Fútbol Sala

Punto agridulce en Peligros

Disparo con potencia del Sima Peligros sobre la portería del Coineña. / Alfredo Aguilar

El Sima acaricia el triunfo, pero desperdicia su ventaja tras adelantarse en el tramo final en un choque muy igualado

Julio Piñero
JULIO PIÑEROGRANADA

El Sima Peligros Fútbol Sala no pudo lograr la segunda victoria consecutiva. Su duelo ante la Unión Deportiva Coín acabó en tablas tras un choque titánico donde hubo ocasiones y opciones de victoria para ambos contendientes. Tuvo que ser en la recta final donde llegarían los goles y las ocasiones más claras, con los equipos desatados. Primero David Yáñez, en un arranque de gallardía, se marcharía de dos zagueros y, solo ante Jaime, la picó con suavidad de vaselina para adelantar a los nazaríes. Sin embargo, poco después Atienza se sacaría un latigazo de la chistera para cristalizar el reparto de puntos final.

Tanto la primera como la segunda mitad fueron un carrusel de llegadas, de opciones y de multitud de intervenciones, portentosas, de los dos guardametas. Tanto Jaime y Román como Rubén y José Ángel se emplearon a fondo para rechazar las envestidas de las vanguardias rivales. Ambas escuadras salieron al ataque, a no especular, en busca de las mallas rivales. Con todo, las defensas y la fortuna, puesto que Parri tuvo, aunque forzado, una ocasión a puerta vacía, se impusieron a los ataques, llevando el partido hasta la recta final con empate a cero.

En la segunda mitad el cuadro nazarí salió con ánimo de hacerse con el mando del partido y llegó a generar, en el cómputo general más ocasiones y más claras que su rival. No sería hasta el minuto 37, cuando Yáñez sacaría su casta para poner por delante a los de Balboa. Desafortunadamente, Atienza devolvió el empate al electrónico escasamente un minuto después. En los últimos compases Jaime tuvo que emplearse a fondo para evitar el segundo local y, cosas del fútbol sala, tuvo el tanto de la victoria, desde campo propio, al estrellar en el larguero un disparo desde área propia. El encuentro concluyó con cierta polémica arbitral en una acción que se entendió que debió costar la segunda amarilla a José, en las filas visitantes, por agarrón, a falta de treinta y cinco segundos.

Ramón Balboa valoró al final del encuentro que habían «merecido, por cuarta vez consecutiva llevarnos algo más, aunque vaya por delante que la Unión Deportiva Coín hizo un señor partido y también mereció puntuar pero, tal vez, la fortuna nos esté siendo esquiva. A los puntos merecimos más, sobre todo en la segunda parte. Fue un toma y daca, y en los últimos dos minutos tuvimos tres ocasiones para matar. Hay que seguir luchando, partido a partido, pero tenemos clarísimo que estamos en el buen camino y que vamos a dar guerra. Es cuestión de tener paciencia».

Fotos

Vídeos