Segunda etapa

Barreda se pone en modo victoria

Joan Barreda, durante la segunda etapa del Dakar. /David Fernández (Efe)
Joan Barreda, durante la segunda etapa del Dakar. / David Fernández (Efe)

El valenciano logra el primer triunfo español en esta edición del Dakar y se coloca líder de la clasificación en motos | Sainz y Roma, con problemas en coches

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Joan Barreda sabe lo que tiene que hacer para ganar este Dakar: no especular. El líder de Honda logró una trabajada victoria en la segunda jornada de competición del raid, en el bucle de Pisco, en el que muchos participantes tuvieron que lidiar no sólo con las dificultades propias de una jornada fuera de pista entre dunas, sino también con problemas estomacales por lo que apunta a ser un virus que ha afectado a buena parte de la caravana. Laia Sanz ya lo sufrió en la primera jornada, y aún está afectada, pero este domingo fueron muchos más (como los copilotos de Sainz y Al Attiyah) los que completaron la jornada mermados físicamente.

Si la victoria de Barreda fue la cara de la delegación española, la cruz llegó en los coches. Tanto Nani Roma como Carlos Sainz tuvieron un mal día, en parte afectados por ese virus y en parte por las vicisitudes propias de la etapa. Abrir pista perjudicó notablemente a los competidores en coches, acostumbrados a tener las trazadas de las motos delante. No obstante, y pese al mal resultado de Sainz, Peugeot puede estar satisfecha: consumaron un triplete en meta que apunta a ser la tónica general de este Dakar.

La vigésima de ‘Bang Bang’ Barreda

Si Joan Barreda se ha ganado el papel de favorito en las últimas ediciones del Dakar es por actuaciones como la de este domingo en las dunas de Pisco. Cuajó una jornada perfecta, después de remontar un inicio difícil con Adrien Van Beveren como principal rival. El francés y el español se turnaron al frente de la tabla de tiempos, con el chileno Pablo Quintanilla y Sam Sunderland siguiéndoles muy de cerca.

La presencia de cuatro motos de cuatro marcas diferentes luchando por una etapa tan compleja como esta dan buena muestra de la igualdad que hay en la categoría de las dos ruedas, y es ahí donde Barreda puede sacar más de sí. El valenciano no dejó que se le escapasen sus rivales en ningún momento, y apretó justo al final, cuando no sólo se hizo con su vigésima victoria de etapa, sino además con el liderato. Lograrlo con una mano lesionada añade más épica a un gran arranque de Dakar para él.

Barreda saldrá a la larga etapa del lunes como líder de la clasificación general. El gran objetivo del español será repetir y empezar a abrir hueco.

Despres gana, pese al GPS ‘troll’

Es casi una tradición que el sistema de cronometraje y GPS del Dakar ponga en duda cualquier resultado de la etapa hasta pasados unos minutos desde que los contendientes llegan a meta. Este año, el ‘gordo’ ha sido muy tempranero. En la segunda etapa, hubo momentos en los que ni la propia organización sabía quién había marcado los mejores tiempos.

Primero, parecía Despres quien había superado ‘in extremis’ a De Villiers por 15 segundos. Instantes después, el sistema de seguimiento puso al sudafricano por delante con 27 segundos de ventaja sobre Peterhansel y más de un minuto sobre Despres… pero ni uno ni otro. Al final de la jornada, una vez solventados los problemas, se determinó que Cyril Despres, cinco veces ganador del Dakar en motos, era el vencedor de esta caótica segunda jornada de competición en Pisco.

Detrás de él entraron sus compatriotas compañeros en Peugeot, Peterhansel (sólo se dejó 48 segundos) y Loeb, que tras un sábado más complicado de lo esperado, cedió sólo 3’08’’. Más problemas tuvo Carlos Sainz. El madrileño, que arrancó la jornada al frente, pronto perdió su ventaja entre los ‘waypoints’ 2 y 3, con un Lucas Cruz que empezó a sentirse mal del estómago (no fue el único) y dos pinchazos, por lo que acabó entrando a más de 13 minutos del vencedor. Algo parecido le ocurrió al primer vencedor de este Dakar, Nasser Al Attiyah, que vio cómo se le escapaba el liderato y perdía casi 15 minutos. En parte, este mal resultado se puede achacar a que su copiloto, Matthieu Baumel, cayó enfermo nada más comenzar el día y apenas pudo ayudarle en una jornada donde la navegación y el buen hacer de los escuderos era vital.

Tampoco fue el día de Nani Roma. El de Folgueroles había sido el mejor español el sábado, pero este domingo empezó ya con problemas en las dunas nada más arrancar y, después, en la zona empedrada, se chocó de manera muy violenta, hasta el punto de que el capó de su Mini saltó por los aires. Perdieron más de 20 minutos reparándolo.

Las palabras de Loeb, tercero en esta jornada, resumen a la perfección lo difícil que fue superar el día con éxito. «Hemos tenido que dar media vuelta dos o tres veces para encontrar los ‘waypoints’. La idea era conseguir un tiempo que tampoco fuese catastrófico y no abrir pista mañana, así que todo bien», resumía el nueve veces campeón del mundo de rallies.

La de este lunes no será una etapa más fácil. La jornada, de más de 500 kilómetros en total (296 cronometrados) transcurrirá entre Pisco y San Juan de Marcona, por dunas y también zonas embarradas, como los temidos ‘chotts’ (lagos salados cerca de las zonas marítimas) y cañones con zonas pedregosas que pueden poner en dificultades a los competidores.

Fotos

Vídeos