Ideal

El Ibex-35 lidera los avances en Europa y acaricia los 10.000 puntos

video

La Bolsa de Madrid. / Efe I Atlas

  • El selectivo español cierra la sesión con una subida del 1,50%, hasta los 9.998,40 puntos

El Ibex-35 ha ido de menos a más a medida que ha ido transcurriendo la sesión. El selectivo comenzaba la jornada plano en los 9.850 puntos, para registrar un primer tirón a las diez, que lo colocó en los 9.900 puntos. En ese nivel se mantuvo estable hasta las dos y media de la tarde. A partir de ahí tuvo un fuerte repunte hasta superar los 10.000 puntos por primera vez desde principios del mes de diciembre de 2015 pasadas las dos y media de la tarde. No pudo con esa psicológica cota y se vino un poco abajo, quizás para coger impulso y atacar los 10.000 puntos con más fuerza. Pero no lo consiguió, se quedó a las puertas: dio un último cambio en los 9.998 puntos, lo que supone una revalorización del 1,5%. ¿Conseguirá hacerse el Ibex-35 próximamente con los 10.000 puntos?, ¿irá más allá de ese nivel? Algunos analistas comentan que podría ser posible un recorte en el entorno de los 10.000 puntos, mientras que hay otros que comentan que es posible que pueda ir hasta los 10.400 o los 10.600 sin corrección de por medio.

Lo cierto es que el selectivo español fue ayer el índice más rentable, seguido, pero de lejos, de muy lejos, por el Ftse Mib de Milán y el Cac 40 francés, que ganaron alrededor de medio punto porcentual. El PSI-20 de Lisboa, por su parte, ganó un 0,23%. El Dax alemán se tuvo que conformar con un mínimo repunte del 0,09%. En rojo, el único fue el Ftse 100 británico, que perdió un 0,27%.

Wall Street subía hoy por primera vez después de cuatro días a la baja, quizás celebrando que hoy hace ocho años comenzaba el ciclo alcista en la Bolsa americana, tras marcar los mínimos tras la crisis financiera.

La clave de Draghi

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, tuvo mucho que ver con el fuerte repunte que registró el selectivo español en el último tercio de la jornada. De hecho, el inicio de su escalada coincidió con el arranque de su rueda de prensa tras la reunión ordinaria de política monetaria del BCE. Hay quien dice que su comparecencia fue una de las más relajadas de un banquero central en los últimos años. Después de que el Eurobanco decidiera mantener sin cambios tanto los tipos de interés como el volumen de compra de bonos, Draghi afirmó que si bien los riesgos que se ciernen sobre la zona euro están comenzando a reducirse, no lo están haciendo de forma suficiente como para pensar en una reducción de los estímulos. Además, no se mostró muy preocupado por el incremento de la inflación. De hecho, el bajo nivel que aún muestran sus perspectivas es uno de los argumentos para mantener la expansión monetaria. Para este año, el Eurobanco espera una inflación del 1,7% (revisado desde el 1,3% de la anterior revisión), un nivel que todavía se encontraría por debajo del objetivo del 2%; y para 2018, prevé que la inflación se coloque en el 1,6%; para volver al 1,7% en el año 2019. Y ello tranquiliza después de haber visto que, quizás puntualmente, la inflación ha llegado al 2% recientemente en Europa, ello quizás por el repunte que ha registrado el precio del petróleo, que el año pasado por estas fechas se encontraba en mínimos. También calma porque por ejemplo el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, se ha manifestado a favor del inicio de la retirada de las medidas extraordinarias del BCE después de conocerse los últimos datos de inflación en Europa. Frente a ello, Draghi no se plantea de momento una reducción de la compra de activos más allá de la que decidió hace unos meses.

El euro avanza y los tipos de los bonos suben

Las palabras de Mario Draghi cotizaron al alza en el euro: la divisa comunitaria llegó a colocarse cerca del nivel de 1,062 unidades, aunque poco a poco fue perdiendo posiciones, hasta colocarse en 1,0574 unidades al término de la jornada.

En el mercado de deuda, los tipos siguieron al alza: la rentabilidad del bono alemán a diez años avanzó desde el 0,37% hasta el 0,42%. La rentabilidad del bono italiano a diez años, mientras avanzó desde el 2,23% hasta el 2,28%. Y la del título francés volvió otra vez a colocarse por encima del 1%. La de su comparable estadounidense se coloca ya en el 2,58%.

Quizás tanto en los bonos como en el euro lo que cotizó fue la mejora de las perspectivas económicas que transmitió Draghi, así como su convicción en la irreversibilidad del euro. También, la victoria que declaró sobre la deflación, aunque no se preocupe por la inflación.

IAG y los bancos encabezan los ascensos

En el selectivo español, IAG fue el valor más rentable, con una subida del 3,92%. Después se colocaron varias entidades financieras, gracias al repunte de los tipos de interés de los bonos, con CaixaBank a la cabeza, que se anotó un 3,87%. Después se colocó BBVA, con una subida del 3,75%. Popular y Santander avanzaron alrededor de un 2,5%. Entre los mejores, también el Sabadell y Bankia, que ganaron alrededor de un 2%, mientras que Bankinter se apuntó un 1,86%. La banca subió quizás porque, de acuerdo con Draghi, ya no se observa esa urgencia para tomar más medidas de estímulo monetario y tampoco se anticipa que sea necesario bajar más los tipos de interés. De hecho, de su discurso se cayó la alusión a la batería de instrumentos a disposición del banco para ponerse en marcha.

Entre los mejores, también Inditex, que se apuntó un 2,10%. Cellnex, Aena, Mediaset, Viscofán y Telefónica ganaron más de un punto porcentual.

En rojo, únicamente media docena de valores. Los peores fueron Acerinox y Arcelormittal, con pérdidas de un 1,53% y de un 1,39%, respectivamente. Repsol fue el otro valor que cayó más de un punto porcentual. Dia, Gamesa y ACS completaron la lista de valores en negativo.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Urbas encabezó los ascensos, con una revalorización del 15%. En rojo, Coemac fue el peor, con un descenso del 3%.

En el Eurostoxx 50, el valor más rentable fue el español BBVA, seguido de Vivendi. Entre los mejores, más entidades financieras, como Intesa SanPaolo, Santander, BNP Paribas, ING o Société Générale. En rojo, los peores fueron BMW y Volkswagen.

El West Texas cae por debajo de los 50 dólares

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedió un 2,13%, hasta colocarse por debajo de los 52 dólares, tras haber caído en la jornada anterior más de un 5%. En Estados Unidos, el barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, cae un 0,88%, tras perder también más de un 5% en la jornada de ayer. Se cambia ya por menos de 50 dólares. Ello, por el incremento de los inventarios de crudo en Estados Unidos hasta máximos históricos, lo que pone en cuestión la eficacia del recorte de producción decidido por la OPEP.

El precio del oro, por su parte, lleva cuatro sesiones consecutivas de caídas y la onza va camino de caer por debajo de los 1.200 dólares.