Ideal

El Ibex-35, seis días clavado en los 9.500 puntos

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid. / Efe
  • CRÓNICA DE CIERRE

  • En el mercado de deuda, la prima de riesgo española se situaba en los 137,4 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,67%

El Ibex-35 comenzaba la sesión plano, entraba en pérdidas pronto para perder los 9.500, pero inmediatamente recuperaba posiciones y aceleraba sobre todo a partir de la apertura de la Bolsa de Nueva York tras su fin de semana largo. Con ello, al cierre, el selectivo español daba un último cambio en los 9.561 puntos, lo que supone una revalorización del 0,36%. Es la sexta sesión consecutiva en que el selectivo español cierra en los 9.500 puntos, sin perder esa cota, pero sin llegar a los 9.600.

El mejor índice del día fue el Dax alemán, con una subida del 1,18%, seguido, de lejos, por el PSI-20 de Lisboa, con un avance del 0,49%, idéntico al del Cac 40 francés. El Ftse Mib de Milán se anotó un 0,34%. El peor fue el Ftse 100 británico, que retrocedió un 0,34%, debido, entre otras cosas, a la fuerte caída del 6,54% que sufrió HSBC tras presentar resultados. 

En el selectivo español, Acerinox encabezó los ascensos, con una revalorización de cerca de dos puntos porcentuales. Después se colocó Bankia, con un avance del 1,69%. Amadeus, por su parte, avanzó un 1,45%. Aena y Mapfre se anotaron cerca de un 1,3%, mientras que CaixaBank, ACS, Gas Natural y Gamesa lograron anotarse más de un punto porcentual. 

En rojo, Enagás fue el peor, con un descenso del 1,59%, seguido del Popular, que cedió un 0,95%, y Endesa, que retrocedió un 0,90%. Entre los peores, más bancos, como el Sabadell y Bankinter, que perdieron alrededor de un 0,65%, así como BBVA, que cedió un 0,32%. Además, entre los grandes valores, Telefónica, que cayó un 0,19%, pese a la venta de Telxius a KKR por 1.275 millones de euros. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Ercrós fue el valor que más perdió, con un descenso del 8,64%. Después se colocaron Reig Jofre y Fluidra, con ganancias de más de un 7%. En rojo, el peor fue Quabit, con una caída del 5,78%, seguido de OHL, que perdió un 3,60%. En el Eurostoxx 50, Siemens encabezó los ascensos, con una revalorización del 2,88%, seguido de Adidas, CRH y Eni, que también se anotaron más de dos puntos porcentuales. En rojo, el peor fue Unibail Rodamco, con un descenso superior al 1%. 

Buenas noticias macro

En la jornada tuvimos buenas noticias sobre todo del frente macro en Europa, con los índices de gestores de compras de la zona euro subiendo más de lo esperado. El del sector industrial subió desde los 55,2 hasta los 55,5 puntos, cuando los expertos esperaban que se situara en los 55 puntos; el del sector servicios avanzó desde los 53,7 hasta los 55,6 puntos, cuando los analistas habían previsto que se situara en los 53,7 puntos. El compuesto, así, pasó desde los 54,4 hasta los 56 puntos, frente a los 54,3 previstos. 

En Estados Unidos, en cambio, los índices de gestores de compras decepcionaron, al caer el industrial desde los 55 hasta los 54,3 puntos, cuando los analistas habían previsto que se situara en los 55,4 puntos, y el del sector servicios, al retroceder desde los 55,6 hasta los 53,9, frente a los 55,8 puntos anticipados. Pero los inversores, más que fijarse en estos indicadores lo hicieron en otros dos elementos: los resultados de Home Depot y Wal-Mart en la campaña navideña, que reafirmaron la confianza en el consumidor americano y su papel en el impulso del crecimiento del país.

También apoyó a Wall Street el hecho de que las materias primas ganaran posiciones. El barril de Brent, de referencia en Europa, avanzaba un 1,28%, hasta los 56,90 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, subía un 2,25%. Los índices de Wall Street, al cierre de las plazas del Viejo Continente, registraban subidas de entre un 0,2% y un 0,4%, para alcanzar nuevos niveles récord. 

La probabilidad de una subida de los tipos de interés en Estados Unidos el mes que viene se ha reforzado. Quizás eso es lo que hay detrás de que el euro perdiera posiciones con respecto al billete verde. La moneda comunitaria retrocedía un 0,8% al cierre de la sesión, hasta colocarse en 1,0530 unidades, niveles que rondaba también justo hace una semana y en los primeros días de enero. Frente a la cesta de principales divisas, el dólar ganaba cerca de medio punto porcentual.

Subidas de los tipos de los bonos

Pero también contribuye a esa debilidad del euro la incertidumbre política. No ya la que se deriva de Grecia, respecto al que ya hay avances, aunque sean pequeños, en forma de vuelta de los vigilantes de que se van cumpliendo, ahora no ya los recortes sino las reformas. De hecho, el rendimiento de los bonos griegos a diez años volvió a bajar con fuerza. El riesgo está en Francia. Y los rendimientos de los títulos europeos de todo tipo subieron con fuerza. El interés que más subió fue el del bono español, al pasar desde el 1,58% hasta el 1,64%. Después, el de Italia, que pasó desde el 2,15% al 2,20%, mientras que el de Francia volvió a acercarse al 1,10%.

La prima de riesgo de Francia respecto a Alemania, cerca de los 80 puntos básicos, los niveles más altos desde el año 2012. Una de las últimas encuestas en Francia apuntan que Marine Le Pen perdería la segunda vuelta de las elecciones presidenciales con un 44% de los votos frente al conservador François Fillon y con un 42% frente al liberal Emmanuel Macron. El precio del oro, que caía por la mañana hasta los 1.226 dólares la onza rebotaba por la tarde hasta los 1.237 dólares, niveles parecidos a los de cierre del pasado lunes.