Ideal

El FROB asume la falta de un análisis más profundo de los costes del rescate

Edificio de Bankia.
Edificio de Bankia. / Reuters
  • El órgano asumirá un sistema de contabilidad analítica, como le exige el Tribunal de Cuentas, para aclarar los recursos usados en cada operación

Después de las advertencias lanzadas por el Tribunal de Cuentas sobre determinadas actuaciones del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en el rescate de la banca, este organismo ha reconocido la ausencia de una contabilidad analítica que le hubiera permitido conocer a fondo los importes de los recursos empleados o comprometidos en todo el proceso de salvación bancaria.

De hecho, el FROB indicó este miércoles que, aunque no sea un procedimiento impuesto por ninguna norma legal, constituye una recomendación del órgano fiscalizador «que adoptará inmediatamente».

Se trata del único 'mea culpa' asumido por el FROB, después de que el Tribunal de Cuentas advirtiese en su informe del pasado martes de que había incumplido» el acuerdo de su comisión rectora. Esta dirección le obligó a establecer un sistema de contabilidad en 2011 «que permitiera conocer los recursos aplicados en cada una de las actuaciones, así como los ingresos y gastos imputables a las mismas», aunque el FROB hizo caso omiso.

A pesar de este reconocimiento, rechaza que haya incurrido en un derroche de dinero en los procesos de reestructuración de cajas en los que ha intervenido desde 2009. Así, mientras que el Tribunal de Cuentas le acusa de solicitar informes que fueron innecesarios a la hora de llevar a cabo algunas ventas de entidades, el organismo recuerda que tenía que actuar con «cautela y prudencia», y que debía «prever alternativas para el caso de que las soluciones privadas no prosperen» y hubiera que recurrir al Estado.

Tampoco se muestra conforme con la interpretación que hace el tribunal con respecto al hecho de que no hubiera repercutido algunos de estos gastos soportados a las entidades salvadas con dinero público. Para el organismo, su actuación ha sido «conforme a derecho», tras contar con informes favorables de la Abogacía del Estado en este sentido.

El Fondo recuerda que el órgano fiscalizador concluye que su actuación «se ha adecuado a la normativa», que sus trabajos se han realizado «dentro del marco legal vigente» y que sólo algunas de las recomendaciones que ha elevado el tribunal «son observaciones de carácter procedimental». También insiste en que sus trabajos siempre han buscado maximizar el retorno de las ayudas públicas concedidas al sector durante la crisis.