Ideal

Botín continuará la estrategia de Botín

vídeo

Ana Botín, en la Junta de Accionistas. / Efe

  • La nueva presidenta del Banco Santander anuncia una política de continuidad con la trayectoria de su padre

  • Ana Botín anuncia que el aumento del beneficio del banco se ha mantenido en el tercer trimestre

Seria, con gesto muy contenido, algunos nervios y pañuelo rojo corporativo al cuello, la primera intervención de Ana Botín como presidenta del Banco Santander apenas tuvo unas palabras de recuerdo a su padre, Emilio Botín, para glosar sus grandes logros al frente de la entidad : “En sus cerca de treinta años en la presidencia colocó al Santander como primera entidad de la eurozona y uno de los primeros diez bancos del mundo en capitalización bursátil. (…) Gracias a su visión, el Santander no sólo es más grande, sino más diversificado y más sólido”.

más información

Tras estas palabras, inmediatamente llegó su declaración de intenciones, la que todos estaban esperando. También fue muy breve y previsible. Fue una afirmación de continuidad en el proyecto: “Mirando a futuro, seguiremos en línea con esta estrategia y trabajaremos para afianzar aún más la cultura Santander, que es la base del crecimiento sostenible”. Una gestión “centrada en el cliente y en la banca comercial, prudente en los riesgos y con agilidad para adelantarse y aprovechar las oportunidades de crecimiento”. Es decir, la banca minorista tradicional y aburrida, que defendía su padre, pero con la mirada puesta en seguir creciendo.

No obstante, Ana Botín hizo también una breve referencia a las dificultades del momento. “Continuar con la trayectoria de éxito de las últimas décadas no será fácil: el nuevo entorno competitivo y el entorno regulatorio son cada vez más exigentes”. Aun así, declaró que asume “gran confianza” la tarea. “Mi ambición consiste en mantener esta trayectoria de éxito a la que voy a dedicar el mayor de mis esfuerzos”, declaró Ana Botín, lo que motivó el primero de los tres breves aplausos durante su intervención.

Su breve intervención general apuntó el apoyo a la política de dividendo seguida por el banco, que lo ha mantenido a pesar de los años de crisis. Una pregunta que también le hicieron los accionistas en el turno de intervenciones. Ana Botín aseguró que en el banco están “especialmente satisfechos con la positiva evolución de los ingresos, el control de costes, el descenso del coste del crédito y la caída de la morosidad en el grupo”. La presidenta anunció que en el tercer trimestre “las tendencias positivas en la evolución de los resultados del grupo se confirman”. Durante el primer semestre del año, el banco registró un beneficio de 2.756 millones de euros, con un incremento del 22% sobre el mismo periodo del año pasado.

Asimismo, habrá continuidad en consolidar la diversificación geográfica del Santander, con su política de filiales autónomas en capital y liquidez, lo que hace a la entidad “especialmente resistente ante cualquier circunstancia adversa”. Botín recordó dos veces que el Santander ha sido uno de las únicas tres entidades internacionales que no ha tenido pérdidas ningún trimestre durante la crisis.

La nueva presidenta del Santander asumió el cargo el pasado 11 de septiembre con el apoyo unánime del Consejo de Administración, al día siguiente del fallecimiento inesperado de su padre, por un ataque al corazón. La Junta Extraordinaria celebrada hoy estaba convocada para aprobar una ampliación de capital para adquirir el 24,75% del Banco Santander Brasil que está en manos de minoritarios.

Diez accionistas solicitaron hablar en el turno de intervenciones habitual en todas las juntas. Junto con los pésames, los elogios al anterior presidente del Santander y los buenos deseos para la nueva presidenta, volvieron a surgir las críticas por los 'Valores Santander. Dos representantes de Adicae acusaron al banco de "engañar" a sus clientes y no haber facilitado toda la información lo que llevó a que muchos perdieron hasta la mitad de su inversión, según los portavoces de esta asociación de inversores.

Recompra de Brasil

La ampliación de capital sometida a la paorbación de la Junta es equivalente al 5,62% del capital del banco (si acudieran todos los minoritarios al canje). La oferta supone una prima del 20% para los minoritarios de Santander Brasil y no está sujeta a un mínimo de aceptación. Para los accionistas del Banco Santander supondría incrementar el beneficio por acción del Banco en un 1,3%, según explicó la presidenta. Sin embargo, varios de los diez accionistas que solicitaron su intervención en la junta manifestaron su oposición al proyecto.

Botín reiteró su confianza en el mercado brasileño, a pesar de que los resultados no están siendo los que esperaban y que el país está en riesgo de recesión. "Cuenta (el país) con unas instituciones sólidas, un sector empresarial fuerte y de calidad y un sistema financiero bien gestionado y supervisado que permite una adecuada financiación del crecimiento de la economía, que en los próximos años experimentará un fuerte impulso en diferentes sectores como la exportación de productos agrícolas, los proyectos de infraestructuras y el desarrollo del sector turístico, los productos de consumo y la construcción de viviendas para atender la demanda de la cada vez más potente clase media y el sector energético", argumentó Botín. “Todo ello nos hace confiar en el atractivo de la economía brasileña, y en que superará el período de desaceleración económica por el que está pasando”, recalcó Ana Botín.