Ideal

El Gobierno toma Campofrío como tema de Estado

Sáenz de Santamaría, Báñez y Rajoy.
Sáenz de Santamaría, Báñez y Rajoy. / Paco Campos (Efe)
  • Empleo se reúne con la compañía para hablar del ERE, mientras Industria ofrece “herramientas financieras” para levantar una nueva fábrica en Burgos

El Gobierno dio este miércoles carácter de tema de Estado a la problemática surgida tras el incendio de la fábrica que Campofrío tenía en La Bureba (Burgos), y que era su principal planta en España. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, se reunió ayer con la dirección de la compañía para "apoyar con todos los medios a nuestro alcance" la reconstrucción de esas instalaciones y la continuidad de todo el empleo.

La multinacional pidió a Báñez que les ayude a agilizar el expediente de regulación de empleo (ERE) suspensivo –no serán despedidos (la empresa se podrá deducir el 50% de sus cotizaciones), pero si perderán su puesto temporalmente– que, "por causa de fuerza mayor", presentarán en los próximos días para incluir en él a la mayoría de los 891 trabajadores de la fábrica destruida. De ellos, 118 (el 15%) han sido reubicados en otros centros.

El resto tendrá que depender de las ayudas del paro durante el tiempo que duren las obras de la nueva planta, que se prevé abrir en 2016. No obstante, tanto la empresa como los sindicatos pretenden obtener ayudas especiales de la Administración –bien de la Junta de Castilla y León (la competente en el ERE), bien del Gobierno central–, aunque no hay compromisos al respecto más allá de las buenas palabras.

Por su parte, el ministro de Industria, José Manuel Soria, dijo que ha puesto a disposición de Campofrío "todas las herramientas financieras" de las que dispone su departamento, que incluyen hacer uso de las ayudas y créditos blandos (a bajo interés) que prevén los Planes de Competitividad y los Planes de Reindustrialización. La fábrica destruida costó 170 millones de euros y ahora se pretende una mejor. La compañía, además, ha tenido que suspender temporalmente una emisión de bonos por valor de 500 millones ante una posible respuesta negativa del mercado por las incertidumbres generadas.

Ayudas al sector agrario

Desde el PSOE se reclamaron también compensaciones para el sector agrario castellano-leonés que suministraba materia prima a la fábrica destruida –los sindicatos del sector hablan de 2.000 empleos y 3.000 granjas afectadas-, y que podría dejar de ingresar hasta 300 millones anuales. La respuesta del Gobierno, según fuentes parlamentarias, está siendo coordinada desde Moncloa bajo la supervisión de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

En cuanto a las labores de extinción del incendio, y aunque está controlado desde el lunes, desde el Cuerpo de Bomberos de Burgos esperan poder darlas por finalizadas este jueves aunque apuntan que existen pequeños focos que está costando más liquidar. Del mismo modo, señalaron que las instalaciones han quedado totalmente irrecuperables, de modo que antes de empezar las obras de construcción de una nueva planta habrá que demoler todo los restos que aún quedan en pie y retirar los escombros, tarea que llevará varias semanas una vez puedan iniciarse los trabajos.