Ideal

El Banco de España avisa de que sin recortes no se cumplirá con el déficit

vídeo

Sede del BAnco d España en Madrid. / R.C. I EP

  • El supervisor estima que el crecimiento económico en el cuarto trimestre será inferior al del resto del año, aunque mejora la previsión del PIB en el 3,2% para todo 2016 por la inercia de los primeros meses

El Banco de España ha lanzado una señal de alerta ante la situación en la que se encuentran las finanzas públicas, al advertir de que la administración no cumplirá con los objetivos exigidos por la Unión Europea "con un tono neutral de la política presupuestaria". Esto es, que el Gobierno tiene que recuperar medidas fiscales "con un nivel restrictivo".

Así lo indican desde la institución después de la presentación de las proyecciones macroeconomías de cara a los dos próximos años. En esos cálculos, el Banco de España estima que el déficit acabará este año en el 4,9%% del PIB, mientras que en 2017 finalizará en el 3,6% e incluso en 2018 no acabará de descender por debajo del 3%, según determina el Pacto de Estabilidad. En estas previsiones, no se ha incluido la posible modificación del régimen del Impuesto de Sociedades, que el consejo de ministros podría aprobar mañana para elevar los pagos a cuenta que realizan las empresas.

El Banco de España también ha advertido de que, aunque hasta ahora no se ha no tado la falta de un Ejecutivo que no esté en funciones, "a partir de este momento no sabemos qué va a pasar", indican. Porque "cuanto más se prolongue esta situación de interinidad, más efectos negativos pueden aparecer" en la economía.

De hecho, el crecimiento de la economía española comienza a ofrecer síntomas de agotamiento para mantener la velocidad de crucero alcanzada durante este año. El país seguirá avanzando, pero a un ritmo menor del actual, según anticipa el Banco de España. El supervisor anticipa no sólo que el Producto Interior Bruto (PIB) del tercer trimestre que está a punto de finalizar haya mejorado un 0,7%, una décima menos que el anterior; sino que, sobre todo, de cara al último trimestre, "habrá una desaceleración adicional", según apuntan desde la institución.

Esta ralentización del PIB será mucho más patente a lo largo de 2017 y 2018 cuando la economía crecerá ya a un ritmo del 2,3% y 2,1%, respectivamente. Son los mismos cálculos que había realizado el Banco de España en sus previsiones de junio. Aunque, en el caso de los datos de 2016, mejora hasta en cuatro décimas sus perspectivas para este año, situando el crecimiento nacional en el 3,2%. Aunque los expertos del organismo reconocen que este alza se debe a "un efecto arrastre positivo" de la primera parte del año.

Estas perspectivas ponen el acento en la liquidación de muchas de las condiciones exógenas que han favorecido el crecimiento, así como los bajos precios del petróleo, la política monetaria del Banco Central Europeo.

También prevé la institución que a medida que descienda el ritmo de crecimiento del PIB "lo haga el de la creación de empleo". Para este año, el supervisor estima una tasa de paro del 19%, que caería al 17,8% el próximo y se situaría en el 16,7% en 2018. En cuanto a la creación de empleo, mejoraría un 2,9% en este ejercicio de inercia, pero sería del 2% el próximo y del 1,8% en 2018. De hecho, el Banco de España considera que si no fuera por la reducción de la población activa -jóvenes que se incorporan cada vez con más retraso al mercado laboral y una población cada vez de más edad-, la tasa de desempleo podría ser aún mayor que las estimadas en la actualidad.