Copa Federación

Anabel Medina confía en Carla Suárez y Lara Arruabarrena para vencer a Italia

Carla Suárez, durante la última edición del Abierto de Australia. /Mast Irham (Efe)
Carla Suárez, durante la última edición del Abierto de Australia. / Mast Irham (Efe)

La primera convocatoria de la capitana para la Copa Federación se completa con la nominación de María José Martínez y el debut de Georgina García-Pérez

MANUEL SÁNCHEZMADRID

Carla Suárez, Lara Arruabarrena, la debutante Georgina García-Pérez y María José Martínez son las elegidas en la primera convocatoria de Anabel Medina para la eliminatoria de Copa Federación que enfrentará a España y a Italia los próximos días 10 y 11 de febrero.

El objetivo del equipo español es superar este choque y el siguiente para lograr el ascenso al Grupo Mundial, condición que se perdió el año pasado al caer con Francia en la lucha por el descenso.

Para el viaje a tierras transalpinas, Medina no podrá contar con Garbiñe Muguruza, quien ya confirmó durante el Abierto de Australia que no estaría disponible para el primer choque de Copa Federación. Los problemas físicos de la número cuatro del mundo le obligaron a retirarse en los primeros torneos de la temporada en Brisbane y Sídney y a no competir al 100% en Melbourne, donde cayó en tercera ronda, por lo que su presencia en el equipo nacional en este 2018 tendrá que esperar.

Carla Suárez, raqueta 32 del mundo y cuartofinalista en Melbourne, asumirá el número uno del combinado, al no estar Muguruza, y disputará, salvo sorpresa, dos partidos individuales sobre la arcilla del Pala Tricalle Sandro Leombroni de Chieti, club donde se celebrará esta primera ronda del Grupo Mundial I.

«Creo que España tiene suficiente calidad para estar entre los ocho mejores equipos de la competición. Estoy deseando volver a una eliminatoria de Copa Federación. Siempre es una competición especial y me encanta formar parte del grupo», agregó la grancanaria en declaraciones facilitadas por su equipo de prensa.

Lara Arruabarrena, número 81 de la clasificación WTA, será su escudera después de haber alcanzado la segunda ronda del Abierto de Australia. La vasca jugará su sexta eliminatoria, donde mantiene un balance de tres victorias -dos en dobles y una en individual- y dos derrotas, ambas en 'singles'.

Tanto Arruabarrena como Carla Suárez pueden ejercer como compañeras de María José Martínez en el dobles, que ya retirada del individual se dedica plenamente a la disciplina del dobles. Aupada al puesto número 26 de la categoría por parejas y tras disputar el año pasado el torneo de Maestras, Martínez ha completado una gira australiana fantástica, con final en el torneo de Brisbane y semifinales en el Abierto de Australia en el dobles mixto.

Sorpresa

La sorpresa de la convocatoria recae en Georgina García-Pérez, barcelonesa de 25 años y ubicada en el 161 del mundo, quien hará su debut en una convocatoria de la Copa Federación por encima de, por ejemplo, otras tenistas con experiencia en la competición como Paula Badosa y de Sara Sorribes, lesionada en estos comienzos de año.

Su nominación viene a colación de su gran estado de forma. Georgina conquistó en Francia un torneo Futures hace tan solo unos días, derrotando a tenistas como Jana Cepelova, verdugo de Garbiñe Muguruza en Wimbledon 2016.

La barcelonesa agradeció su presencia en el equipo a través de sus redes sociales indicando que es «algo impensable hace un par de años» y valorándolo como un «premio al esfuerzo, dedicación y trabajo diario».

La capitana italiana también confirmó este miércoles sus elecciones de cara al choque en Chieti, con Sara Errani, número 115 del mundo a la cabeza. Le acompañarán Jasmine Paolini (158), Deborah Chiesa (185) y Elisabetta Cocciaretto (807). Por lo tanto, poco queda de la Italia que fue derrotada en Lérida en 2016, que formó con Francesca Schiavone, Roberta Vinci y Karin Knapp.

La Copa Federación mantiene su estructura habitual dividiendo la eliminatoria en dos jornadas, la del sábado, con dos partidos individuales y la del domingo, con dos 'singles' también y un dobles que cerraría el cruce si fuera necesario. Si España saliese victoriosa, aún necesitaría superar otra eliminatoria para poder ascender al Grupo Mundial y pelear por el título en 2019.

Fotos

Vídeos