Segunda B

Como en casa en ningún lado

El filial estrenó en competición su campo de la Ciudad Deportiva con victoria. 
/ALFREDO AGUILAR
El filial estrenó en competición su campo de la Ciudad Deportiva con victoria. / ALFREDO AGUILAR

El Granada B estrena a lo grande su condición de local en la Ciudad Deportiva al golear al Écija y regresar a la zona de 'play off' de ascenso

ANTONIO NAVARRO GRANADA

La de ayer fue una mañana redonda para el Granada B. El filial se estrenaba como local en su Ciudad Deportiva y lo cierto es que jugar en un césped en excelentes condiciones, en el que el equipo granadino entrena habitualmente, fue clave para que los pupilos de Pedro Morilla hiciesen sus deberes por la vía rápida y dejaran prácticamente KO al Écija Balompié en tan solo diez minutos de partido.

Tan solo tres minutos tardaron los nazaríes en dar el primer golpe y a los ocho de partido el conjunto astigitano estaba contra las cuerdas, consciente de la dificultad que suponía levantar la pesada losa que arrastraba: dos goles en contra de un oponente en su máximo esplendor.

Y es que el equipo granadino saltó al terreno de juego con una marcha más que su rival y habían transcurrido poco más de cien segundos desde el pitido inicial cuando David Grande dio el primer aviso serio ante la meta de Fermín: un disparo desde el interior del área que se marchó demasiado alto.

En el tres de partido, Grande afinó su precisión al internarse como un cohete en el área rival por el ala izquierda y servir un centro medido a Casi para que éste batiese a Fermín desde una posición privilegiada (1-0).

El Granada B siguió moviendo el balón a velocidad de vértigo y, cinco minutos más tarde, José González le robó la cartera a Marrufo cuando éste intentaba sacar el balón jugado desde atrás. El mediocampista no se lo pensó y consiguió el 2-0 con un latigazo cruzado desde la frontal del área, imposible para Fermín. Tras el gol, el Écija despertó y mostró tímidas señales de vida. El equipo sevillano aumentó la posesión del balón y tomó más protagonismo en el juego, logrando neutralizar el dominio incontestable del filial en los diez primeros minutos de partido. Álex Escardo y Moyita tuvieron en sus botas recortar distancias antes del descanso, pero Aarón estuvo acertado para despejar el peligro.

En la reanudación Ezequiel sí pudo lograr el 2-1 al aprovechar un pase en profundidad que le dejó solo ante el meta local. La cercanía en el marcador entre ambos conjuntos no inquietó al filial, que gozó de buenas ocasiones antes de que David Grande sentenciara el duelo al cabecear un saque de falta que Morillo colgó al área desde la derecha.

El técnico del Granada B, Pedro Morilla, destacó a la finalización del choque que «el Écija es un equipo que tiene sus puntos débiles y hemos sabido aprovecharlos», destacando también que esa ventaja les ha servido para «tomar confianza» en un partido que «ha estado controlado en todo momento».

Fotos

Vídeos