Ideal

La presión fiscal en España fue del 34,6% en 2015, siete puntos por debajo de la media de la eurozona

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. / Sergio Barrenechea (Efe)
  • Francia fue el socio del bloque comunitario con mayor presión fiscal (47,9%), seguido muy de cerca por Dinamarca (47,6%) y Bélgica (47,5%)

La presión fiscal en España, el conjunto de los impuestos y contribuciones sociales en relación con el Producto Interior Bruto (PIB), se situó en 2015 en el 34,6%, una décima más que el dato del año anterior, pero casi siete puntos por debajo de la media de la eurozona, que fue del 41,4%, según los datos publicados este viernes por la oficina estadística Eurostat.

De este modo, España aparece como el duodécimo país de la zona euro con mayor presión fiscal y decimoctavo de la Unión Europea. Francia fue el socio del bloque comunitario con mayor presión fiscal (47,9%), seguido muy de cerca por Dinamarca (47,6%) y Bélgica (47,5%).

Por contra, los Estados miembros con una menor presión fiscal fueron Irlanda (24,4%) Rumanía (28%) y Bulgaria (29%). No obstante, Eurostat ha advertido de que en el caso de Dublín el cálculo del PIB fue "sustancialmente" afectado por el traslado desde fuera de la UE a Irlanda de los balances contables de grandes multinacionales.

Además, España pertenece al grupo de cuatro países de la eurozona donde menos se incrementó la presión fiscal con respecto a 2014 (una décima). Los mayores aumentos de la UE se registraron en Lituania, Estonia y Eslovaquia, todas por encima de un punto porcentual.

Por el contrario, Irlanda, Dinamarca, Bélgica, Malta, Luxemburgo y Chipre fueron los únicos países de la UE que redujeron su presión fiscal, mientras que la de Italia se mantuvo estable.

En cuanto a la estructura de ingresos fiscales en España, en el año 2015 el mayor peso correspondió a las contribuciones sociales, con un 12,3% del PIB, por debajo de la media del 15,3% de la zona euro y del 13,2% de la UE.

Por otro lado, los impuestos a la producción y las importaciones representaron en España el 12% del PIB, también por debajo de los valores promedio de la eurozona (13,3%) y de la UE (13,6%). Dentro de este apartado, los ingresos por IVA fueron del 6,5%, frente al 6,8% de la zona euro y el 7% del bloque comunitario. Sólo Italia tuvo en 2015 una recaudación por IVA inferior (6,2%).

Por su parte, los ingresos por impuestos sobre la renta y el patrimonio alcanzaron el 10,1% del PIB, frente al 12,6% de la eurozona y el 13% del conjunto de la UE.