Liga Femenina 2

Ante el miedo del posible bajón

Laura Arrojo busca alternativas para pasar la bola./RAMÓN L. PÉREZ
Laura Arrojo busca alternativas para pasar la bola. / RAMÓN L. PÉREZ

El tropiezo sufrido en casa ante el colista Campus Promete (76-83) fue compensado con las victorias en la pista del Adareva canario (55-62) y en casa frente a Distrito Olímpico (71-65)

Juanjo Martín
JUANJO MARTÍNGRANADA

El Corral & Vargas Ramón y Cajal ha salido airoso del último y exigente tramo de la competición en Liga Femenina 2. El inicio de la segunda vuelta ha deparado a las granadinas tres compromisos consecutivos en clave de permanencia, de los que ha conseguido sacar adelante dos de ellos. El tropiezo sufrido en casa ante el colista Campus Promete (76-83) fue compensado con las victorias en la pista del Adareva canario (55-62) y en casa frente a Distrito Olímpico (71-65). Ceder el 'average' particular con las riojanas fue un daño añadido que quedó igualmente subsanado en las siguientes citas, pues las nazaríes se anotaron el coeficiente de puntos contra las insulares y las madrileñas. A ambas les ha ganado en sus dos pulsos, por lo que el 'Raca' quedará siempre por delante de esos dos conjuntos en caso de igualdad en el número de triunfos.

Estos resultados han colocado al plantel dirigido por Quique Gutiérrez en una situación inmejorable. El objetivo de la permanencia ya es acariciado por las nazaríes, quienes suman seis victorias y vuelven a divisar a lo lejos las estrecheces de los últimos puestos de la tabla. Sin embargo, esa sensación del deber cumplido tras haber coronado el reciente 'Tourmalet' esconde el peligro de la complacencia. La salvación dista de ser matemática y aún restan diez jornadas en las que puede pasar de todo. De ahí que el técnico advierta sobre el peligro de creer que ya está todo hecho.

«Ya estamos más tranquilos después de tres semanas de nervios y tensión porque eran partidos importantes. Espero que ahora no nos relajemos demasiado», avisa Gutiérrez de cara a los siguientes encuentros, empezando por el de esta tarde (17.30 horas) frente a Canoe. El entrenador no quiere que sus jugadoras experimenten el típico bajón posterior a un éxito y emplaza a sus discípulas a «seguir compitiendo e intentar sumar». Alcanzar la cifra de siete alegrías supondría la permanencia virtual dada la evolución de la competición en LF-2 y ese es el nuevo reto que debe fijarse el Ramón y Cajal. Cuanto antes llegue a ese dígito en el casillero de triunfos, más pronto podrá poner a enfriar el champán para festejar la continuidad deportiva en la segunda categoría del baloncesto femenino.

La cancha del Canoe no parece un lugar propicio para ello, pero el cuadro nazarí viaja hoy con la intención de al menos ofrecer una buena imagen ante un adversario que le propinó el primer revés de la campaña (53-63). El 'Raca' marchaba invicto hasta que se cruzó en casa ante las madrileñas, que se llevaron el partido gracias a la brecha de diez puntos obtenida en el tercer cuarto del choque (10-20), algo que las anfitrionas no pudieron enjugar en el último período. Ahí se acabó la condición de imbatibilidad de las granadinas, que ahora desean tomarse la revancha.

Eso sí, el Ramón y Cajal tendrá que seguir capeando el temporal de las lesiones, que no le da tregua y le ha condicionado una semana más. La enfermería continúa ocupada con Ganter, Molina y Arrivi, quien ultima su puesta a punto tras ser inscrita hace unos días. La base hará una vez más la rueda de calentamiento, si bien desde el club indican que no podrá ser de la partida esta tarde contra el Canoe. La única incorporación de momento de la escuadra rojilla permanecerá de este modo una jornada más en el banquillo.

Con respecto al contrincante de hoy, Gutiérrez señala que «es uno de los equipos de la parte alta de la clasificación y posee buenas jugadoras tanto en posiciones interiores como en las exteriores. El matiz es que sus pivots son polivalentes y pueden jugar de cara, lo que abre muchos espacios y complica el trabajo defensivo». El técnico añade esperanzado que «nuestro objetivo es competir e intentar ganar. Cuando nos enfrentamos a ellas en casa estuvimos cerca, así que por qué no vamos a poder lograrlo allí».

Una de las preocupaciones del 'Raca' será detener el caudal ofensivo de Marta Blanes y Macarena Roldán, máximas anotadoras del Canoe con 11'1 y 10'8 puntos, respectivamente. Por dentro, la voz cantante la lleva Matoso, quien ronda promedios cercanos al 'doble-doble' (8'4 puntos y 8'5 rebotes). Las interiores del conjunto granadino han de cuidarse en materia de personales para poder ofrecer una férrea resistencia ante ella, con tal de que inflija el menor daño posible.

Controlar a los referentes de la entidad madrileña será el primer paso para poder optar a una victoria que pasará por tener una tarde inspirada como la vivida hace una semana contra Distrito. Entonces fue Cerqueira quien lideró el vital triunfo. Ahora se busca una nueva heroína que acerque un poco más si cabe a las nazaríes a la salvación.

Fotos

Vídeos