Final

Nadal: «Me asusté, pero hubiera seguido hasta con el brazo derecho»

Nadal, con el trofeo de campeón de Roland Garros./EFE
Nadal, con el trofeo de campeón de Roland Garros. / EFE

El balear sufrió un calambre en uno de los dedos de su mano izquierda en el tercer set ante Thiem que tuvo en vilo a la Philippe Chatrier

MANUEL SÁNCHEZMadrid

El flamante campeón de Roland Garros, Rafael Nadal, que sufrió un calambre en uno de los dedos de su mano izquierda en el tercer set, admitió en rueda de prensa que, de haberlo necesitado, hubiera jugado con el brazo derecho hasta que se le pasase el problema.

«Hubiera jugado hasta con el brazo derecho. Me asusté porque no podía mover la mano, pero lo que sentí en la mano era un calambre, así que tenía la esperanza de que se pudiera pasar. No habría abandonado la pista porque tenía dos sets de margen», explicó el mallorquín en relación al problema que sufrió en el tercer set y que, tras recibir atención médica, tuvo en vilo a la final.

El inconveniente no le apartó de conseguir su gran objetivo y conquistó el undécimo Roland Garros de su carrera al vencer a Dominic Thiem en tres sets. «En el tercer set noté algo raro y tuve que parar, pero esto es el deporte. Aparte de eso, me he sentido muy cómodo con el nivel que he dado», matizó.

La undécima corona no pone freno al español, que argumentó que seguirá jugando mientras su cuerpo se lo permita, aunque sin preocuparse por el futuro, porque «hay otras cosas que le hacen feliz».

Por eso, ahora mismo, Nadal no piensa en la disputa del próximo Wimbledon, y su participación o no en el Grand Slam londinense será algo que medite en los próximos días. «He tenido una temporada muy dura en tierra batida. Veré qué es lo bueno para mi cuerpo y cómo me siento en unos días», agregó.

Pese a esa esquiva mirada al futuro, el español, quien no se olvidó de dedicar el triunfo a todo su equipo, destacó la importancia que el torneo parisino ha tenido en su carrera y cómo le ha afectado todo lo conseguido en las pistas del Bois de Boulogne. «Es increíble lo que me pasa aquí, es algo que no sé explicar. Pase lo que pase, siento que puedo superarlo», afirmó, aunque también aclaró que no es cuestión de que sea el undécimo o el octavo, «lo que vale es la ilusión de ganar Roland Garros, es lo que queda y quiero disfrutar de este momento».

Fotos

Vídeos