FÚTBOL SALA

El Sima Peligros echa por tierra una ventaja de tres goles en dos minutos

JULIO PIÑEROGRANADA

En tablas acabó el partido entre el Villa de Fines y el Sima Peligros. El equipo de Balboa desplegó ráfagas brillantes, llegando a colocarse hasta tres tantos arriba en el marcador tras ser expulsado Santi en el cuadro blanquiazul. Sin embargo, cuando el cuadro almeriense dispuso el juego de cinco, se metió de lleno en el partido de nuevo, llegando a devolver la igualada tan rápidamente como los nazaríes lograron esa renta de tres dianas. Con una tensión absoluta en el tramo decisivo, el duelo se acabó estancando y en empate.

El encuentro comenzó con alternativas y llegadas en ambas porterías. Los minutos fueron pasando pero no se produjeron dianas hasta la recta final de la primera mitad, cuando Nono adelantó a los nazaríes por partida doble. Sin embargo, a segundos del descanso, el conjunto local logró acortar distancias para llevar el partido al descanso con uno a dos favorable al cuadro granadino.

Tras la reanudación la tónica de intercambio de llegadas y ocasiones se mantuvo. Los almerienses golpearon primero, empatando el partido a dos en el ecuador del segundo acto. Pocos minutos después Santi fue expulsado por las filas locales, lo que permitió que los visitantes dispusieran de ventaja para recuperar la ventaja.

No tardó en cristalizarse cuando Nono adelantó de nuevo a los de Balboa. Ismael y Edu colocaron una renta de tres que pareció definitiva, pero tras disponer el juego de cinco los blanquiazules, la renta se esfumó en dos minutos.

A falta de cinco minutos, con cinco a cinco en el marcador, todo estaba abierto. Pero ninguno de las escuadras acertó con la red rival, propiciando el reparto de puntos final.

Ramón Balboa manifestó al final del encuentro que habían demostrado «ser capaces de lo mejor y lo peor en el mismo partido, en diferentes momentos. Comenzamos tomando el mando del marcador y estuvimos cerca de llevarnos dos tantos de renta al descanso pero encajamos a falta de segundos. En la segunda mitad tuvimos dos minutos brillantes de puro talento, ráfagas de poderío que mostramos ante los mejores equipos de la categoría. Justo tras esto, el enésimo hundimiento en forma de volatilización de dos puntos, que pese a que ya no son trascendentales, duele que se escapen por el modo y forma en que lo hicieron otra vez».

Fotos

Vídeos