El impuesto del PSOE a la banca daría 860 millones

Pedro Sánchez./Efe
Pedro Sánchez. / Efe

Su idea para ingresar más dinero al sistema con el que pagar las pensiones supone un tributo del 8% sobre los beneficios de las entidades financieras

J. M. C.Madrid

El PSOE calcula que la medida anunciada el lunes por su secretario general, Pedro Sánchez, con la que pretende instaurar un impuesto a las ganancias de los bancos para sufragar una parte del sistema de pensiones le costaría al sector unos 860 millones de euros al año.

Ese es el cálculo que ayer expuso el secretario de Política Económica y Empleo del PSOE, Manuel Escudero, al indicar que se trataría de un recargo del 8% sobre la misma base imponible que existe actualmente en el Impuesto de Sociedades.

Escudero aclaró que el partido se ha inspirado «en la propuesta de la tasa de sobrecargo que se aprobó en 2016 por el Gobierno de Cameron en Reino Unido; se trataría de un impuesto complementario al impuesto de sociedades sobre la misma base tributable y con un tipo del ocho por ciento», precisó. El líder socialista, Pedro Sánchez, anunció esta medida, junto a la creación de otra tasa para las transacciones financieras, alegando que es «justo» que la banca, rescatada con dinero público durante la crisis, contribuya ahora a su financiación.

El objetivo del nuevo impuesto a la banca sería crear otras formas de ingresos en el sistema de la Seguridad Social y mejorar el gasto para solucionar el problema «de fondo» del modelo actual: «Es un déficit vivo, el núcleo del déficit es de 7.000 millones de euros cada año», según Manuel Escudero.

Los seis grandes bancos españoles -Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Popular y Sabadell- registraron un beneficio neto conjunto de 8.755 millones de euros en 2016, un 22,3% menos que el año anterior por las pérdidas del Popular. Sin este drenaje, las ganancias habrían sido de 12.240 millones de euros.

Por su parte, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, afirmó ayer sobre la propuesta del PSOE que es un tema «muy complejo» al que hay que dar «una solución global», aunque quiso esperar a analizar el detalle de la medida.

Fotos

Vídeos