GP Argentina

El MotoGP más igualado llega a Argentina con los movimientos en Ducati de fondo

Marc Márquez saluda a Danilo Petrucci en presencia de Valentino Rossi. /Afp
Marc Márquez saluda a Danilo Petrucci en presencia de Valentino Rossi. / Afp

El circuito de Termas de Río Hondo acoge la segunda prueba del Mundial de Motociclismo con la lluvia como amenaza y con el paddock pendiente del futuro de Dovizioso y Lorenzo

BORJA GONZÁLEZ

El circuito de Termas de Río Hondo, en Argentina, acoge la segunda prueba del calendario del Mundial de Motociclismo, después del espectacular arranque en Qatar: con la carrera de Moto3 decidida a favor de Jorge Martín –contra Arón Canet– por 23 milésimas de segundo; con la de Moto2 en 112 milésimas, las que separaron a Pecco Bagnaia y Lorenzo Baldassarri; y con la de MotoGP en 27 milésimas, el margen que ha permitido a Andrea Dovizioso llegar como líder a la primera de las dos pruebas americanas del calendario, un resultado excepcional que no sorprendente para el italiano de Ducati, que tuvo más cerca de lo esperado a Marc Márquez, en un circuito como el de Losail que tradicionalmente se le había atragantado a las Honda. Además, con el top 15 más apretado de la historia de la clase reina.

Unos antecedentes muy atractivos para lo que podría verse este próximo domingo por la tarde –la prueba de MotoGP comenzará a las ocho de la tarde, hora española– en un fin de semana para el que se espera, también, el protagonismo de la climatología. Y es que desde mañana se espera la irrupción de la lluvia sobre un trazado que no suele estar en las mejores condiciones en cuanto a limpieza, lo que puede complicar y mucho el trabajo de pilotos y equipos –también dos áreas de Termas han sido reasfaltadasH. En cualquier caso, esa igualdad de Catar es la que ha marcado las valoraciones iniciales de las estrellas de MotoGP sobre lo que podría verse en Argentina.

«Creo que tendremos una carrera en grupo también con unos siete u ocho pilotos», valoró Valentino Rossi, siempre con un ojo puesto en el cielo. «Y a mí este tipo de carreras me gustan, lo hace todo mucho más divertido». «Normalmente los circuitos cortos se le dan bien a todo el mundo porque hay pocas curvas en donde mejorar o donde cometer un error», aceptó Márquez que como Crutchlow, Zarco, Viñales, Petrucci o el propio Rossi reconoció que es uno de esos trazados que le gustan. Y, de nuevo, la atención estará centrada en lo que pueda deparar el duelo de moda, el duelo Márquez-Dovizioso, que se alarga desde 2017.

Con una variable añadida: tanto el italiano como su compañero de equipo, Jorge Lorenzo –Brembo, la marca de frenos que equipan las Ducati, al igual que el resto de la parrilla de MotoGP, reconoció que un problema en las pinzas de freno fue lo que terminó con el mallorquín por los suelos en la primera prueba del curso–, están en el foco del mercado de fichajes, una vez que Rossi, Viñales y Márquez ya han desvelado que mantendrán sus monturas en 2019 –también este foco apunta a Dani Pedrosa y a esa segunda plaza en el Repsol Honda–. «Podría darse el caso de que Dovizioso se vaya. Las negociaciones serán complicadas y están bien gestionadas con ambos pilotos. Espero que no, pero podría suceder», ha desvelado el máximo responsable de Ducati, Gigi Dall'Igna, en una entrevista a La Gazzetta dello Sport.

«Cuando tenga la propuesta lo veré…», contestó con una sequedad no muy habitual Dovizioso a la pregunta sobre cómo de cerca está de renovar por la marca italiana, algo que siempre se ha dado por hecho pero que el estrés con el que se viven estas negociaciones en estos momentos, con firmas de contratos incluso sin que haya comenzado la temporada, ha levantado algunas dudas. Y es que en los últimos días se han empezado a airear conversaciones entre el subcampeón de 2017 y Honda –donde también suena el nombre de Zarco a la espera de ver qué pasa con Pedrosa-, o el interés de otras casas como Suzuki –un sitio para el que los rumores también sitúan a Lorenzo si no terminase renovando con Ducati-.

«Estas situaciones, cuando ya has firmado, son divertidas, porque tú no tienes esa presión una vez que lo has decidido todo», reconoció con una sonrisa Rossi. «Así que es divertido ver a los demás intentar estar en equilibrio entre una pregunta y otra, diciendo poco o incluso nada. Es bonito. Es una situación interesante. En el mercado hay muchas cosas que pueden cambiar. Es también curioso», apuntó el italiano que, no obstante, confesó que le extrañaría no ver a su compatriota vestir de rojo el año que viene. «A mí me sorprendería mucho lo de Dovizioso, que saliese de Ducati, porque creo que no tendría sentido para ninguno de los dos. ¿Lorenzo? Veremos».

Fotos

Vídeos