Ideal

Abengoa hará más ajustes en su plantilla a la espera de que los acreedores acepten su plan

Panel de Abengoa.
Panel de Abengoa. / Reuters
  • La corporación podría materializar despidos "adicionales" a los ya realizados, que han mermado en 7.000 personas el número de empleados, entre desinversiones y salidas.

Los planes de Abengoa siguen pasando, en cierta medida, por recortar una plantilla que ya ha pasado de más de 24.000 personas a los 17.000 trabajadores que actualmente la forman. Aunque "el grueso" de los despidos ya se ha materializado, indican estas fuentes, "puede que haya ajustes posteriores" tanto por desinversiones que se sigan realizando como por recortes de empleo adicionales a los ya realizados. "La plantila actual será inferior a la que hay a día de hoy", afirman en el entorno de la sociedad.

Mientras tanto, a un mes de que expire el plazo para que las entidades acreedores se adhieran al plan de viabilidad y reestructuración de deuda de Abengoa, la compañía se muestra "confiada" en que la asunción de las condiciones negociadas en los últimos meses sean aceptadas, por al menos, el 75% de las entidades y bonistas que deben aprobar la propuesta para que la ingeniería siga adelante. Así lo indican fuentes del mercado, desde donde anticipan que lo más previsible es que se cumpla el plan porque, si no es así, la multinacional estaría abocada a su liquidación.

Los acreedores cuentan con un plazo aproximado de un mes -hasta el 25 de octubre inclusive- para incorporarse a la propuesta que se encuentra estructurada en condiciones "estándar" o "alternativas". En el primer caso, consiste en aplicar una quita del 97% al valor nominal, manteniéndose el 3% restante con un vencimiento a 10 años sin posibilidad de capitalización. La otra vía pasa por que el 30% del valor nominal de la deuda se convierta en un bono o préstamo, que tendrá la consideración de senior o junior en función de si la entidad participa o no en los tramos de dinero nuevo. Y capitalizar el 70% de la deuda a cambio del 40% del capital de la nueva Abengoa, que se repartirá entre losa creedores financieros existentes.

Los actuales accionistas -al frente de los cuales se encuentra Felipe Benjumea- pasarán a tener, como máximo, el 5% del capital. Si el proceso sigue adelante, se renovará por completo el consejo de administración.

La empresa, que está pendiente de presentar sus cuentas semestrales antes de que finalice este mes, "no cuenta con la actividad normal de cualquier año", lo que se verá reflejado en sus resultados periódicos. Fuentes del mercado reconocen que aún 2017 será un ejercicio "complejo" y que será a partir de 2018 y 2019 cuando comience a cumplir su plan de viabilidad.