Deutsche Bank prevé que en 2018 la economía española crezca 2,5%

Deutsche Bank prevé que la economía española crezca./Reuters
Deutsche Bank prevé que la economía española crezca. / Reuters

No espera subidas de tipos de interés por el BCE hasta mediados de 2019

Amparo Estrada
AMPARO ESTRADAMadrid

Deutsche Bank prevé que la economía española crezca un 2,5% en 2018, dos décimas por debajo del escenario que contemplaba antes del conflicto en Cataluña. La entidad financiera reconoce que la situación catalana ha frenado las expectativas, pero que el efecto se va a ir diluyendo, más centrado en el tercer y cuarto trimestre de este año que en el próximo, cuando el impacto probable será de una o dos décimas, siempre a expensas de lo que ocurra tras las elecciones autonómicas.

En todo caso, el crecimiento del 2,5% del PIB en 2018 es superior al 2,3% previsto por el Gobierno y a la media de crecimiento económico en la eurozona. Entre los riesgos, la economista jefe del Deutsche Bank en España, Rosa Duce, mencionó, además de Cataluña, la apreciación del euro, si se produce una retirada temprana de los estímulos del BCE, y el proteccionismo de Estados Unidos.

2017 ha sido un año "excepcionalmente bueno" y, por primera vez, se está produciendo una recuperación "sincronizada" de la economía mundial. Para 2018, la entidad se muestra optimista sobre el crecimiento en Estados Unidos (2,3%), zona euro (2%, por encima de su crecimiento potencial del 1,5%), Japón (1,5%) y las economías emergentes (5,2%)

El banco considera que la Reserva Federal subirá los tipos de interés en Estados Unidos hasta tres veces el año que viene (para este ejercicio pronostica un alza de 25 puntos básicos en diciembre) y que el Banco Central Europeo finalizará su programa de compra de deuda en la segunda mitad del ejercicio, aunque no espera una subida de tipos por parte del BCE hasta mediados de 2019.

En cuanto a la estrategia de inversión, el responsable de Renta Variable del Centro de Inversiones de Deutsche Bank en España, Diego Jiménez-Albarracín, explicó que los diferenciales de crecimiento y la expectativa de que la reforma fiscal en EE UU se apruebe apoyarán la fortaleza del dólar en los próximos meses, con una cotización más cercana a los 1,15 dólares por euro. No obstante, esa fortaleza se moderará hacia finales de 2018.

Respecto a la renta variable, el banco ha revisado al alza sus previsiones en los principales países desarrollados. "El avance de la economía mundial, la política monetaria todavía acomodaticia de los bancos centrales y el efecto positivo de la reforma fiscal en EE UU deberán impulsar los beneficios corporativos”, señaló Jiménez-Albarracín. Los analistas de la entidad ven mayor atractivo en la renta variable europea por las bajas valoraciones y los bajos riesgos políticos, mientras que los índices en EE UU apenas superarían los niveles récord de 2017.

En cuanto a la renta variable en países emergentes, anticipan beneficios próximos al 15% en 2018 como resultado de las reformas económicas y de crecimiento impulsadas en algunos de estos mercados, especialmente en Asia. “Nuestra previsión es que la renta variable en países emergentes tenga un mejor rendimiento que la de los mercados desarrollados en los próximos 12 meses, pero será clave ser selectivo en la aproximación a estos índices”, subrayó el responsable de Renta Variable.

La entidad bancaria prevé que el Ibex 35 se mueva por encima de los 11.000 puntos en 2018 "si todas las expectativas se cumplen". Por sectores, prefieren los de consumo cíclico, tecnología y sector financiero. En su cartera incluyen Santander, Ferrovial, IAG, Amadeus, ACS, Acciona, Abertis y Colonial.

Fotos

Vídeos