Deporte adaptado

El Natura, un equipo de Primera

Los jugadores del Sierra Nevada Natura Ability de baloncesto, durante un entrenamiento./C. GUISADO
Los jugadores del Sierra Nevada Natura Ability de baloncesto, durante un entrenamiento. / C. GUISADO

Ha ganado el Campeonato de España de Segunda división en Cádiz, alcanzando así un ascenso trabajado cada tarde en el Cerrillo de Maracena

CÉSAR GUISADOGranada

El proyecto nació en 2005 como una fórmula competitiva en el incipiente espectro que hace doce años comenzaba a emerger dentro del campo del deporte adaptado, cada vez más accesible. Surgió como un equipo de esquí y de ahí su nombre: Sierra Nevada Natura Ability. Y tenía y tiene a Julián Maldonado, el campeón del mundo de alpino como su legítimo abanderado. Pero de un tiempo a esta parte aquel embrión comenzó a trocarse en un verdadero catalizador de capacidades deportivas abriéndose a las disciplinas primero del atletismo y más tarde a la natación y al baloncesto.

Y es en esta especialidad donde recoge sus últimos éxitos, los cosechados este fin de semana. El Natura Ability se ha erigido Campeón de España en la categoría adaptada de Segunda división, un torneo que ha desarrollado la Federación Española de Deportistas con Discapacidad Intelectual y que se ha venido celebrando en San Fernando (Cádiz), con la participación de veintiocho equipos encuadrados en seis categorías diferentes.

Para hacernos una idea somera de cuáles son las categorías del baloncesto adaptado de competición, estas se dividen por nivel de aprendizaje, no una forma no muy distinta al deporte profesionalizado ya que cuenta con ascensos y descensos, según el nivel que vaya adquiriendo un equipo. Así, la categoría más baja es la de Habilidades deportivas.

Aquí los árbitros aplican un reglamento laxo en cuanto a normas como pasos y dobles. Se trata de dar una salida competitiva a quienes tienen una primera toma de contacto con el deporte.

Adaptada

Más arriba se encuentra la categoría Adaptada, que se divide en Primera y Segunda división desde este año, debido al incremento de los equipos. Crece el nivel de juego y también el del arbitraje, aunque con ciertas concesiones para hacer más ágiles los partidos. El grado más alto es el nivel Competición. Lo forman seis equipos masculinos y tres femeninos y aquí, el funcionamiento de un partido es idéntico al de cualquier encuentro de la ACB. «Somos campeones de Segunda y por lo tanto el año que viene participaremos en la Primera división», dice Francisco Gutiérrez, dejando entrever un notable reflejo de orgullo en sus palabras, apenas dos días después de traerse el título nacional desde Cádiz. Desde esta temporada es el presidente del Natura Ability, recoge el testigo de Juan García y lo hace como padre de un jugador, con la responsabilidad de continuar un proyecto único en la provincia. «Nuestra política es que los jugadores se lo pasen bien, pero además que sean capaces de competir, porque lo cierto es que son muy competitivos. En cualquier partido ves cómo achuchan al rival y tienen sus desacuerdos con los árbitros, muestra de que el espíritu de competición puede estar en paralelo con pasarlo bien», asegura.

El Sierra Nevada disputó en este campeonato tres partidos. Los dos primeros encuentros de liguilla, cayendo en el debut ante Asprona El Bierzo por dos puntos y ganando de cuatro a Fortius de Murcia, cuando se necesitaba una renta de al menos tres para pasar a la final. Allí esperaba Asas Sevilla para una final andaluza que se resolvió con marcador de 19-9 para los granadinos.

El boca a boca

«Los jugadores llegan a este equipo de oídas, alguien conoce a alguien y le termina diciendo que se venga un día a entrenar. Nos suelen conocer por el esquí porque somos una potencia nacional, pero un día vimos que podíamos diversificar esfuerzos, empezamos con el atletismo y seguimos con la natación y el baloncesto, donde ya contamos con dieciocho jugadores gracias al boca a boca», dice el presidente. Explica Gutiérrez que el éxito radica en el conjunto. Los entrenadores llegan cada tarde al pabellón del Cerrillo de Maracena adaptándose a su grupo y no al contrario. Comienzan cada sesión con un calentamiento conjunto, seguido de la parte física del entrenamiento. Más tarde, el grupo se divide según el nivel técnico para continuar avanzando de cara al aro o en las aptitudes tácticas.

«Las diferencias entre unos y otros las encontramos únicamente en que a unos les cuesta más que a otros adquirir algunas habilidades, pero todos le ponen muchísimas ganas. Tanto que este año tuvimos que dejar en tierra al equipo de habilidades porque varios jugadores no podían asistir, y hubo quien nos dijo que aún así se venían con una maleta a vernos jugar», dice Francisco, orgulloso de sus jugadores. De los campeones de España de la Segunda división.

Fotos

Vídeos