Rugby

El 'Uni', tras su mejor rastro histórico

Los jugadores del Universidad celebran el ascenso tras el partido de vuelta en Majadahonda./CDU
Los jugadores del Universidad celebran el ascenso tras el partido de vuelta en Majadahonda. / CDU

El cuadro arlequinado subió a la División de Honor B después de ganar los diecinueve partidos que jugó

SERGIO YEPESGranada

El CD Universidad empujó con fuerza la melé para conseguir saldar la recién concluida temporada 2016/17 con el pretendido ascenso a la División de Honor B, la segunda máxima categoría del rugby nacional. Fue por vía de completar una actuación sin sobresaltos en la que ganó todos y cada uno de los diecinueve partidos que disputó desde que el pasado 2 de octubre iniciara la competición en el grupo 2 de la Primera Regional. El éxito tuvo culminación el pasado 11 de junio ante el Club de Rugby Majadahonda en el campo de Valle del Arcipreste, que es donde un 10-18 final permitió refrendar el 25-11 de la ida. Y fue la consecuencia directa del buen hacer de una plantilla que por ser muy joven y tener margen de crecimiento, se puede permitir ahora levantar el periscopio en busca de sus mejores rasgos históricos.

Durante las temporadas 1979/80, 1980/81, 1999/00 y 2000/01 el cuadro arlequinado ya llegó a militar en la elite, que ahora es conocida como la Liga Iberdrola. Y de cara al medio o largo plazo no se puede desdeñar la posibilidad del retorno. Así al menos lo entiende el entrenador, y artífice también de la proeza, Fabián 'Fabi', Pérez, que es quien de hecho señala que «el futuro que le espera a este conjunto es espectacular. Si de verdad se apuesta por el rugby en Granada podemos tener una progresión muy buena. Para mí no es descabellado volver algún día a División de Honor».

El CDU arrancó la campaña con la pesada losa de haber perdido los veintidós encuentros de que se compuso su concurso la anterior en el grupo III de la División de Honor B, lo que se tradujo en un descenso sin paliativos consumado al término del décimo octavo. «Muchas veces los equipos entran en dinámicas malas. Y fue complicado salir de ahí del pozo. Se tocó fondo, porque la plantilla no era muy sólida», recuerda Pérez a propósito del 'golpe de castigo' que le tocó vivir entonces como auxiliar de un cuerpo técnico liderado por Manuel Fernández Conde. Y del que acabó emergiendo en solitario de cara a la campaña recién finalizada «con la idea de crear una base», pero no «con la necesidad o el objetivo» de repetir el último ascenso a la categoría de plata, culminado el 29 de marzo de 2012 ante el Club Rugby San Cugat.

El caso es que «fuimos pasito a pasito». Y que la competición regular del grupo 2 de Primera Regional fue un canto a la esperanza. El 'Uni' ganó los diez partidos que jugó ante Jaén, Málaga, Costa Almería, Cádiz CF y Club Rugby del Estrecho -en tres de ellos los rivales acabaron a cero- y los play/off posteriores también fueron sobre ruedas. «El equipo creció mucho y nos proclamamos campeones de Andalucía», dice Pérez tras reparar ya en los triunfos en cuartos ante Mezquita (0-80 y 100-3), en semifinales frente a Cajasol B (13-25 y 52-0) y en la final contra Jaén (30-26).

Que son los que dieron alas de cara a una fase de ascenso en la que el CDU estuvo exento en la primera ronda eliminatoria y en la que el rival de la segunda fue el XV Hortaleza, al que los universitarios doblegaron en la ida y la vuelta (17-21 y 28-12). Y todo, para poder llegar a la esperadísima final, en la que los pronósticos no le auguraban nada bueno. «No teníamos la condición de favoritos porque la Primera Regional de Madrid era más fuerte que la Andaluza. Y su campeón, el Majadahonda, era contra quien tuvimos que enfrentarnos». Eso sí, «nuestros chicos respondieron súper bien», y lo cierto es que «con mucho esfuerzo, al final ganamos los dos partidos y logramos el ascenso», que es en el que tuvieron especial incidencia el máximo goleador, y capitán, Jorge Pérez, el pilar diestro Mariano Expósito o el centro Miguel García.

«Balance súper positivo»

«El balance que se puede hacer es súper positivo. Mejor no se podía haber dado el año. Bordó lo excelente», añade Fabián Pérez, que es quien reconoce que «una de las cosas que más me gustó fue que llevamos mucha gente a Fuentenueva para ver nuestros partidos». Y eso puede resultar un magnífico soporte para pensar en metas mayores a no tan largo plazo.

«La plantilla es joven y ya tiene una identidad de juego alegre, abierto. Y no exagero si digo que eso puede ayudar a que en el futuro consigamos ascender a la División de Honor. A una categoría en la que yo siempre he dicho que merecemos estar por tradición, ciudad e incluso afición. Es más, si seguimos manteniendo esta base y crecemos como escuela el techo no nos lo pondrá nadie, únicamente nos lo pondremos nosotros», remata Pérez.

Temas

Rugby

Fotos

Vídeos