Automovilismo

Toyota gana: se mueven las 6 horas de Fuji para que esté Alonso

Fernando Alonso./EFE
Fernando Alonso. / EFE

Se han anunciado las fechas definitivas e inscritos en la 'súper temporada' del WEC, que finalmente podrá disputar completo el asturiano después de que se cambie la carrera en Fuji

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Fernando Alonso siempre ha dicho que compaginar la Fórmula 1 y el Mundial de Resistencia no implica que vaya a estar al 50% en ambas. Ni mucho menos: su prioridad es su participación con McLaren en el 'Gran Circo', mientras que su papel en Toyota será un extra con la gran carrera en Le Mans como joya de un año que no olvidará nunca. Sin embargo, para la escuadra nipona, Alonso sí es un activo fundamental, no sólo desde el punto de vista deportivo, sino también de la propia marca. Por eso, cuando se anunciaron los calendarios de los dos Mundiales, se les hundió el mundo al saber que las 6 horas de Fuji coincidían con el GP de Estados Unidos, en Austin (Texas).

Sin embargo, nada en este mundo es inamovible, y mucho menos un calendario deportivo. Toyota empezó a trabajar en los despachos para hablar con el WEC. Quedarse sin su principal atractivo, ante su público, hacía temer que la carrera de Fuji no se convirtiera en una fiesta, sino que fuera noticia precisamente por ser la que se perdía Alonso. Ser el único equipo oficial de fábrica en la máxima categoría de LMP1 (los otros ocho coches son privados, repartidos en otros tres equipos) les daba un poder de negociación que, finalmente, ha sido suficiente: la carrera de las 6 horas de Fuji se disputará el 14 de octubre, con lo que no coincide con ninguna prueba del Mundial de Fórmula 1, y Fernando Alonso podrá disputarla.

Si para Alonso y para Toyota es una buena noticia, no así para muchos otros pilotos del WEC. Y precisamente es el IMSA, campeonato que arrancó con las 24 horas de Daytona en las que participó el español, es ahora el gran perjudicado. El fin de semana del 14 de octubre se disputa el Petit Le Mans de Road Atlanta, una de las pruebas clave del campeonato norteamericano de resistencia. Muchos pilotos del propio Mundial compaginan la disputa de ambos certámenes, por lo que ya habían avisado de que se sentían perjudicados por la situación: ahora tendrán que decidir entre correr en Atlanta o hacerlo en Fuji. Contratos, patrocinadores, e incluso títulos de campeón pueden decidirse en función de quién dispute qué carrera.

El asunto no es, ni mucho menos, insignificante. Pilotos de la talla de Bruno Senna, Mike Conway (que es piloto de Toyota en el coche 7, el compañero de Alonso), Harry Thincknell. Muchos se ven en un serio conflicto de intereses a la hora de enfrentarse a esta carrera. De hecho, fueron ellos los que pidieron que la carrera de Fuji se disputase el 21 de octubre, porque el Petit Le Mans era muy importante, y no el 14 como originariamente se había planificado. La presión de Toyota y la presencia de Alonso han pesado más.

La reacción de muchos pilotos no se ha hecho esperar. Uno de los primeros en estallar, vía twitter, fue Olivier Pla, piloto de Ford en la categoría GTE Pro del WEC y que también corre en el IMSA: «Muchas gracias al FIA WEC: no puedo creer que lo hayáis hecho. Vuestra falta de consideración y respeto por los pilotos que tienen contrato con un equipo en el IMSA en NAEC (Petit Le Mans) el mismo fin de semana es increíble. Estoy seguro de que no soy el único en estar impresionado por lo que habéis hecho».

Esta situación no ha sido pedida por Alonso, aunque sea el gran beneficiado. Algunos pilotos le van a señalar a él directamente como culpable, y de hecho ya hay algunos que están criticando su participación en el WEC. Uno de ellos es un viejo conocido de Alonso, Nelsinho Piquet, con quien compartió equipo en Renault entre los años 2008 y 2009. El brasileño, cuyo mayor hito en Fórmula 1 fue un segundo puesto en Alemania y estrellarse en el GP de Singapur (en la zona donde, además, no era), ha insinuado que la organización ya se encargará de beneficiar a Toyota para que Alonso pueda ganar en Le Mans y, si puede, el campeonato completo.

Ajeno a estos movimientos, Alonso sólo se ha congratulado de lo que le toca. No tiene la culpa de que Toyota quiera apostarlo todo a él, aunque le cueste las críticas. Si todo va bien, y siendo el fabricante japonés el gran favorito nada hace pensar lo contrario, Fernando Alonso puede no sólo hacer un buen papel en Fórmula 1 este año (aún es pronto para colocar a McLaren Renault arriba como para aspirar a algo más), sino también incluso para ser campeón del mundo de resistencia.

Fotos

Vídeos