Ideal

Mutua Madrileña y Carlos Slim, nuevos accionistas de referencia en CaixaBank

Sede central de CaixaBank en Barcelona.
Sede central de CaixaBank en Barcelona. / R. C.
  • La aseguradora adquiere un 2,1% del 10% que ayer puso a la venta la entidad financiera, mientras que el empresario mexicano invierte más de cien millones para adentrarse en el banco

La operación por la que CaixaBank puso ayer a la venta casi un 10% de su accionariado ya tiene compradores con nombres propios. Mutua Madrileña se ha adentrado en la operación al adquirir un 2,13% del capital de la entidad financiera por unos 280 millones de euros. De esta forma, la aseguradora se sitúa como accionista de referencia en el banco, sólo por detrás del núcleo duro que conforma Criteria Caixa, que controla un 48% del capital.

Mutua, que ha actuado como “inversor ancla” de la colocación, afrontará con fondos propios la operación. Para Ignacio Garralda, presidente de la compañía, “se trata de una atractiva oportunidad de inversión", ha indicado, "precisamente en unos momentos en los que la renta fija, tradicional foco de la inversión financiera del sector asegurador, presenta rentabilidades próximas al 0%".

No es el primer acercamiento entre Mutua Madrileña y CaixaBank, puesto que ambas compañías ya tienen relación después de la alianza conformada en torono a SegurCaixaAdeslas, con control repartido al 50% entre ambas sociedades.

También ha participado en esta colocación acelerada de acciones de CaixaBank, valorada en casi 1.400 millones, el empresario mexicano Carlos Slim. A través de su sociedad Inbursa, habría adquirido unos 100 millones de euros en títulos de la entidad financiera, según apuntan fuentes del mercado. Ambos accionistas -Mutua e Inbursa- mantienen su pretensión de establecerse como inversores con vocación a largo plazo en la entidad financiera.

Inbursa ya poseía una pequeña participación en CaixaBank. El pasado mes de diciembre, la entidad vendió a su matriz Criteria la participación del 9% de la sociedad mexicana propiedad de Carlos Slim. Criteria entregó a CaixaBank por aquel traspaso, junto al de la participación del 17,24% en The Bank of East Asia, 642 millones de euros y el 9,9% de acciones del banco, que pasaron a la autocartera. Casi un 10% que fue el que ayer, de nuevo, CaixaBank vendió a inversores cualificados.

Colocación completada

De esta manera se completa la colocación de una parte del 10% vendido entre "dos inversores institucionales", como indicó ayer CaixaBank, quienes ya "habían formulado indicaciones de interés no vinculantes para participar potencialmente" en esta operación.

CaixaBank ha tirado de acciones propias para hacer frente a la operación con la que va a controlar el banco luso BPI. La entidad anunció ayer la venta de un 9,9% de su capital en una colocación acelerada de 585 millones de títulos en la que han participado inversores cualificado.

Después de que a pocos minutos del cierre de la sesión de ayer la CNMV suspendiera su cotización en los 2,35 euros por título, la entidad comunicó al regulador la operación. A lo largo de esta mañana, vuelve a perder casi un 4% de su valor bursátil.

Con esta venta, CaixaBank facilita la OPA sobre BPI y, sobre todo, intenta fortalecer su solvencia al recibir unos 1.375 millones por las acciones transmitidas. Porque con el desembolso para controlar prácticamente la totalidad del banco portugués –hasta ahora poseía un 45% del total–, el ratio de capital ‘fully loaded’ se situaría por debajo del 11%. El plan estratégico de la entidad define que ese factor debe encontrarse entre el 11% y el 12%. Aun con la recepción del dinero de esta venta de acciones propias, ese capital quedaría por debajo del 11,5% con el que finalizó junio.