Ideal

Uno de cada cinco parados encontró empleo en España en el tercer trimestre de 2016

Cola en una oficina de empleo de Madrid.
Cola en una oficina de empleo de Madrid. / Andrea Comas (Reuters)
  • Casi 645.000 ocupados se quedaron sin trabajo, lo que supone el 3,7% del total, más del doble que la media europea

Uno de cada cinco parados (el 20,4% del total) encontró empleo en España en el tercer trimestre de 2016, lo que supone 2,4 puntos más que la media de los países de la UE, que se situó en el 18%, y 1,4 puntos más que un año atrás, según se refleja en el informe publicado este jueves por la oficina estadística comunitaria Eurostat. O dicho de otra manera, 932.000 personas que estaban sin trabajo en el segundo trimestre de 2016 encontró uno en el tercer trimestre. Sin embargo, la mayor parte de desempleados nacionales no tuvo éxito en su búsqueda de empleo: concretamente un 64,4% se mantuvieron en las listas del INEM, aunque son dos puntos menos que en el mismo periodo de 2015. Aun así, todavía hay casi 3 millones de personas que siguen buscando trabajo sin éxito en el país. Mientras, otro 15% de los parados nacionales dejó de estarlo pero simplemente porque pasó a ser inactivo económicamente (aquí se incluye a los jubilados o estudiantes, entre otros).

En la UE fueron un total de 3,4 millones de parados los que encontraron trabajo, lo que supone que casi un tercio de ellos fueron españoles (los 932.000 citados), segundo país -tras Grecia- que tiene una mayor tasa de desempleo. El país heleno, por su parte, registró el porcentaje más bajo: apenas un 5% de los parados dejó de serlo. Mientras que Francia (20,5%), Portugal (23,1%) o Reino Unido (18,1%) estuvieron más cerca de las tasas nacionales. En lo alto de la tabla está Dinamarca (37,4%) y Estonia (28,8%).

Por otro lado, de los 17,1 millones de españoles que tenían trabajo en el segundo trimestre de 2016, 645.000 perdieron su puesto en el tercer trimestre, un 3,7%. Esto supone que España duplica con creces la media europea, que está en el 1,4%, y se sitúa a la cabeza de los Veintiocho en destrucción de empleo. Le sigue, y no cerca, Francia, con medio millón de empleos destruidos, e Italia, con 367.000. Por el contrario, en Luxemburgo apenas 4.000 trabajadores perdieron su empleo.

Asimismo, de esos 17,1 millones de ocupados españoles, casi medio millón de ellos dejó de estarlo por pasar a la inactividad económica, casi un 3% del total, algo que pone en evidencia el envejecimiento de la población. En la UE hubo 3,6 millones de trabajadores que pasaron a la inactividad, un 2%, casi un punto menos que España.

Eurostat ha realizado este análisis en un total de 31 países, entre los que no se incluyen datos para Bélgica y Alemania.