Ideal

El Kaláshnikov no entiende de crisis

video

/ REUTERS

  • El fabricante ruso del arma más vendida de la historia ha anunciado que ampliará su plantilla para abastecer la demanda en medio mundo

Hay negocios que no sufren la crisis. Uno de ellos es el de las armas. El fusil de asalto Kaláshnikov es el arma más vendida en todo el mundo. Organizaciones terroristas, narcotraficantes, coleccionistas y gobiernos demandan por millones este tipo de arma en todo el mundo.

Esta semana el fabricante ruso, Kaláshnikov Group anunciaba que ampliará un tercio su plantilla contratando a 1.700 trabajadores, para dar respuesta a la demanda en zonas como América Latina, Asia o África. Igualmente ampliará a tres turnos las jornadas de trabajo, teniendo así a más de 8.000 operarios trabajando en la fabricación del rifle.

Esta demanda ha beneficiado a la empresa en los últimos años, y más desde que en 2014 se prohibiera en Europa y EEUU la llegada de este rifle de asalto. El Kaláshnikov es el producto preferido por más de 27 países que lo importan oficialmente, pero también es el arma estrella en el mercado negro.