Calistenia

Calistenia, el deporte de moda que arrasa entre los jóvenes de Granada

En la Casa de la Juventud de Armilla, un grupo de deportistas se reúne cada tarde para practicar calistenia. / ALFREDO AGUILAR

Auténticas tribus urbanas de la musculación. La caslitenia combina movimientos imposibles con música cañera

CÉSAR GUISADOGRANADA

Es el deporte de moda entre los jóvenes que buscan cincelar el torso mediante una actividad asequible al bolsillo del estudiante, que hace comunidad y plantea retos nuevos en cada rutina. Aunque, a decir verdad, más allá del deporte, se está convirtiendo en un movimiento social. En una forma de reivindicar el uso del espacio público para hacer deporte al aire libre. La calistenia conquista poco a poco los parques granadinos. En Joaquina Eguaras, en la Avenida de Las Alpujarras, en el Tico Medina, antes también en el Botellódromo y en zonas habilitadas de Gójar, Armilla y Alhendín, podemos encontrarnos auténticas tribus urbanas calisténicas.

Chicos y chicas que acarician la veintena y que con un altavoz y música cañera acompasan sus ejercicios. La calistenia se ofrece como una modalidad de gimnasia deportiva acotada por un mantra: tu cuerpo será tu mejor herramienta. Fuera las mancuernas, las poleas, las barras y las cuotas del gimnasio. Aquí mandan las sentadillas, las flexiones y las dominadas ordenadas en rondas de ejercicios que hacen trabajar distintos grupos musculares.

Entrenas en casa a golpe de YouTube. Sólo hay que bucear unos segundos en la red para encontrar auténticos gurús del ejercicio físico. 'Youtubers' de la calistenia que te guían en los primeros pasos, te enseñan en primer lugar a no lesionarte y poco a poco, en mejorar tu aspecto y tu condición física. No por casualidad, el término calistenia procede de la conjunción de los términos griegos kallos, belleza, y sthenos, que significa fortaleza.

Yerai Street Workout es uno de estos profesores 'online'. Tiene más de doscientos mil seguidores en la red y sus vídeos cuentan con millones de visualizaciones. Explica en pocos minutos, cómo hacer una rutina desde los niveles más básicos hasta el perfeccionamiento. No es el único, Nordin Workout tiene más de cien mil suscriptores y Kass Calistenia otros tantos. Ofrecen, con un mensaje para todos los públicos, los secretos para arrancarte en las paralelas.

Cuando alcanzas cierto nivel toca ir al parque a enseñar lo que has avanzado. Aquí se hace la comunidad. Subes a la barra de dominadas y alguien grita tu nombre. Te animan, tomas aire y dibujas un 'free style' al ritmo de una música que ya conoces.

Cuenta Víctor que él antes jugaba al pádel y fue durante una partida con los amigos cuando vio a unos chavales hacer rutinas en los aparatos. La música, el ambiente y los retos que propone este arte urbano, lo terminaron por enganchar. Hoy, es uno de los 'freestylers' más avezados en Armilla.

Un espacio

Aquí, en la Casa de la Juventud, cada tarde se reúne un grupo de chavales. Un día se fueron a hablar con la concejal de Deportes, Paqui Fernández, y le pidieron un espacio y aparatos con los que poder ir más allá en sus ejercicios. Colocaron una tarima con arena fina de playa para amortiguar las caídas, una barra de dominadas y unas paralelas. Dice Adrián, uno de los usuarios de estas nuevas instalaciones, que aunque se colocó menos material del que solicitaron, este es de primera calidad y por eso vienen aquí cada tarde.

«Ahora colocan barras de metal en los parques para las dominadas, pero no sirven para hacer calistenia porque buscamos dar una vuelta en el aire y volver a engancharnos a la barra y si esta no tiene el ancho que necesitamos, puede ser peligroso», apuntan, haciendo referencia también a que lo barato, a veces puede salir caro «en un parque, hace poco se rompió una barra cuando un chaval estaba haciendo su ejercicio, y salió despedido. Ahora la han soldado, pero ya no nos fiamos de que pueda volver a pasar y por eso no vamos allí», señalan. Hace unos meses abrieron una recogida de firmas en la plataforma Change.org. Pedían más parques de calistenia en la capital.

«A pesar de que Granada cuenta con varios parques adaptados a diversas causas (personas mayores, niños, mascotas, etc) poderlos utilizar para realizar ejercicios con el propio peso corporal se hace difícil. Así, atendiendo a los paneles de instrucciones de uso situados a la entrada de cada instalación, queda claramente resaltada la limitación de edad para las infantiles, la imposibilidad de utilización de las animales y el uso inadecuado que actualmente se le da a las especializadas en personas mayores, produciendo sobrecargas en las mismas y deterioro del material no adaptado para dicha práctica», explicaban.

La petición sin embargo no contó con el respaldo esperado y sin superar el millar de firmas, no llegó a buen puerto. Por eso, hoy la calistenia sobrevive a veces clandestina en parques y placetas, donde a veces tienes que jugártela saltando una valla para hacer deporte, antes de que venga la policía. «Ha pasado», confiesan, unos jóvenes que buscan hacer deporte y un espacio para sacarlo a la calle.

Fotos

Vídeos