Ideal

El Banco de Inglaterra mantiene los tipos de interés y aleja la opción de más bajadas

Mark Carney, el gobernador del Banco de Inglaterra
Mark Carney, el gobernador del Banco de Inglaterra / Kirsty Wigglesworth (Reuters)
  • Revisa al alza sus previsiones de crecimiento e inflación para los próximos años, por lo que de momento descarta nuevas reducciones del precio del dinero

El comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) ha decidido mantener sin cambios los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,25%, según ha anunciado la institución, que también ha mantenido intacto el volumen de su programa de activos en 435.000 millones de libras esterlinas (488.125 millones de euros).

La decisión de mantener los tipos ha sido tomada de forma unánime por los nueve miembros del Comité, que también han respaldado sin fisuras continuar con el actual programa de compra de deuda empresarial por importe de hasta 10.000 millones de libras (11.210 millones de euros) y el plan para invertir 60.000 millones de libras (67.260 millones de euros) en bonos soberanos del Reino Unido hasta alcanzar 435.000 millones de libras (488.000 millones de euros).

No obstante, a diferencia de comunicado del pasado mes de agosto, los miembros del Comité parecen abandonar su intención de rebajar nuevamente los tipos de interés antes de final de año ante el repunte, mayor de lo esperado, de la inflación como consecuencia de la depreciación de la libra esterlina.

"En los últimos tres meses, los indicadores de actividad y confianza económica se han recuperado de los mínimos inmediatamente posteriores al referéndum y la estimación preliminar de crecimiento del PIB en el tercer trimestre superó las expectativas", apunta la institución, que considera que los datos recientes sugieren una mejor expectativa a corto plazo que hace tres meses.

La tasa de inflación interanual del Reino Unido se situó el pasado mes de septiembre en el 1%, frente al 0,6% del mes anterior, lo que representa la lectura más alta del índice desde noviembre de 2014, mientras el crecimiento del PIB en el tercer trimestre se ralentizó al 0,5%, dos décimas por debajo del dato de los tres meses anteriores, aunque superando ampliamente las expectativas tras la victoria del 'Brexit' en el referéndum del pasado 23 de junio.

Por su parte, el mercado laboral británico moderó su fortaleza durante el trimestre comprendido entre los meses de junio y agosto, cuando se crearon 106.000 empleos, una cifra inferior a los 174.000 de meses anteriores, aunque la tasa de empleo se mantuvo en el 74,5%, cerca de máximos históricos, mientras el desempleo continuó en mínimos de once años, situándose en el 4,9%.

Sin más bajadas de tipos a la vista

En este sentido, el BoE señala que desde principios de octubre el tipo de cambio efectivo de la libra esterlina se ha depreciado nuevamente ante la perspectiva de que los futuros acuerdos entre Reino Unido y la UE sean de un carácter menos abierto de lo estimado anteriormente, lo que podría forzar a bajar el tipo de cambio para mejorar la competitividad y apuntalar el crecimiento.

En gran medida como consecuencia de la depreciación de la libra, se prevé que la inflación sea mayor durante el horizonte de los tres próximos años en comparación con las expectativas manejadas por la entidad en agosto.

De este modo, la previsión central del BoE pasa del nivel actual del 1% al 2,75% en 2018, antes de bajar gradualmente al 2,5% en 2019 y regresar probablemente cerca de su objetivo un año después.

"El mandato del BoE requiere que la política monetaria equilibre la rapidez con la que la inflación regresa a su objetivo con el apoyo de la actividad económica", recuerda la institución, subrayando que los acontecimientos registrados desde agosto, particularmente en relación con la depreciación de la libra, han afectado negativamente a esta relación.

"Este impacto resultará en última instancia temporal, y tratar de compensarlo completamente con una política monetaria más estricta sería excesivamente costoso en términos de crecimiento y empleo", añade la entidad, aunque advierte de que "hay límites en la medida en que puede tolerarse una inflación por encima del objetivo".

Más crecimiento e inflación

Asimismo, el Banco de Inglaterra ha corregido sus previsiones macroeconómicas tras los recientes datos sobre la evolución de la economía del Reino Unido, mejorando sus expectativas de crecimiento e inflación en comparación con las estimaciones publicadas en agosto.

De este modo, la entidad espera ahora que el PIB de Reino Unido crecerá este año un 2,2%, dos décimas más de lo previsto en agosto, mientras que ha elevado al 1,4% su pronóstico para 2017, frente al 0,8% estimado hace tres meses. De cara a 2018, el BoE ha recortado tres décimas su previsión, hasta el 1,5% y apunta que en 2019 el PIB crecerá un 1,6%.

En cuanto a la evolución de los precios, el BoE prevé que la inflación será este año del 1,3%, una décima más de lo esperado en agosto, mientras que en 2017 y 2018 alcanzará el 2,7%, frente al 2% y el 2,4% previsto anteriormente para cada uno de los años respectivamente, y bajará al 2,5% en 2019.