Ideal

El Ibex-35 pierde los 9.500 puntos

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid. / Efe
  • El selectivo español cierra la sesión con un descenso del 0,88%, hasta los 9.477,20 puntos

El selectivo español comenzaba la sesión intentando atacar los 9.600 puntos. A partir de ahí estuvo plano en el entorno de los 9.560 puntos hasta las once y media de la mañana. Desde ahí entró en unos crecientes números rojos, para marcar mínimos del día en los 9.440 puntos entre las tres y media y las cuatro y media de la tarde. Desde ese punto intentó remontar un poco, para dar un último cambio en los 9.477,20 puntos, lo que supone un descenso del 0,88%, con lo que fue el peor índice del día. Fin a las seis sesiones consecutivas en que el indicador ha logrado mantenerse sobre los 9.500 puntos.

El Ftse 100 británico fue el mejor del día, con una revalorización del 0,38%, después de la publicación de un PIB británico algo peor de lo esperado, lo que llevó a que la libra se depreciara ligeramente. El Dax alemán se colocó después, con una subida del 0,26%. El Cac 40 francés retrocedió un 0,15%. En negativo, junto al selectivo español, también el Ftse Mib de Milán, que perdió un 0,83%, mientras que el PSI-20 de Lisboa cayó un 0,38%.

Sólo cinco de los valores del selectivo español esquivaron las pérdidas. Bankinter fue el valor más rentable, con una subida del 0,73%. A continuación se colocó Amadeus, con una ganancia del 0,40%. Enagás, por su parte, avanzó un 0,17%. Acciona y Abertis se anotaron alrededor de un 0,10%.

Entre los mejores, pero en rojo, sólo Endesa, Mediaset y ACS retrocedieron menos de un 0,20%. Entre los grandes, Telefónica e Iberdrola fueron los que menos bajaron, con pérdidas de un 0,35% y de un 0,43%, respectivamente. Así acogió el mercado la presentación de las cuentas de la eléctrica. Los descensos de BBVA, Repsol e Inditex tampoco llegaron al punto porcentual.

El peor del día fue Aena, al retroceder un 2,94%, después de hacer públicos sus resultados del 2016. Después se colocó Meliá, con un recorte del 2,22%. CaixaBank se dejó justo un 2%. Y después se colocaron otros dos bancos, Bankia y el Santander, con pérdidas de poco menos de un 1,90%. Entre los peores, otro banco, el Popular, que retrocedió un 1,44%. La entidad que ahora preside Emilio Saracho acumula las tres sesiones consecutivas de descensos desde su nombramiento.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Urbas lideró las caídas, con un retroceso del 13%. En verde, Baviera fue el mejor, con un avance del 3,41%.

Wall Street no ayudaba a Europa en la jornada de hoy: aunque el Dow Jones se encontraba plano al cierre de la sesión europea, tanto el S&P 500 como el Nasdaq retrocedían alrededor de un 0,20%. Los índices de Wall Street llevaban ocho sesiones consecutivas de ascensos.

Caídas en las rentabilidades de los bonos

La aversión al riesgo se manifestaba también en el mercado de deuda, con caídas en las rentabilidades de los bonos. El interés de los títulos americanos retrocedía hasta el 2,42%. El de los títulos alemanes, desde el 0,30% hasta el 0,27%.

Pero también había factores positivos detrás de las caídas de los intereses de los bonos. Así, el rendimiento de los franceses a diez años bajaba desde el 1,08% hasta el 1,02% y ello debido a la mayor concentración de votos alrededor de Emmanuel Macron debido a que el liberal centrista François Bayrou, en lugar de protagonizar una candidatura propia, ha decidido apoyar la candidatura de Macron y éste ha optado por aceptar su respaldo. Es una respuesta excepcional, según comentó Bayrou, por el excepcional riesgo al que se enfrenta Francia. Además, una encuesta reflejó una caída del apoyo a Marine Le Pen, que obtendría un 41% de los votos frente a Macron desde el 42% de los sufragios que le calculaba el sondeo publicado el día anterior.

Esta noticia llevó a rebotar al euro. Éste se movía en el entorno de 1,05 unidades y desde ahí rebotó a 1,053 unidades.

Quizás fue eso también lo que ayudó a los índices de renta variable europeos, como al Ibex-35, a mermar sus números rojos. De hecho, el Cac 40 francés llegó incluso a entrar en positivo después de conocerse la decisión de Bayrou.

En este contexto, la agenda económica de la sesión pasó completamente desapercibida. Y eso que en Europa, por ejemplo, fue positiva, con el índice Ifo superando expectativas. A media sesión americana se esperaba la publicación de las actas de la última reunión de política monetaria de la Reserva Federal norteamericana, quizás con pistas sobre lo que podría hacer en la reunión de marzo.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, cedía un 1,66%, hasta los 55,72 dólares, mientras el de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdía un 1,59%, hasta los 53,20 dólares. Ello, debido a la previsión de una nueva expansión de las reservas de crudo en Estados Unidos, mientras el mercado se preguntaba si la OPEP extendería los recortes de producción decididos a finales de 2016. El precio de la onza de oro también se movía a la baja: caía un 0,26%, hasta los 1.232 dólares.