Ideal

BBVA Research rebaja el crecimiento del PIB y del empleo en 2015 por el parón europeo

Rafael Domenech, economista jefe de Economías Desarrolladas.
Rafael Domenech, economista jefe de Economías Desarrolladas.
  • La economía crecerá el 2%, tres décimas menos que la anterior previsión, y el empleo, el 1,8% Calcula que la tasa de paro estructural en España es del 17%, doce puntos más que en Alemania o Estados Unidos

El Servicio de Estudios del BBVA ha rebajado las previsiones de crecimiento del PIB y de empleo para el año que viene en España debido a la ralentización del crecimiento en Europa. Aún así, BBVA Research prevé que la economía española crezca un 2% en 2015 (coincide con la previsión del Gobierno, pero es tres décimas inferior a la anterior estimación de este servicio de estudios) y que se crecerá a una tasa trimestral estable del 0,5% en los próximos trimestres, también en el cuarto trimestre de este año. Para este año estiman un aumento del Producto Interior Bruto (PIB) del 1,3%, lo mismo que el Ejecutivo.

Aunque BBVA Research calcula que el crecimiento de la zona euro caerá alrededor de seis décimas, hasta el 1,3%, el impacto en España será sólo de tres décimas porque España se ha "desacoplado" de Europa y porque se compensará en parte con otros efectos. Así, la reforma fiscal aportará tres décimas al crecimiento del PIB y una depreciación del euro de un 10% permitiría que el crecimiento económico fuera medio punto porcentual mayor. Asimismo, una reducción de un punto porcentual en los tipos de interés favorecería que el PIB creciera otro 0,5% más.

Con un crecimiento económico algo menor, la reducción del paro también se resentirá. Las nuevas previsiones del BBVA Research disminuyen en tres décimas la creación de empleo para 2015, que se queda en una tasa anual del 1,8%. Este año se crearán alrededor de 331.000 empleos en términos EPA (no distingue entre trabajo a tiempo completo o parcial) y en el próximo ejercicio será algo superior. Sumando 2014 y 2015, el empleo crecerá alrededor del 3%.

Pero el auténtico aldabonazo que da el Servicio de Estudios del BBVA es que la tasa de paro estructural en España -la que no depende del ciclo económico sino que es consustancial al modelo productivo y laboral español- es del 17%, doce puntos porcentuales superior a la que existe en Alemania o Estados Unidos. Eso significa que en nuestro país hay alrededor de tres millones de personas que componen el colectivo estructural de desempleados; para reducirlo, reclaman reformas estructurales. "Lo más importante es el plan de activación y el plan de garantía juvenil, así como nuevas medidas para incentivar la contratación indefinida en los colectivos más vulnerables con alta tasa de temporalidad", puntualizó Rafael Domenech, economista jefe de Economías Desarrolladas. La tasa de paro, según sus previsiones, acabará el año que viene en el 22,5%. "El reto es crear empleo sin aumentar el déficit exterior, lo que sería inédito para la economía española. En el pasado, la creación de empleo siempre ha estado supeditada al aumento del déficit por cuenta corriente y al endeudamiento externo", explicó Jorge Sicilia, economista jefe del BBVA Research.

Respecto a la corrupción, Sicilia reconoció que es "un lastre social" porque se produce "un desperdicio de recursos y no se aumenta la productividad como podría". Cualquier mejora en los índices de corrupción o en el marco institucional genera mayores crecimientos, explicó Sicilia.

No se pronunció sobre el efecto que en la economía tendría la ruptura del bipartidismo en las próximas elecciones generales o de una victoria de Podemos, pero sí enfatizó que "gane quien gane, hay pocos atajos" para hacer las políticas que se necesitan.

En cuanto al crédito, Sicilia aseguro que los test de estrés han demostrado que las entidades españolas y la mayoría de las europeas "están preparadas para atender la demanda de crédito cuando se produzca", aunque la caída en el stock de crédito seguirá todavía durante varios trimestres por el proceso de desendeudamiento que se está registrando y porque las grandes empresas acuden a financiarse a los mercados mediante la emisión de bonos, que les resulta más barato.