Ideal

El Ibex cae un 2,38% y vuelve a niveles de marzo

Interior de la Bolsa de Madrid
Interior de la Bolsa de Madrid / EFE
  • El selectivo se sitúa por debajo de la cota psicológica de los 10.000 enteros y entra en pérdidas anuales

  • La prima de riesgo se coloca en 117,7 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,795%, marcando de nuevo mínimos históricos

Se lo hemos escuchado a muchos analistas ya: es un error pensar que la caída del petróleo es positiva para los mercados. En una economía financiera, incluso un shock positivo como éste, como un precio más bajo de la energía, se puede convertir en una crisis, aunque el PIB, gracias a este fenómeno, suba unas pocas décimas. Hay demasiado en juego alrededor del petróleo. Sobre todo economías enteras. Y patrimonios invertidos en esa materia prima.

La subida del precio del crudo con la que amaneció el lunes debido al anuncio del cierre de los puertos de As Sidra y Ras Lanuf, en Libia, dio aire a los mercados de renta variable europeos, pese a las caídas con las que el Nikkei de Tokio había recibido el triunfo de Abe en las elecciones anticipadas de Japón. Pero a primera hora de la tarde la OPEP volvía a hacer de las suyas. O la OPEP a través de los Emiratos Árabes Unidos. Su ministro de Energía afirmó que la organización petrolera mantendrá su decisión de no reducir la producción incluso aunque el precio del crudo caiga hasta los 40 dólares. Con ello, el precio del barril de Brent bajó un 1,50% hasta los 60,92 dólares. Y el de West Texas, de referencia en Estados Unidos, otro 3,23%, hasta los 55,94 dólares.

Preocupan las consecuencias de la caída del petróleo en los países exportadores más débiles. Por ejemplo, Rusia. La bolsa rusa sufrió un recorte del 9,25%. Y el rublo cayó a plomo. Por ejemplo, contra el euro se hundió más de un 9%. Contra el dólar, más de un 10%.

El Ibex -35, en rojo en el año, pero no en mínimos

El Ibex -35, que se mantuvo en positivo durante gran parte de la sesión, sobre el nivel de los 10.200 puntos, comenzó a perder fuelle a partir de las dos y media de la tarde y a partir de las tres y media entró en números rojos. El índice perdió los 10.000 puntos por primera vez pasadas las cuatro y media de la tarde. Intentó rebotar desde ese nivel y ya la segunda vez que se despidió de los 10.000 puntos fue sin remedio y terminó la jornada prácticamente 100 puntos por debajo de esa cota, en los 9.903,90 puntos, lo que supone un descenso del 2,38%. Una caída que se produce, además, tras una semana en la que el índice se desplomó alrededor de un 7%. Con ello, el selectivo acaba de entrar en números rojos: retrocede un 0,13%. Mucho menos, por ejemplo, que el Dax alemán, que se deja un 2,28% en 2014, o que el Cac 40 francés, que pierde un 6,76%, o que el Ftse 100 británico, que acumula un retroceso superior al 8% en este 2014.

De todas maneras, el selectivo español aún se encuentra por encima de los mínimos del año que marcaba el 16 de octubre en los 9.669,70 puntos.

En la sesión de ayer, al selectivo español le ganó en pérdidas el Ftse Mib de Milán, que retrocedió un 2,81%, mientras que el PSI-20 de Lisboa se hundió un 2,78%. El Cac 40 francés, por su parte, cayó un 2,52%. Mejor que el selectivo español, al final, sólo lo hizo el Ftse 100 británico, que retrocedió un 1,87%.

En el mercado de deuda, el asunto griego ha estado más calmado. La rentabilidad del bono heleno a diez años ha bajado desde el 9,18% hasta el 8,80% y la prima de riesgo, desde los 855 hasta los 818 puntos básicos. Y también se han reducido los rendimientos del resto de bonos de la periferia. Así, la rentabilidad de la deuda española a diez años se redujo desde el 1,92% hasta el 1,83%, con lo que la prima de riesgo se estrechó desde los 126 hasta los 120 puntos básicos.

La aversión al riesgo, más calmada, pese al crudo, cotizó también en el bono alemán, que se mantuvo estable: la rentabilidad del diez años permaneció estable en el 0,62%, niveles que, de todas maneras, son mínimos históricos.

Pero lo que de verdad preocupa es lo que está sucediendo con las deudas de algunos países emergentes. Las rentabilidades se dispararon en Rusia, en Indonesia o en Filipinas, además de en Brasil, aunque bastante menos. Preocupa, sobre todo, Rusia, porque su curva de tipos ya se ha invertido: la rentabilidad del diez años es más baja que a cinco, aunque todavía más elevada que a dos años.

En el mercado de divisas, el euro, que durante todo el día estuvo moviéndose en el entorno de 1,2420 unidades, es decir, niveles un 0,40% por debajo del cierre de la sesión anterior, rebotó al cierre de la jornada, y terminó prácticamente sin cambios en 1,2460 dólares.

FCC, el único valor del Ibex -35 que se salva

De vuelta en el Ibex -35, sólo FCC se salvó de los recortes. La constructora se anotó un 0,68% justo en la jornada en la que se confirmó que el magnate Carlos Slim se ha convertido en su mayor accionista después de la ampliación de capital. Entre los mejores, aunque ya en negativo, Jazztel, OHL y Mediaset, que fueron los únicos valores que se dejaron menos de un punto porcentual.

ArcelorMittal fue el valor que más cayó, con un descenso del 3,65%, seguido de Grifols, que perdió un 3,52%, mientras que Dia, Abengoa, Bankia, Mapfre y Telefónica se dejaron más de tres puntos porcentuales. Cerca de ese porcentaje retrocedió Repsol, uno de los peores entre los "blue chips". Entre los bancos, también destacó BBVA entre los bajistas, dado que cedió un 2,82%. También más de un 2% perdieron Bankinter y el Santander.

Con esta última sesión, los valores que más caen del selectivo son OHL, Indra, ArcelorMittal y FCC. Todos ellos retroceden más de un 30%. Más de un 20% se dejan Sacyr y Dia. Y más de un 10%, BBVA, Técnicas Reunidas y Grifols. En verde resisten Jazztel y Red Eléctrica, con subidas de alrededor de un 50%, Enagás, con una revalorización del 37%, y Bankinter, con una subida de más del 30%.

En la jornada de ayer, en el Índice General de la Bolsa de Madrid, apenas once valores terminaron la sesión en verde, encabezados por Adolfo Domínguez, que ganó un 6,12%. Otros nueve esquivaron los recortes porque terminaron la jornada en tablas. En negativo, el peor fue Amper, que se dejó un 33,33% tras presentar preconcurso de acreedores.

Los datos económicos ayer no tuvieron importancia. Los más importantes vinieron de Estados Unidos. Fueron buenos. Sobre todo el de producción industrial, que creció un 1,3% en noviembre, por encima del 0,7% previsto por los expertos. El porcentaje de capacidad instalada en uso subió desde el 79,3% hasta el 80,1% por sorpresa. El que no fue tan positivo fue el indicador que mide la confianza del sector promotor inmobiliario, que bajó en diciembre de los 58 a los 57 puntos, cuando los expertos esperaban que subiera hasta los 59 puntos.

Temas