Ideal

El Ibex sube un 1,4% y roza los 10.000 puntos

Interior de la Bola de Madrid
Interior de la Bola de Madrid / EFE
  • El selectivo gana terreno pese al terremoto financiero en Europa provocado por la decisión del Banco Nacional de Suiza de abandonar el cambio mínimo de 1,20 francos suizos por euro

El mercado suizo se hundió un 8,67%. De esta manera se ve la importancia de las monedas en los mercados. El Banco Nacional Suizo tenía el tipo de cambio intervenido para evitar que el franco suizo se reforzara, fuera destino del dinero miedoso. Ayer, la autoridad monetaria decidió eliminar el tipo de cambio mínimo del franco suizo contra el euro, situado en 1,20 francos por euro. Como consecuencia de ello, la moneda se apreció inmediatamente un 27% frente a la divisa comunitaria y el dólar estadounidense, aunque al cierre el avance era muy inferior, de un 13%.

Una apreciación tan importante de la divisa es lógico que impacte a la Bolsa suiza, porque muchos de sus componentes son exportadores y han perdido mucha competitividad de un día para otro. Pero también sufrieron un gran descenso los bancos. Swatch fue el valor que más cayó, con un descenso del 16,35%. A continuación, Cie Financiere Richemond, que retrocedió un 15,50%. Actelion, UBS, Julius Baer, Crédit Suisse, Holcim y Givaudan también registraron pérdidas de dos dígitos. Sólo un valor del indicador terminó en positivo. Fue Swisscom, que se anotó un 0,95%.

“La decisión del Banco Nacional Suizo de poner fin a dicho tipo de cambio fijo podría tener otras consecuencias fuera de los mercados de divisas. En primer lugar, algunos especulan que la acción de la entidad apunta a que prevé una flexibilización inminente y considerable en la política monetaria del BCE, en la que no está dispuesto a participar. En segundo lugar, si el SNB abandona el tipo de cambio fijo frente al euro, esto reduce la necesidad de comprar deuda pública europea en el mercado.

Por último, si la gran apreciación de la moneda es continuada, a los exportadores suizos les resultará cada vez más difícil competir a nivel mundial, lo que supondrá un lastre para el crecimiento económico y una mayor presión a la baja sobre los precios al consumo”, explica Anthony Doyle, director de inversiones de renta fija en M&G Investments. Según comenta Daniel Pingarrón, de IG, la eventual decisión del BCE de emprender un proceso de relajación cuantitativa, que con toda probabilidad debilitará más a la divisa europea, hubiera provocado una mayor necesidad de actuación por parte del banco central suizo para intervenir en el mercado y mantener la barrera en 1,2. Para frenar la entrada de capitales, ha situado el tipo de depósito en un nivel aún más penalizante, en el -0,75%.

El euro, casi por debajo de 1,16 unidades

El movimiento suizo tuvo repercusiones en el tipo de cambio euro-dólar. Al cierre de la sesión europea, se estaba poniendo en cuestión el nivel de 1,16 unidades. Se descuenta con ello la próxima intervención del Banco Central Europeo. Aunque en el mercado de renta fija vimos movimientos contradictorios, porque la rentabilidad del bono español a diez años subió desde el 1,55% hasta el 1,61%. Y también la del bono alemán: desde el 0,43% hasta el 0,47%, con lo que la prima de riesgo terminó el día en los 115 puntos básicos.

Las noticias procedentes de Suiza tuvieron impacto importante, aunque muy limitado en el tiempo. El Ibex-35 marcó mínimos del día casi a las once de la mañana en los 9.656 puntos, tras haber comenzado la jornada queriendo atacar el nivel de los 10.000 puntos. Pero el selectivo rebotó desde ese nivel mínimo. Y a partir de la una de la tarde comenzó a remontar, para terminar la jornada en los 9.982,50 puntos, tras anotarse un 1,39%. Y eso que los índices de renta variable estadounidenses comenzaron la jornada con un tono volátil. Las referencias procedentes de Estados Unidos fueron mixtas. La encuesta manufacturera de Nueva York se colocó por encima de lo previsto por los analistas, pero el paro semanal fue peor de lo esperado.

Los mejores indicadores del día fueron el Cac 40 francés, el Ftse Mib de Milán y el Dax alemán, que subieron más de dos puntos porcentuales. A continuación, el Ftse 100 británico, que se anotó un 1,73%. El PSI-20 de Lisboa ganó un 1,31%.

En el selectivo español sólo dos valores terminaron la sesión en rojo: Gamesa, que se dejó un 0,79%, mientras que Inditex retrocedió un 0,57%.

OHL y Sacyr, los mejores

En verde, el mejor fue OHL, que se anotó cerca de un 9%, después de la venta de una autopista en México. A continuación, Sacyr, que avanzó un 4,69%, después de anunciar que se alía con la australiana Macquarie para reactivar la minería en España. Después, el Popular, FCC y Repsol, que ganaron más de tres puntos porcentuales. IAG, Gas Natural, ACS, Indra y Ferrovial avanzaron más de dos puntos porcentuales. Más de un 1% se anotaron un buen número de valores. Entre ellos, algunos de los grandes, como Telefónica, Santander y BBVA.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Solaria y Fersa encabezaron los ascensos, con ganancias de más de un 10%. Fueron los únicos valores que ganaron más que OHL. En rojo, Lingotes, Dinamia y Baviera fueron los peores, con descensos de más de un 3%.

En el mercado de materias primas, más descensos. El barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedió un 1,09%, hasta los 48 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdió un 2,12%, hasta los 47,45 dólares. El oro, en cambio, siguió subiendo. El precio de la onza avanzó un 2,37%, hasta los 1.263 dólares.

Temas