Ideal

François Hollande.
François Hollande. / Reuters

Francia exige que se dé prioridad «a la batalla del crecimiento y el empleo»

  • Hollande subraya que el ritmo de reducción del déficit "debe ser compatible" con la situación de cada país

  • Hace un llamamiento al BCE para que asuma "sus responsabilidades", y señala que el euro tiene una cotización demasiado elevada y los canales de financiación de inversión no funcionan porque los bancos no disponen de suficiente liquidez

  • "Europa debe cambiar" y "cuestionar algunas políticas", enfatiza el mandatario

El presidente francés, François Hollande, ha reclamado que se dé prioridad en la política europea a "la batalla del crecimiento y del empleo", y ha señalado que el ritmo de reducción del déficit "debe ser compatible con los objetivos de crecimiento y con la situación de cada país".

Hollande, en el tradicional discurso de apertura de la conferencia a los embajadores franceses, ha insistido en que "hay que tener en cuenta las circunstancias excepcionales" que se dan, con un crecimiento nulo y una inflación muy baja, para acompasar los esfuerzos para disminuir los números rojos de las cuentas públicas.

El mandatario ha hecho un llamamiento al Banco Central Europeo (BCE), que "debe asumir también sus responsabilidades" porque, a su juicio, el euro tiene una cotización demasiado elevada y los canales de financiación de inversión no funcionan porque los bancos no disponen de suficiente liquidez.

Hollande ha hecho notar que fuera de la eurozona "los países que tienen un crecimiento más fuerte, tienen una política monetaria", y que igualmente "hace falta una política presupuestaria" para los miembros de la moneda única.

Cumbre

El jefe del Estado ha reclamado la organización de una cumbre de la zona euro "en el plazo más breve" para tomar decisiones porque "está en cuestión su lugar en la economía mundial", ya que se está quedando al margen de la recuperación que se constata en otras regiones. "Europa debe cambiar, cuestionar algunas políticas, clarificar su organización (...) y sobre todo ganar la batalla del crecimiento y del empleo", ha afirmado.

El presidente francés ha justificado esa reorientación "porque uno de cada cuatro jóvenes en Europa está en paro, porque la recuperación es demasiado baja, porque el euro es demasiado caro y porque Europa está amenazada por un largo y tal vez interminable estancamiento si no hacemos nada".

Ha asumido que Francia tiene que hacer reformas estructurales y disminuir su déficit, pero ha puntualizado que "no podrán funcionar si Europa no se moviliza". El Gobierno francés ha tenido que revisar a la baja sus previsiones de crecimiento para este año, después de que se haya registrado un estancamiento en los dos primeros semestres, y ha anunciado que no cumplirá su objetivo de déficit, que los analistas calculan que en 2014 volverá a estar por encima del 4 % del Producto Interior Bruto (PIB).

Plan de inversiones

Hollande ha dicho que en las próximas cumbres europeas va a defender que el plan de inversiones de 300.000 millones de euros anunciado en julio por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, "no sólo se confirme, sino que se ponga en marcha lo más rápido posible".

Esta tarde está previsto un encuentro en París entre los ministros de Finanzas de Francia, Michel Sapin, y de Alemania, Wolfgang Schäuble, en el que uno de los temas principales será el ritmo de reducción del déficit ante el contexto económico actual.