Ideal

E.on vende su negocio en España y Portugal por 2.500 millones de euros

  • La firma quiere desprenderse de la generación de electricidad convencional y calcula nuevas pérdidas de valor de 4.500 millones de euros en actividades en el sur de Europa y en las centrales tradicionales

La compañía alemana de suministro energético E.on informó hoy de que ha vendido su negocio en España y Portugal al inversor australiano Macquarie por 2.500 millones de euros. E.on quiere desprenderse de la generación de electricidad convencional y calcula nuevas pérdidas de valor de 4.500 millones de euros en actividades en el sur de Europa y en las centrales tradicionales.

E.on quiere abandonar la generación convencional, la negociación en mercados mayoristas y la producción y exploración, que sacará a bolsa en 2016. Macquarie mantendrá y desarrollará las actividades de generación de energía convencional y renovable en España y Portugal y se convertirá en el próximo socio de los clientes de distribución y venta en ambos territorios.

"Estamos contentos de haber encontrado en Macquarie a un buen empresario para nuestros empleados, que ya conocimos su fiabilidad cuando compró la red de transporte de gas en Alemania", dijo el presidente de E.on, Johannes Teyssen. Asimismo E.on estudia la venta de sus actividades en Italia, así como las de exploración y producción en el mar del Norte.

El consejo de supervisión de E.on aprobó también el reparto de un dividendo de 0,5 euros por acción para los ejercicios económicos 2014 y 2015. La pérdida del valor de los activos en el sur de Europa y en las centrales de generación convencional tendrán un impacto considerable en el resultado de 2014, dijo E.on. La compañía alemana prevé un beneficio neto de entre 1.500 y 1.900 millones de euros para 2014.

La venta de los negocios en España y Portugal al fondo de inversión Macquarie European Infrastructure Fund IV comprende los 650.000 clientes de electricidad y gas, y los 32.000 kilómetros de red de distribución eléctrica.

Adicionalmente, Eon tiene en España y Portugal una capacidad instalada total de generación de cuatro gigavatios, entre carbón, gas y energías renovables. La cifra total de empleados en ambos países es aproximadamente de 1.200 personas.

La transacción, que será cerrada previsiblemente en el primer trimestre de 2015, todavía está sujeta a la aprobación de las autoridades de defensa de la competencia de la Unión Europea (UE). Además, Wren House Infrastructure se convertirá en inversor minoritario en los negocios en Iberia, junto con Macquarie Fund.

"Nuestras actividades en España cuentan con activos de alto rendimiento con una generación diversificada y responsable con el medioambiente y una red de distribución de electricidad de alta calidad", según el presidente de E.on. El resultado de la venta incrementará la flexibilidad financiera de E.on y reforzará el balance, añadió Teyssen.

Macquarie European Infrastructure Fund (MEIF4) es un fondo especializado en infraestructuras y con interés en inversiones a largo plazo en negocios de infraestructuras europeas de alta calidad. Wren House Infrastructure fue creado en 2013 como el vehículo global de inversiones directas en infraestructuras del Fondo Soberano de Kuwait.