Ideal

El Ibex rebasa los 9.700 y cierra en máximos desde diciembre de 2015

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid. / Efe
  • El selectivo cierra la sesión con una subida del 2,05%, para dar un último cambio en los 9.751,50 puntos

Jornada de fortísimos ascensos a nivel global. Ello, por varias razones. En primer lugar, por la insistencia de Donald Trump en sus planes de bajar impuestos y aumentar el gasto, pero sin aportar detalles, algo que el mercado, al menos por el momento, tampoco parece demandar. Le basta con tener la palabra de un presidente que se va caracterizando por hacer lo que dice. Aunque, y ése es un riesgo, los inversores no están contando con posibles problemas, como que el Congreso se muestre en contra de una bajada impositiva que laminaría la capacidad recaudatoria del Estado, o con un plan de gastos en infraestructuras que no se sabe cómo podría financiarse.

Además, otra fuente de gasolina para los mercados vino de China, donde vimos buenos datos económicos, con los índices de gestores de compras del sector industrial superando expectativas tanto el de las grandes empresas estatales como el del sector privado, más pequeño y, en principio, más fiable. También Japón proporcionó buenos indicadores.

En Europa, tuvimos referencias del sector industrial más o menos de acuerdo con lo esperado y positivas referencias desde el punto de vista político, como las que venían de Francia: los problemas judiciales del candidato conservador François Fillon, aunque no llegue a retirarse, podrían favorecer a Emmanuel Macron, que podría arañar votos de su rival y reforzarlo frente a Marine Le Pen. Aunque, en realidad, los votos perdidos de Fillon seguro que están en disputa. Y, por último, los rumores de que Grecia podría contar con la protección del Banco Central Europeo favorecieron una fuerte caída del rendimiento de sus bonos.

Todo ello provocó fortísimos ascensos en los índices de renta variable europeos. El selectivo español cerró la sesión con un avance del 2,05%, para marcar máximos anuales y desde diciembre de 2015 en los 9.751,50 puntos. Ruptura, por tanto, del rango lateral entre los 9.400 y los 9.600 puntos en que se encontraba desde hacía once semanas.

El índice europeo más rentable fue el Ftse Mib de Milán, que ganó un 2,39%. El Cac 40 francés también se anotó más de un 2%, mientras que el Dax alemán ganó un 1,97%. Algo más atrás, el Ftse 100 británico (que también cerraba en niveles récord) y el PSI-20 de Lisboa, que avanzaron un 1,64% y un 1,29%, respectivamente.

Wall Street acompañaba la alegría europea y el Dow Jones alcanzaba los 21.000 puntos por primera vez en la historia. El 25 de enero rebasaba los 20.000 puntos. Y el 22 de noviembre, los 19.000. El 7 de noviembre, los 18.000. Lleva una carrera fulgurante.

Sabadell lidera los avances

El Sabadell encabezó los ascensos del Ibex-35, con una revalorización del 6,77%, tras anunciar la venta de su negocio estadounidense. A continuación se colocó ArcelorMittal, con una subida del 5,04%. Seguidamente, Mediaset, Bankia, Acerinox, CaixaBank y el Santander, con avances de más de tres puntos porcentuales. La ganancia de BBVA se acercó al 3%. Entre los grandes valores, también destacó Telefónica, con una revalorización del 2,74%. Y también Repsol se anotó más de un 2%.

En negativo, únicamente terminaron tres valores: Viscofán fue el peor, con un descenso del 1,70%, tras haber presentado en la sesión anterior sus resultados de 2016. Después se colocaron Endesa y Enagás, con caídas de un 0,17% y de un 0,02%, respectivamente.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Montebalito fue el mejor valor, con una subida del 22,66%, seguido de Codere, que se anotó un 7,58%. Éstos fueron los dos únicos valores que ganaron en rentabilidad al Sabadell. En rojo, Deoleo fue el peor, al retroceder un 10%.

Subidas de los intereses de los bonos

En el mercado de bonos, al contrario que en las Bolsas, pérdidas. El interés de los títulos americanos a diez años volvió a niveles cercanos al 2,5% desde los cercanos al 2,3% en que se situaba hace cuatro días, mientras que el de sus comparables alemanes se acercaba al 0,30%, pese a que hace cuatro días se colocaba por debajo del 0,20%.

Al alza también las rentabilidades de los bonos de la periferia. Así, la rentabilidad del bono español pasó del 1,60% al 1,67%, mientras que la de los italianos pasó desde el 2,07% al 2,12%. La de los franceses subía menos, del 0,88% al 0,91%, debido a las noticias políticas.

El incremento de los intereses de los bonos a nivel global no tenía sólo que ver con un discurso expansivo de Trump, sino también con las declaraciones de miembros de la Fed anticipando subidas de tipos próximas, en marzo, fecha para la que la probabilidad de un movimiento al alza del precio oficial del dinero se ha disparado.

Por eso, el dólar se reforzaba con respecto al euro, para caer hasta el nivel de 1,0520 unidades, pese a que al cierre de la sesión el euro recuperaba posiciones hasta 1,0558 unidades. El billete verde ganaba un 0,5% frente a la cesta de principales monedas del mundo.

Quizás esa pérdida de fuelle final del dólar se debió a la decepción en los gastos personales americanos, como consecuencia de la inflación.