Ideal

El Día de la Tierra llega con sorpresa y doodle 'nervioso'

  • Hoy se firma el Acuerdo de París sobre el cambio climático, un acuerdo que 196 estados aprobaron el 12 de diciembre del pasado año y que contempla un compromiso firme para limitar el aumento de la temperatura por debajo de los 2 grados centígrados

Como cada año, el 22 de abril se celebra el Día de la Tierra y Google nos lo recuerda con un doodle de lo más 'nervioso' y variado, que no para de cambiar. Una jornada pensada para crear una conciencia común a los problemas de la superpoblación, la contaminación, la conservación de la biodiversidad y el cambio climático. Se trata de un día en el que se rinde homenaje a nuestro planeta y se reconocer a la Tierra como nuestro hogar.

Este año, además, el Día de la Tierra coincide con la firma del Acuerdo de París sobre el cambio climático, que tendrá lugar este viernes en la sede de las Naciones Unidas de Nueva York. Un acuerdo que 196 estados aprobaron el 12 de diciembre del pasado año y que contempla un compromiso firme para limitar el aumento de la temperatura por debajo de los 2 grados centígrados.

El Día de la Tierra llega con sorpresa y doodle 'nervioso'

Se trata de una muestra de responsabilidad que han asumido la mayor parte de los países para establecer un límite a la degradación de medio ambiente y, en especial, a las emisiones de gases de efecto invernadero, producidas por el uso y explotación de combustibles fósiles, principalmente.

Este Día de la Tierra se celebra desde 1970 y desde entonces, cada año se dedica el 22 de abril a un tema relacionado con el cuidado del medioambiente. En esta ocasión, el de este año tiene como objetivo plantar 7,8 millones de árboles en los próximos cinco años, para contribuir a combatir el cambio climático.

Al parecer, los árboles absorben el exceso de CO2 de nuestra atmósfera. Tanto es así que, en tan solo un año, media hectárea de árboles maduros absorbe la misma cantidad que la que produce la conducción promedio de un automóvil. Además, también absorben los olores y gases contaminantes, a través de sus hojas y su corteza.

Esta plantación, prevista para los próximos cinco años, cobtribuirá a contrarrestar la pérdida de especies y a lograr una sostenibilidad económica a largo plazo.