Entrenamientos

La nieve no se pierde los test de Montmeló

Carlos Sainz, rodando con su Renault. /Alberto Estévez (Efe)
Carlos Sainz, rodando con su Renault. / Alberto Estévez (Efe)

Vettel se lleva el mejor tiempo del segundo día de trabajo en el Circuit, marcado por el temporal | Sainz, quinto mejor tiempo de la jornada con 65 vueltas completadas

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

El temporal de frío y nieve que ha azotado la península ibérica ha hecho su aparición también en los test de Fórmula 1 que se están celebrando en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Todos los pilotos y equipos tuvieron serios problemas para conseguir cumplir el plan previsto. De hecho, para aprovechar las pocas horas de sol que hubo por la mañana, eliminaron el parón de la comida para rodar también a mediodía.

Fue la oportunidad de ver rodar a los coches con neumáticos hiperblandos. En estas condiciones, Sebastian Vettel se quedó con el mejor tiempo, por delante de Valtteri Bottas y de un Stoffel Vandoorne que tuvo un día con ligeros problemas. Y es que en McLaren hubo trabajo en boxes por parte de los mecánicos. El belga se quedó un buen rato metido en boxes porque sus mecánicos se vieron obligados a abrir la tapa motor del MCL33 para modificar algunos sistemas. O eso es lo que dijeron.

Y es que, extraoficialmente, en el paddock de Montmeló hay el ‘run-run’ de que el vistoso McLaren papaya tiene un pequeño problema de sobrecalentamiento en la zona de los escapes. De hecho, el coche pilotado por Vandoorne se veía con unas ligeras marcas de quemadura en la parte superior. Un pequeño problema que, sin embargo, no hace temer a los de la escuadra de Woking. El McLaren MCL33 parece resistente (mucho más que con el motor Honda) y la unidad Renault permite más holgura a la hora de desplegar diferentes mapas motor, como hiciera este martes.

Sainz: «No sé cómo hemos completado tantas vueltas»

Aunque la pretemporada debería servir para ensayar en condiciones de carrera, el frío que ha azotado Cataluña durante este martes ha hecho que la jornada sea bastante inútil para los pilotos. Sin embargo, también ha sido una jornada muy útil para demostrar la resistencia de las mecánicas y, sobre todo, de los pilotos.

Carlos Sainz completó 65 vueltas, prácticamente un Gran Premio, lo que ha sido un buen entrenamiento físico “para el cuello y el cuerpo, incluso pese a que las condiciones no fueron muy útiles para desarrollar el coche”, explicaba el madrileño. Sainz también ha sacado una utilidad extra al halo: sirve para que no se note la lluvia. “El halo no permite que las gotas de lluvia entren en el visor. Así que realmente no se sabe si está lloviendo o no. Sólo puedes tonarlo en tus manos, y en el trasero, para ver qué agarre hay”, señaló. Es un problema, sobre todo en condiciones de lluvia ligera. “Ese tipo de lluvia a veces nos molesta porque realmente no sabes si puedes apretar al máximo o no”, señalaba.

“Hacía aún más frío que ayer y no sé cómo hemos conseguido completar tantas vueltas. Es muy difícil dar muchas impresiones sobre el RS18, ya que hoy no es muy representativo sobre lo que nos vamos a enfrentar en Grandes Premios. La semana que viene se esperan mejores condiciones, así que podremos trabajar en desarrollar rendimiento”, explicaba ante los medios.

La jornada también sirvió para volver a ver en unos entrenamientos a Robert Kubica. El polaco, probador este año con Williams, completó medio centenar de vueltas siete años después de su última pretemporada. Aunque no fue el mejor día para hacerlo, debido a la climatología, al menos no desentonó ni mucho menos con respecto al resto de pilotos.

El protagonismo español corrió a cargo de Carlos Sainz. El madrileño estuvo al volante del RS18 durante todo el día, pese a que estaba previsto que sólo rodase por la mañana. En Renault entendieron que, debido a las dificultades por el tiempo, no convenía que se perdiese ni un instante y no se bajó a mediodía para dejarle su asiento a Nico Hülkenberg. Le tocará ceder su turno este miércoles, si el clima lo permite. Sainz completó 65 vueltas y logró el quinto puesto de la jornada en la tabla de tiempos. Y lo que es más importante: su Renault no tuvo ningún problema.

Y el miércoles, pendientes del cielo

La situación climatológica no va a dejar de ser protagonista en los próximos días. La nieve que este martes hizo aparición llevó a plantear a los equipos que se suspendiese la jornada para usar el viernes o, incluso, el sábado. Pero en la Fórmula 1 nada es tan sencillo como parece, y la certeza es que no va a cambiar nada.

Las escuderías habían planteado la posibilidad de abrir el viernes o el sábado debido a la limitación de entrenamientos que tienen, y la necesidad de acumular kilómetros. No están como para quedarse parados, y a sabiendas de que las previsiones eran ligeramente optimistas para el final de la semana, habían pensado en salir a rodar o bien el viernes, o el sábado. El problema es que los días entre las dos semanas de test ya están ocupados y contratados para hacer diversos ‘filming days’. Concretamente, Williams tiene todo preparado para aprovechar a grabar el viernes y Ferrari, el sábado. Ni los británicos ni los italianos estaban dispuestos a dar su brazo a torcer y dejar pasar la oportunidad de tener el circuito para ellos, con además el consecuente perjuicio económico que les puede suponer.

También habían planteado la posibilidad de mover el día perdido de este miércoles, en caso de que no se pudiera rodar, al lunes de la próxima semana, y así juntar los días de la segunda semana con la jornada colgando. Pero tampoco: los equipos se la van a jugar, argumentando que todo lo tienen ya muy atado. La jornada de este miércoles se celebrará tal y como estaba previsto, salvo que la nieve haga imposible salir a rodar. En ese caso, estarán metidos en los motorhome, esperando a que escampe, y poco más.

Este miércoles estaba previsto que rodara Fernando Alonso. El asturiano, que estuvo este martes en el Mobile World Congress como ponente y que aprovechó también para hacer de jefe de su equipo de eSports, no se perdió nada de la información de lo que estaba sucediendo en Montmeló. Si el tiempo lo permite, se montará por segunda vez esta semana en el MCL33.

Fotos

Vídeos