Ideal

Quinta sesión consecutiva a la baja para el Ibex-35

Quinta sesión consecutiva a la baja para el Ibex-35
  • El principal indicador de la Bolsa española pierde los 10.300 puntos, con Abertis y Popular disparados más de un 6%

  • En el mercado de deuda, la prima de riesgo se colocaba en 150,2 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,66%

Las pérdidas han regresado a los mercados tras las vacaciones de Semana Santa. Si los índices de renta variable europeos encadenaron la semana pasada cuatro sesiones consecutivas de pérdidas por las incertidumbres geopolíticas, después del largo fin de semana regresan los números rojos. El selectivo español comenzaba la jornada al alza, pero las subidas sólo duraron media hora.

A partir de ahí, se aceleraron las pérdidas y el indicador marcó mínimos del día pasado el mediodía en los 10.220 puntos. A partir de ahí, intentó recuperar posiciones, pero apenas pudo cerrar un poco por encima de los mínimos, en los 10.264,50 puntos, lo que supone un descenso del 0,60%. En las cinco jornadas seguidas que el indicador lleva a la baja, el selectivo ha pasado de los 10.530 a los 10.265 puntos.

Únicamente cuatro valores del Ibex-35 se salvaron de los descensos: el que más subió fue Abertis, que fue suspendido de cotización una hora antes del cierre cuando subía un 6,6%, ante rumores de una posible oferta de compra que luego la compañía explicó en un hecho relevante enviado a la CNMV: la italiana Atlantia ha mostrado su interés por adquirirla.

Los otros tres valores que esquivaron los números rojos fueron tres bancos domésticos: Popular, que rebotó un 6,22% tras haberse hundido casi un 25% la semana pasada; Sabadell, que se apuntó un 0,63%; y Bankinter, que se apuntó un 0,05%. El peor valor del día fue ArcelorMittal, con un retroceso de casi un 6%, seguido de Dia, que perdió casi un 3%, mientras que Acerinox, Acciona y Repsol retrocedieron más de dos puntos porcentuales.

Wall Street no fue un aliado de los mercados europeos, puesto que Goldman Sachs decepcionó con sus números del primer trimestre y ello ocasionó una apertura a la baja de los índices estadounidenses, que sufrían pérdidas de entre un 0,6%, en el caso del Dow Jones, y del 0,20% en el del S&P 500 al cierre de los mercados del Viejo Continente.

Así, todos los índices europeos cerraron a la baja, con el Ftse Mib de Milán y el Cac 40 francés retrocediendo alrededor de un 1,6%. Algo mejor lo hizo el Dax alemán, que perdió un 0,90%, mientras que el PSI-20 de Lisoba cayó un 0,72%.

El Ftse 100, la libra y Theresa May

Pero las pérdidas más importantes del día fueron para el Ftse 100 británico, que retrocedió un 2,46%, después de que la primera ministra, Theresa May, por sorpresa, anunciara la convocatoria adelantada de elecciones para el próximo 8 de junio. Ello, debido a una fuerte apreciación de la libra frente al billete verde, de más de un 1,5%, para colocarse en máximos desde el mes de octubre. Los comicios se observan como una oportunidad para May de fortalecerse con vistas a las negociaciones del 'Brexit' con la Unión Europea después de que una encuesta haya mostrado que los conservadores tienen una ventaja de 21 puntos sobre los laboristas.

Aunque las elecciones pueden ser interpretadas como la apertura de un periodo de incertidumbre, en este caso los inversores parecen entender, por el contrario, que reforzarán al Gobierno actual, que se revalidará en el poder, y harán posible una mayor estabilidad del país con vistas al medio plazo. May pretende blindar el 'Brexit' y el conservadurismo en el Reino Unido. Pero los valores que más sufrieron en el Ftse 100 británico fueron los ligados a las materias primas, con Glencore y BHP Billiton registrando descensos de alrededor de un 5,5% en cabeza.

Los refugios, al alza

Peso éste es un nuevo foco de incertidumbre a nivel global, porque refuerza las opciones proteccionistas y nacionalistas, lo que se une al de las elecciones francesas del próximo domingo, las tensiones alrededor del referéndum turco entre el Gobierno de Erdogan, la oposición y la comunidad internacional, así como el conflicto latente entre Corea del Norte y Estados Unidos, y la guerra de Siria, en la que entran en juego otras dos potencias: Rusia e Irán.

Por todo ello, vimos entradas importantes de dinero en la deuda global: la rentabilidad del bono americano a diez años retrocedió desde el 2,25% hasta el 2,20%, mientras que el rendimiento de su comparable alemán retrocedió hasta situarse en el 0,17%. También a la baja los intereses de los títulos de la periferia europea e incluso de los franceses. Al alza también otro activo refugio, el oro, que avanzaba un 0,26%, para rozar la cota de los 1.290 dólares la onza.

Otras materias primas, en cambio, cotizaban a la baja. Era el caso del crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía un 0,25%, para cambiarse por 55,22 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, bajaba medio punto porcentual, hasta los 52,38 dólares. El euro, por su parte, cotizaba al alza frente al billete verde. La moneda comunitaria ganaba más de medio punto porcentual con respecto al dólar, para rebasar el nivel de 1,07 unidades.