Boxeo

De la redención a ir a por el título de la calle

Felipe Castro muestra con orgullo sus creencias en vísperas al combate que disputará en Madrid./RAMÓN L. PÉREZ
Felipe Castro muestra con orgullo sus creencias en vísperas al combate que disputará en Madrid. / RAMÓN L. PÉREZ

El albaicinero Felipe Castro disputa el 3 de noviembre la correa española de los supergallos a 'Ardi' Rodríguez | El campeón es la 'joya' de La Escuela, el gimnasio de Jero García, famoso por ejercer de tutor en el programa Hermano Mayor

Sergio Yepes
SERGIO YEPES

«Sé que los trenes sólo pasan una vez por la estación. Que si no venzo ya será muy difícil que me vea en otra igual. Por eso yo estoy dispuesto a morir en el ring. O a salir en camilla, porque lo voy a dar todo con tal de poder ganar». Definitivamente, el granadino Felipe Castro afronta a cuchillo la que define sin titubeos como «la gran oportunidad de mi vida». Aquella que lleva esperando desde que el 13 de junio de 2015 se convirtiera en púgil profesional y así le «encontrara sentido» a una existencia en la que cicatrizan las riñas y las caídas en el callejón del que fue encontrando salida.

Y es que el próximo 3 de noviembre el mejor púgil libra por libra del VS Boxing Club tendrá la ocasión de convertirse en el nuevo campeón de España del peso supergallo. Y todo, después de que el poseedor de la correa, el madrileño Álvaro 'Ardi' Rodríguez, haya considerado su currículum para hacer defensa voluntaria. Pero también para hacer exaltación simbólica del boxeo que nace en la calle. De aquel que puede sonar a morse por la crudeza de sus golpes en un escenario tan selecto como lo será el Gran Casino de la capital de España. En la esquina del aspirante se dará cita el gitano del Albaicín que ya admitió haber sido protagonista de «una adolescencia de golfeo» de la que heredó algún problema. Y en la diagonal, otro antiguo pendenciero que vino alternando como jardinero y sin embargo se trata ahora del alumno más aplicado en La Escuela. El prestigioso gimnasio de Madrid que es dirigido por Jero García, el tutor del programa de Cuatro 'Hermano Mayor'. Un auténtico redentor de almas perdidas que cuadra a la perfección en este combate de confesos exvividores ya enderezados por la disciplina.

«Me arrimé a chavales que no me llevaban a nada bueno. Me juntaba con una pandilla con la que no paraba de hacer sinvergonzadas. Dejé el colegio y ya todo fue a peor. Salía de casa por las mañanas y ya no volvía hasta la madrugada. O a lo mejor, hasta el día siguiente». Al recordar su pasado de trifulcas, noches de picos pardos y alguna visita al juzgado, Felipe Castro entiende mejor el presente que dice que le aboca «a la inestabilidad económica». A «ir tirando como puedo» mientras maldice que «no aprovechara las oportunidades que tuve para estudiar y formarme». Para no depender en definitiva de «las chapuzas que ahora no salen» porque «todo está muy mal».

Por eso mismo tiene muy claro lo que le irá en juego en su noveno combate, el que aguarda para abrillantar una serie de 5-4-0 y reivindicar que su futuro deportivo descansará en la prosperidad. Y también, que no todo van a ser palos, porque «desde que empezara he crecido mucho como boxeador». De hecho, cree que «he ganado en concentración y en confianza». Y además, en «conocimiento» del 'arte'. Por eso mismo, y porque «tengo el hambre que quizás le falta a mi rival», piensa que le hará los cuernos a unos pronósticos que le dan como perdedor por considerarle simplemente el 'sparring' con el que 'Ardi' Rodríguez estaría preparándose para un llamado nivel superior. El ganador de este combate se tendrá que medir al donostiarra Sebastián 'Látigo' Pérez en el primer trimestre de 2018 y pocos ven entonces al granadino con la correa en su cintura.

«Abajo en las apuestas»

«Es normal que esté abajo en las apuestas. Si se mira fríamente no soy más que un aspirante frente a un campeón que tiene una carrera más sólida. Pero estoy seguro de que voy a ganar. Me encuentro en el mejor momento de mi carrera, nunca antes había estado así físicamente», dice quien se quiere rebelar frente a las agoreras predicciones presentado novedades en su tradicional puesta en escena estratégica, la que vive del error de un adversario que en esta oportunidad tiene también muy bien estudiado.

'Ardi', campeón desde que el pasado 31 de marzo venciera a su paisano David 'Maravillita' Sánchez, es distinto porque boxea de un modo excéntrico, gozador, casi insolente. Es «rápido y escurridizo» y todo lo confía a la esquiva, al golpe de contra. Ahora bien, el granadino se queda con la característica técnica que ha hecho ser comparado a su adversario con un diablo burlón. «Baja muchísimo las manos, golpea desde la cadera», recuerda. Y así genera descubiertos que el albaicinero quiere rentabilizar aprovechando «el punto de agresividad» que piensa añadir a su propio repertorio para combatir los condicionantes.

A fin de cuentas, «yo soy el visitante, el que peleo fuera de casa. Por eso va a ser mucho más complicado que pueda ganar a los puntos» y con golpes relámpagos tratará de buscar el nocaut. «Yo creo que es posible, sin buscarlo puede llegar en cualquier momento», se dice Castro como queriendo convencerse. Como declaración de intenciones con que justificar los cerca de 3.000 euros que se embolsará con sólo pisar la lona. Un dinero que «no me va a sacar de pobre», pero que sí que le permitirá afrontar con mayor tranquilidad la incertidumbre que le cuestiona el sustento que a diario busca en la calle para dar de comer a sus tres hijos.

Fotos

Vídeos