Ideal

Montoro abre la puerta a una bajada de impuestos a final de legislatura

Cristóbal Montoro. / Efe

  • El ministro de Hacienda descarta dimitir y justifica la amnistía de 2012 porque permitió aflorar 40.000 millones e identificar en el exterior más de 97.000 millones

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se ha mostrado hoy tajante en tres asuntos: no piensa dimitir por la amnistía fiscal, el techo de gasto para 2018 en ningún caso superará el límite del 2,3% del PIB y no habrá bajada de impuestos el próximo año. Eso sí, ha mostrado su predisposición a hacerlo a final de legislatura.

"No me voy a ir porque tengo trabajo". Así de claro se ha manifestado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, respecto a la reprobación por su amnistía fiscal que el PSOE promoverá en el Congreso, donde mañana deberá dar explicaciones. El parlamentario andaluz, en un desayuno informativo organizado por Cinco Días, no ha sido tan tajante a la hora de defender esta medida y se ha limitado a decir que "la amnistía fiscal tenía sentido en 2012" y que lo importante con esta iniciativa no era la recaudación tributaria, sino el afloramiento. Por ello, ha recalcado que sirvió para sacar al exterior 40.000 millones de euros que estaban en su mayor parte en el extranjero, dinero que ahora está tributando en España, y tener identificados en el exterior más de 97.000 millones.

Aparentemente tranquilo, Montoro ha bromeado con que está "acostumbrado" a las reprobaciones en parlamentos autonómicos, cada vez que presenta presupuestos, y a las críticas por parte de la prensa. "Para mí es como el aire que respiro", ha apuntado con humor, al tiempo que hacía hincapié en que "para un ministro de Hacienda, los resultados son los números", mientras criticaba que "hay un periodismo incapaz de leer números". Así, ha insistido en que solo se irá cuando le digan que se vaya. "Yo estoy a invitación de y a disposición de", ha afirmado, para a continuación explicar que su objetivo ahora es conseguir una mayoría para aprobar el techo de gasto. "No se preocupen que algún día llegaré a mi término, pero no porque me repruebe el PSOE", concluyó.

A este respecto, ha anunciado que el límite de gasto del Estado no va a crecer por encima de lo que marca la regla de gasto, que para 2018 se sitúa en el 2,3%. "No vamos a gastar por encima de ese límite", aseguró. A lo que sí ha mostrado su disposición es a negociar con el PSOE este asunto y otros tales como la financiación autonómica, puesto que para ello necesitan el apoyo de las regiones gobernadas por los socialistas. A este respecto, Montoro ha abierto la puerta a tomar medidas que permitan seguir ayudando a la reestructuración de la deuda de las autonomías y ha recordado el papel jugado por el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).

Además, el titular de Hacienda también ha descartado realizar una bajada de impuestos para el próximo año, pues ha asegurado que no va tener margen para aplicar las reducciones del IRPF, puesto que todavía sería el segundo año de legislatura y hay que seguir reduciendo el déficit. No obstante, sí parece dispuesto a hacerlo posteriormente. "Tenemos que tener zanahorias para la negociación", ha explicado, para recordar que "las reformas tributarias siempre se han hecho al final de legislatura". De cualquier modo, se ha jactado de que nunca se había tenido un impuesto de sociedades como el de ahora (con un tipo del 25%) ni tampoco un IRPF como el actual, con tipos que van desde el 19% hasta un tramo máximo del 45%. "Llevamos el impulso de la reducción de 2015 y 2016", ha apuntado, que cuantificó en que han supuesto 12.300 millones de reducción, "algo que no se había producido nunca en España".

Por otro lado, Montoro ha anunciado que el Gobierno trabaja en introducir una penalización fiscal para las empresas que no cumplan la ley de morosidad con sus proveedores, para lo cual el nuevos sistema de suministro inmediato de información de IVA, el denominado SII, lo hará más fácil.