Ideal

Santander propina al Ibex la mayor caída desde 2012

Ana Botín, presidenta del Santander.
Ana Botín, presidenta del Santander. / Afp
  • El selectivo español perdió un 3,91%, para dar un último cambio en los 9.719 puntos

Las acciones del Banco Santander se desplomaron un 14,09% en la sesión de ayer, pasando de los 6,8560 hasta los 5,89 euros en una sola jornada. Ello ocurre tras anunciar una ampliación de capital por valor de 7.500 millones de euros con un descuento del 10% y un recorte del dividendo del 66%.

Las caídas del Santander contagiaron a otros bancos, no sólo españoles, sino también europeos. Así, tras la entidad que preside Ana Botín, en el Eurostoxx 50 se colocó Unicrédito, que bajó un 5,49%, mientras que Intesa SanPaolo se dejó un 4%. Se especula que este órdago de la entidad española puede provocar, según algunos analistas, que otros bancos europeos con ratios de capital de entre el 9% y el 10% realicen ampliaciones de capital. Entre ellos, nos encontramos con los tres grandes franceses, es decir, BNP Paribas, Société Générale y Crédit Agricole, además de Commerzbank, Credit Suisse, Barclays y Unicredito.

En el selectivo español, tras el Santander, el banco que más sufrió fue BBVA, que se dejó un 3,15%. El Sabadell se colocó después, con un descenso del 2,23%. CaixaBank y Bankia perdieron alrededor de un 1,75%. Los descensos de Bankinter no llegaron ni al 1,3%. El Popular apenas retrocedió medio punto porcentual.

Pero hubo otros valores no bancarios también muy castigados. Por ejemplo, Dia, que retrocedió cerca de un 6%. Repsol, por su parte, se dejó un 3,72%. Telefónica y ArcelorMittal, alrededor de un 2,5%.

Sólo siete valores del Ibex-35 en positivo

En positivo, apenas siete valores del selectivo. Abengoa fue, de nuevo, el valor que más subió, con una revalorización cercana al 5%. Después, Amadeus, que se anotó un 1,45%. Endesa también subió más de un punto porcentual. Red Eléctrica y BME ganaron algo más de un 0,10%. Enagás y Jazztel completaron la lista de valores en verde con ganancias de alrededor de un 0,05%.

Con estos pocos valores al alza y los grandes a la baja, el selectivo español sufrió ayer un desplome del 3,91%, el mayor desde septiembre de 2012. El indicador dio un último cambio en los 9.719 puntos, su nivel más bajo desde octubre del año pasado. Tras el Ibex-35 se situó el Ftse Mib de Milán, que se dejó un 3,27%. El Dax alemán y el Cac 40 francés perdieron alrededor de un 1,9%. El PSI-20 de Lisboa, por su parte, un 1,21%. También el Ftse 100 británico cedió poco más de un punto porcentual.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, ningún valor logró superar la rentabilidad de las acciones “B” de Abenoga. Las “A” se colocaron a continuación, con una revalorización del 2,88%. Después se colocaron Amper y Prisa, con subidas de más de un 2%. En rojo, a ningún valor le fue peor que al Santander. Después se colocó Urbas, que retrocedió un 6,25%. A continuación, Biosearch, eDreams y Natra, que cayeron más de un 5%.

Además de las noticias alrededor del Santander y los efectos en el conjunto del sector financiero, nos encontramos con otras referencias económicas importantes. En Europa, cifras de producción industrial. Fueron decepcionantes en España, en Francia, en Alemania y en el Reino Unido.

Pero era de Estados Unidos de donde venían las referencias más importantes, con el informe oficial de empleo del mes de diciembre. De acuerdo con él, en diciembre la economía no agrícola creó 252.000 nuevos puestos de trabajo, por encima de los 240.000 que esperaban los analistas, mientras que las cifras del mes de noviembre se revisaron al alza desde los 321.000 nuevos empleos hasta los 353.000. Superaron expectativas tanto las cifras del sector privado como las del sector manufacturero. Con ello, la tasa de paro bajó desde el 5,8% hasta el 5,6%, cuando los expertos esperaban que se situaría en el 5,7%. También bajó la tasa de desempleo. Pero hubo dos referencias negativas. En primer lugar la evolución de los salarios, que desaceleró su ritmo de avance. En segundo lugar, la tasa de participación de la fuerza laboral, que bajó desde el 62,9% hasta el 62,7%. Y es que la Reserva Federal norteamericana, muy especialmente su presidenta, Janet Yellen, no sólo se fija en la evolución de la tasa de paro, sino también en otros indicadores como los que hemos mencionado. Aunque no hay que pasar por alto que el año 2014 fue, en cuanto al empleo en Estados Unidos, el mejor desde 1999.

Si, en términos generales, las cifras del mercado de trabajo americano fueron satisfactorias, no ocurrió lo mismo con las de ventas minoristas, que decepcionaron. En todo caso, los índices de Wall Street comenzaban la sesión con descensos, aunque mucho más reducidos que los que sufrían las plazas europeas.

El euro recupera posiciones

En el mercado de divisas, el euro recuperó posiciones. Si el jueves despedía la jornada por debajo del nivel de 1,18 dólares, al cierre de la sesión del viernes se cambiaba por 1,1840 unidades.

En el mercado de deuda, se observó una nueva huida a la calidad: el dinero salió de la deuda periférica y se refugió en la “core”. La rentabilidad del bono español a diez años subió del 1,68% hasta el 1,73%, mientras que la del bono alemán bajó desde el 0,51% hasta el 0,49%. Con ello, la prima de riesgo de España se amplió desde los 117 hasta los 125 puntos básicos.

En el mercado de materias primas, nuevos descensos para el crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedía al cierre de la sesión europea cerca de tres puntos porcentuales, para perder el nivel de los 50 dólares, mientras que el de West Texas, de referencia en Estados Unidos, se dejaba otro 2,23%, hasta los 47,70 dólares. El oro volvía a subir, debido a su carácter de activo refugio. El precio de la onza avanzaba un 0,89%, hasta los 1.220 dólares.

Temas