Trofeo Conde de Godó

Nadal se sobrepone a las dos caras de Klizan

Nadal celebra su triunfo ante Klizan. /Jose Lago (Afp)
Nadal celebra su triunfo ante Klizan. / Jose Lago (Afp)

El balear sufre para mantener la racha de 42 sets consecutivos en tierra y salva tres puntos de set para imponerse al eslovaco

MANUEL SÁNCHEZ

A Rafa Nadal le importan los récords. Al menos lo tenía presente y en la mente cuando celebró como un título salvar tres puntos de set ante Martin Klizan para preservar la marca de 41 sets consecutivos ganados en tierra batida. Marca que se amplió a uno más cuando el español le dio la vuelta a un segundo set que tenía ya inscrito el nombre del eslovaco. En el duelo más sufrido de lo que lleva el balear de gira de arcilla, se deshizo de Klizan, número 140 del mundo y verdugo de Novak Djokovic, por 6-0 y 7-5 y certificó su pase a las semifinales del torneo Conde de Godó.

La mayor conclusión de la victoria ante el tenista de dos caras es que el récord de sets consecutivos ganados en tierra continúa en aumento. Ya son 42 de seguidos, muy por encima de los 34 que ganó el primer número uno de la historia Ilie Nastase en 1973.

Sin horizonte donde esta racha pueda romperse, el balear la amplió ante una de sus víctimas favoritas, no Klizan en sí, pero sí su mano principal, es decir, los zurdos. Con jugadores que utilizan la mano izquierda Nadal tiene un impresionante balance de 44 victorias y solo dos derrotas, siendo estas ante Fernando Verdasco en el Masters 1.000 de Madrid 2012 y contra Horacio Zebollas en la final del torneo de Viña del Mar.

Más información

Por ello a Klizan le costó entender lo que estaba pasando en los primeros compases de partido. El hecho de ser diestro le permite a Nadal jugar de derecha a derecha a los zurdos. Un duelo en el que las mayores revoluciones de su golpeo tienden a decantarlo. Además, le permite atacar en paralelo al revés, lo que dificulta la devolución de revés. Si encontrar respuesta a la receta del balear, Klizan se llevó en media hora un 6-0, sin oportunidad siquiera de cerrar un juego. No dispuso de ningún punto para mantener su servicio o para quebrar el de su rival.

Kilizan perdona; Nadal, no

Era un vendaval y había pasado en media hora, nada apuntaba a que el segundo set durase mucho más. Pero sigiloso y sin mostrar sus cartas, Klizan se quitó la careta y mutó en un villano con dos caras, la del primer set, que mete una y falla tres, y la del segundo parcial, que reparte ganadores como un cartero cartas a primera hora del día.

A este villano, que bien podría pertenecer al universo de Batman, se le pusieron las cosas a favor cuando Nadal salió dormitando al segundo set y, prácticamente, le regaló el 'break'. Comenzó entonces una espiral de golpes ganadores que desquiciaron a Nadal -el eslovaco conectó 21 por 24 del español-. Klizan le hizo correr desde el fondo y le movió de lado a lado, y todas las dejadas, una de sus especialidades, inútiles del primer set, comenzaron a ser mortíferas.

El eslovaco mantenía su servicio sin problemas y solo se achicó cuando llegó el momento grande, el momento de cerrar. Tuvo tres puntos de set y mandó dos largos y uno al pasillo. No finiquitó y lo acabó por pagar. La primera que Nadal tuvo para devolverle el 'break' fue suficiente y, pese a que Klizan es el primer tenista que le hace cinco juegos en un set desde que se los hiciera Dominic Thiem en el Masters 1.000 de Roma, consiguió sobrevivir para mantener a flote otro récord.

Celebró como un torneo más el romper el servicio, mantuvo en un juego casi agónico y se aprovechó del segundo punto de partido al resto para darle la vuelta a un set que en el que caía 5-3 y que se llevó por 5-2.

Su próximo rival saldrá del duelo entre Roberto Bautista y David Goffin. Con el de Castellón, Nadal solo se ha enfrentado en dos ocasiones, Roland Garros 2017 y Madrid 2014, ambas con victorias para el de Manaccor, mientras que al belga también le ha derrotado dos veces (Montecarlo y Madrid en 2017), pero con una victoria para Goffin. Además, este tropiezo para Nadal es de doloroso recuerdo, ya que, tras el partido, anunció su abandono en la Copa de Maestros del año pasado.

La otra semifinal la compondrán Pablo Carreño, que eliminó a Grigor Dimitrov por 6-3 y 7-6, y Stefano Tsitsipas, que venció a Thiem por 6-3 y 6-2.

Fotos

Vídeos