encuentra por debajo de los máximos que ha alcanzado en la sesión en los 10.173 puntos poco antes de mediodía. Y, además, el indicador no ha podido mantener los 10.100 puntos al término de la sesión.

En todo caso, las ganancias del indicador español han sido las más importantes de toda Europa. Así, el Cac 40 francés se anotó un 0,66%, mientras que el Dax alemán se apuntó un 0,55% y el PSI-20, el Ftse Mib de Milán y el Ftse 100 británico, alrededor de un 0,20%.

En el selectivo español, Colonial encabezó los ascensos, con una revalorización del 3,55%. Después se colocó Meliá, que se anotó un 3,25%. IAG, ACS, Dia y Acciona ganaron más de dos puntos porcentuales. A continuación se colocó Inditex, con una subida del 1,95%, seguido de Siemens Gamesa, Amadeus y Viscofán, con ganancias de alrededor de un 1,90%.

En negativo, Indra fue el peor, con un descenso del 3,69%. Además de este valor, sólo cinco cerraron en rojo, y con pérdidas muy inferiores: Repsol se dejó un 0,83%, mientras que Técnicas Reunidas bajó un 0,62%. Sabadell, Cellnex y Bankinter completaron la lista de compañías en negativo.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Almirall fue el valor más rentable, con una subida del 8,16%. En rojo, el peor fue Coemac, que se dejó un 6,10%.

El euro y Wall Street avanzan

De nuevo, como ayer, la evolución del euro ha ayudado a las Bolsas del Viejo Continente, porque la moneda comunitaria ha vuelto a perder posiciones frente al billete verde: al cierre de la sesión cedía alrededor de un 0,16% y se cambiaba por 1,1772 unidades. Aunque al cierre de la sesión, el euro había recuperado desde los mínimos que marcaba a las dos de la tarde en 1,1760 unidades. Y ello porque el dato de paro semanal de Estados Unidos decepcionó. Aunque a continuación la cifra de producción industrial superó expectativas, al igual que el porcentaje de uso de la capacidad manufacturera instalada.

Sea como sea, al margen de los datos económicos, Wall Street también prestaba su apoyo con las fuertes subidas registradas por los principales índices, sobre todo del Nasdaq, que ganaba un 1,20% al cierre de la sesión europea, después de que Cisco anunciara su primer incremento de beneficios en ocho trimestres, mientras que el S&P 500 y el Dow Jones se apuntaban un 0,80% y un 0,75%, respectivamente. El optimismo en Wall Street puede también tener que ver con que Donald Trump se muestra optimista al señalar que tiene votos republicanos suficientes para ganar la votación hoy en la Cámara de Representantes para sacar adelante su plan fiscal. Sólo diez republicanos se han mostrado en contra y el presidente puede permitirse perder hasta 22 votos.

Bonos y materias primas

El apetito por el riesgo se puso de manifiesto en el comportamiento de los bonos, especialmente de los americanos: el rendimiento de los títulos estadounidenses a diez años subía desde el 2,32% hasta el 2,35%.

El rendimiento de los bonos alemanes a diez años se mantenía en el entorno del 0,37%. Los intereses de los bonos de la periferia europea sí bajaban levemente: los de los títulos españoles, desde cerca del 1,55% hasta por debajo del 1,53%. Con ello, la prima de riesgo de España se estrechaba ligeramente desde los 116 hasta los 115 puntos básicos.

Pero, pese a las compras de activos de riesgo que realizaron los inversores, el oro ganó posiciones: al cierre de la sesión, la onza subía un 0,16%, hasta los 1.280 dólares.

El precio del barril de Brent ponía fin a su secuencia de cuatro sesiones consecutivas de caídas, con un repunte del 0,11%, que le llevaba a intentar recuperar los 62 dólares. En cambio, el barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, se movía a la baja: retrocedía un 0,23%, hasta los 55,20 dólares. De momento, parece que los líderes de la OPEP no han convencido a Rusia de la conveniencia de extender los límites a la producción decididos hace un año y que expirarían el próximo mes de marzo.

El repunte de las materias primas pudo tener que ver con una inyección de liquidez realizada por el banco central de China a su sistema financiero.

Fotos

Vídeos