Ideal

El Ibex cierra sobre los 9.500 tras anotarse un 1.32% en la semana

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid. / Efe
  • La prima de riesgo se situaba en los 113,7 puntos básicos, con la rentabilidad del bono español a diez años en el 1,592%

Los descensos del jueves pudieron tener continuidad el viernes, pero a última hora el selectivo español, que había salvado los 9.500 puntos en la sesión anterior, volvió a ser capaz de rescatarlos en la última jornada de la semana: dio un último cambio en los 9.504 puntos, lo que supuso un descenso mínimo del 0,09%. En la sesión, a partir de que tocó mínimos en el entorno de los 9.420 puntos pasadas las once de la mañana, el índice comenzó a recuperar y estuvo cerca de cerrar en positivo. En todo caso, en el conjunto de la semana, el saldo es favorable, con una revalorización de un 1,32%. 

En el Ibex-35, en la jornada del viernes, destacó el comportamiento de Meliá, que se anotó un 2,15%. Después se situó el Sabadell, con una revalorización del 2,05%, tras hacer públicos sus números del año 2016. Aena y Gas Natural ganaron un 1,74% y un 1,19%, respectivamente. Viscofán, Gamesa e IAG se colocaron a continuación, con avances de alrededor de un 0,8%. 

En rojo, Mapfre fue el peor, al retroceder un 1,24%, seguido de Acciona y del Popular, ambos con pérdidas de más de un punto porcentual. En negativo cerraron también un buen puñado de los grandes valores, empezando por Repsol y Telefónica, que perdieron alrededor de un 0,75%. Mientras, Iberdrola se dejó algo más de medio punto porcentual. BBVA, por su parte, bajó un 0,45%. Santander, para finalizar, cerró con un recorte del 0,09%. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, destacó Quabit, con una revalorización del 7,76%. En negativo, Telepizza fue el que más cayó, con un descenso del 3,15%. 

La mayor parte de Europa, en negativo

En toda Europa dominaron los descensos. Así, los peores del día fueron el Ftse Mib de Milán y el Cac 40 francés, que perdieron algo más de medio punto porcentual. El Dax alemán, por su parte, se dejó un 0,3%. Hubo dos excepciones en el día: el PSI-20 de Lisboa, cuyo avance rozó el 0,6% y el Ftse 100 británico, que ganó un 0,32%. 

En la semana, hubo tres plazas en rojo: las de Londres, París y Milán. Las dos primeras se dejaron alrededor de un 0,2%, mientras que la tercera perdió un 0,75%. ¿Ello se debe a que son los tres lugares en los que acechan los riesgos políticos más inmediatos? En Londres, por el 'Brexit', en Francia, por las elecciones de la primavera, y en Milán, por la probabilidad creciente de comicios anticipados. 

En las cinco últimas sesiones, dentro del Ibex-35 destacó Meliá, con una subida superior al 8%, seguido de CaixaBank, que ganó un 5,45%. En rojo, Indra, Enagás, Iberdrola y Cellnex fueron los que más cayeron, con pérdidas de más del 2%.

En el Eurostoxx 50, Deutsche Bank fue el valor más rentable de la semana, con un avance del 6,20%. El peor, otro banco, el italiano Intesa SanPaolo, que retrocedió más de un 8%. A continuación, otros dos valores del país trasalpino: Eni y Enel, que se dejaron alrededor de un 5%.  

Wall Street flaquea con un día intenso en la macro

La semana en Estados Unidos cierra, al menos de momento, con ganancias. El Dow Jones, pese al leve recorte de la apertura del viernes, se mantiene sobre los 20.000 puntos, mientras que el S&P 500 sigue a un paso de los 2.300 puntos que ayer tampoco se atrevió a sobrepasar. En todo caso, los indicadores de Wall Street se mantienen en máximos históricos.

En la jornada tuvimos datos económicos muy importantes, sobre todo en Estados Unidos, con el PIB del cuarto trimestre, que creció un 1,9% en tasa trimestral anualizada, por debajo del 2,2% que esperaban los analistas y del 3,5% que había avanzado en el trimestre anterior. Los pedidos de bienes duraderos decepcionaron, al caer un 0,4% en diciembre, aunque sin defensa y sin aviación batieron expectativas. También se colocó por encima de lo previsto el índice de confianza del consumidor que elabora la Universidad de Michigan, al subir de los 98,1 hasta los 98,5 puntos, cuando se esperaba que se mantuviera sin cambios. 

Por el momento, los resultados de las compañías estadounidenses están apoyando al mercado. Ya un tercio de las compañías han hecho públicos sus números de 2016. De ellas, el 68% ha batido expectativas. 

Divisas, deuda y materias primas

En el mercado de divisas, las referencias que se conocieron en Estados Unidos fueron bajistas para el dólar y alcistas para el euro. El tipo de cambio, desde niveles en el entorno de 1,068 unidades saltó hasta el nivel de 1,072 unidades, aunque pronto volvió a colocarse por debajo de la cota de 1,07 unidades. 

En el mercado de deuda, la ligera decepción en el crecimiento económico americano provocó que el interés de los bonos a diez años de Estados Unidos dejara de subir y se mantuviera en el 2,50%. En Europa, prevalecía cierta tendencia al alza en los tipos de la deuda, pero muy mesurada (el rendimiento de los bonos españoles se elevaba desde el 1,55% hasta el 1,57%), aunque el interés de sus comparables alemanes bajaba levemente, desde el 0,48% hasta el 0,46%. 

En el mercado de materias primas, el oro, después de tres sesiones consecutivas de descensos, se mantenía plano en el entorno de los 1.188 dólares. 

El barril de Brent, de referencia en Europa, cedía un 1,3%, hasta los 55,52 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdía un 1,2%, hasta los 53,13 dólares.