Análisis

¿Hasta cuándo, Rafa?

Rafa Nadal, recibido por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. /EFE
Rafa Nadal, recibido por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. / EFE

Con el undécimo título en Roland Garros, sólo la duda de cuántas veces más levantará la Copa de los Mosqueteros se avista en el futuro de Nadal

MANUEL SÁNCHEZ

La pregunta sobrevuela el tenis mundial y la cabeza de miles de aficionados, jugadores y analistas: ¿Hasta cuándo estará Rafa Nadal ganando en Roland Garros? Nico Almagro dio una pista hace ya diez años. Era 2008 y en un partido de cuartos de final en París el tenista murciano, agobiado y atropellado por Nadal, que le infligió un triple 6-1 aquel día, recibió un resto ganador del balear y puso cara de circunstancias. Se giró a su palco y soltó una frase que sonaba a hipérbole, pero que hoy se torna casi en profecía. «Va ganar Roland Garros 40 años seguidos. Va a tener 65 años y va a seguir ganando», exclamó Almagro días antes de que Nadal se hiciese con el, por entonces, cuarto entorchado en el Bosque de Bolonia parisino.

Ahora ya es 2018 y el de Manacor acumula once títulos en la arcilla francesa. El más reciente, el conseguido el domingo ante Dominic Thiem en otra exhibición del número uno del mundo, el único en la historia de la 'Era Abierta' en ganar once veces el mismo Grand Slam. También posee el récord de haber sido el único en ganar once veces tres torneos diferentes (Montecarlo, Barcelona y Roland Garros) y el registro absoluto de trofeos sobre arcilla con 57.

Su legado y su vida sobre las canchas ya es historia, pero, como con todo éxito, lo siguiente es una mirada al futuro y en ese vistazo, no se atisba un final, ni un rival, capaz de finalizar con la epopeya del rey en París.

Gustavo 'Guga' Kuerten, tres veces campeón en Roland Garros, afirmó el año pasado que Nadal ganaría quince Copas de los Mosqueteros, algo que hoy parece imposible, pero como lo parecerían en 2005 los seis títulos de Bjorn Borg, los siete de Pete Sampras en un mismo Grand Slam (Wimbledon), cuando cayó con Robin Soderling en 2009, o superar los dos dígitos, cuando Novak Djokovic pareció terminar para siempre con su aventura en 2015.

Es cierto que para ganar quince Roland Garros, lo que haría que solo en París, ya tuviese más Grand Slam que nadie, a excepción de Roger Federer, tendría que alargar su carrera, como mínimo hasta los 37 años, edad que cumplirá el propio suizo el próximo agosto.

Nadal ya ha reiterado en ocasiones que no se ve jugando a esa edad y la realidad es que su físico ya le ha mandado señales en los últimos años sobre el estado de sus rodillas y de sus músculos, como se pudo ver con la lesión en el psoas ilíaco en el pasado Abierto de Australia.

Ni necesita el tenis para ser feliz, lo recalcó en la rueda de prensa posterior al triunfo, ni quiere mirar al futuro. «Dejadme disfrutar de éste. No puedo estar siempre pensando en más», sentenció. Por eso, en apariencia, los veinte 'majors' del maestro suizo tampoco son un objetivo a largo plazo, aunque alcanzar esa cifra, finiquitaría con el debate de quién es el mejor tenista de la historia. En estos momentos, casi por unanimidad lo sería el suizo, pero con el cara a cara ganado, las semanas como número uno en continuo aumento (309 por 177) y un eventual empate a títulos grandes, decantaría la balanza a favor de quien sale de París con el número uno casi sostenido hasta el Abierto de los Estados Unidos.

Entrar, definitivamente, en ese debate es algo que depende de Nadal, cuyo hambre es incontestable, y, sobre todo, de sus capacidades físicas, porque todo parece indicar que, al menos sobre tierra batida, Nadal seguirá dando guerra mientras que el cuerpo aguante.

Siempre que encuentre metas, continuará luchando y, siempre que sus músculos le respondan, la batalla se librará. Almagro predijo que ganaría durante 40 años. Pues ya van 13 y esto no parece tener fin.

Fotos

Vídeos