Ideal

La economía española modera su crecimiento al 0,7% en el tercer trimestre

El consumo privado está tirando de la economía española.
El consumo privado está tirando de la economía española. / Archivo
  • El PIB en tasa interanual también se desacelera ligeramente hasta el 3,2%, pero pese a ello duplica la media de la zona euro, que alcanzó en septiembre el 1,6%

Se cumplen los pronósticos del Banco de España y otros organismos y la economía española se desacelera en esta recta final de año. Así, el Producto Interior Bruto (PIB) creció un 0,7% en el tercer trimestre, una décima menos que los tres trimestres anteriores y dos si se compara con el mismo periodo del 2015, según el dato adelantado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De confirmarse el próximo 24 de noviembre esta cifra, la variación anual también caería hasta el 3,2% en el tercer trimestre, dos décimas por debajo del 3,4% logrado en los dos trimestres precedentes.

Con este repunte trimestral del PIB entre julio y septiembre se encadenan ya doce trimestres consecutivos de avances, mientras que la tasa interanual acumula once en positivo, con crecimientos superiores al 3% en los últimos seis trimestres.

Cabe señalar que pese a esta ligera moderación, la economía española mantiene su velocidad de crucero a pesar de un escenario con incertidumbres tales como el bloqueo político, la desaceleración del PIB mundial o el 'brexit'. Hasta el punto de que el crecimiento del país en un año (3,2%) duplica a la media de la zona euro, que alcanzó en septiembre el 1,6%, según los datos publicados por Eurostat.

Y esta fortaleza se debe, principalmente, a la buena marcha de la demanda interna, tal y como señaló el Banco de España en su último boletín, donde clavó sus pronósticos y resaltó el fuerte tirón del consumo de las familias y las empresas, que han visto cómo recuperaban poder adquisitivo gracias fundamentalmente a una inflación negativa y al abaratamiento del precio de los carburantes, en un contexto de "prolongación del proceso de creación sostenida de empleo y de mantenimiento de condiciones financieras favorables". Sin embargo, la aportación del comercio exterior habría sido menor a la observada en el periodo abril-junio, meses en los que las exportaciones mostraron un tono muy positivo, a pesar de la debilidad del entorno global. Y es que el sector exterior recuperó posiciones en agosto después de los malos resultados de julio, pero aún así fue insuficiente para remontar y las exportaciones retrocedieron un 0,2% interanual lastradas por las ventas energéticas. Por el contrario, el Banco de España destacó un "ligero" aumento del resto de exportaciones no vinculadas a la energía. Una vez más, la evolución de las ventas en la UE, donde se encuentran los principales socios comerciales y representa el 66% de las exportaciones, fue más positivo que las dirigidas al resto del mundo.

Temas