Fórmula 1

Mercedes no toca lo que funciona

El nuevo W09 de Mercedes, junto a Lewis Hamilton. / Foto: Reuters | Vídeo: Atlas

El nuevo W09 con el que la escuadra alemana quiere mantener el dominio de la F1 apuesta por la continuidad en su diseño

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

En medio de una jornada llena de presentaciones, filtraciones (la de McLaren, surrealista) más o menos interesadas y con la connivencia oficial, el gran coco de la Fórmula 1 vio la luz: el Mercedes W09. El monoplaza con el que Lewis Hamilton quiere conseguir su quinto título mundial tardó en verse, al menos, de manera oficial varias horas sobre lo previsto, pero lo que está claro es que consiguieron mantener a todos los fans pegados a las pantallas del ordenador.

Primero iba a ser a las 11:00 horas, luego a las 11:30 y acabó siendo a las 13:00. Entre medias, Valtteri Bottas fue el encargado de hacerlo rodar mínimamente en el circuito de Silverstone, antes de viajar a Barcelona, donde los monoplazas (esta vez ya todos presentados y puestos de largo) comenzarán a preparar la campaña 2018 de Fórmula 1.

La apuesta de Mercedes hace bueno eso de que si algo funciona, no lo toques. La escuadra que dirige Toto Wolff y que tiene a James Allison como máximo responsable de diseño ha apostado por la continuidad en el monoplaza con el que van a buscar ampliar su reinado un año más. Morro tipo 2017, pontones más altos pero más anchos, alerón delantero trabajado pero sin demasiadas modificaciones con respecto a lo visto la campaña pasada… Donde más se ha trabajado ha sido en las suspensiones, vitales para maximizar el rendimiento de los neumáticos y generar buenos vórtices aerodinámicos que ayuden en circuitos con alta carga.

Más información

Donde más miedo meten es en la unidad de potencia. Mercedes ha conseguido maximizar todas las partes de un motor que, en términos mundanos, ha barrido a sus rivales. El Ferrari se quedó muy lejos, Renault lo mismo y qué decir de Honda. En una temporada en la que a priori debería estar todo más apretado, los responsables del W09 EQ Power+ han dado el ‘do de pecho’ para intentar que no se les vaya demasiado de las manos la fiabilidad. Es el principal hándicap al que se enfrentarán todos los equipos, en una temporada en la que se aprietan aún más las exigencias para los motores: sólo se podrán usar tres completos y no cuatro como el año pasado.

El halo, una pesadilla

Como ya ha ocurrido en los monoplazas previamente presentados, todas las miradas estaban puestas en el halo. El nuevo sistema de protección de las cabezas de los pilotos ha supuesto un dolor de cabeza para los diseñadores. Es el gran elemento que cambiará la visión de los Fórmula 1 a partir de ahora y, quizá, la manera de pilotar de los propios corredores: no tienen la misma visión, no saben qué supondrá aerodinámicamente hablando…

Aunque ha sido aceptado por todos, no lo ha sido por gusto. De hecho, casi ningún piloto ha mostrado su aceptación al nuevo sistema, mientras que los jefes de las escuderías tampoco se han quedado satisfechos con lo que han visto. El propio Toto Wolff, jefe de Mercedes, fue muy claro a la hora de criticarlo. En una rueda de prensa con los medios instantes antes de mostrar al mundo el W09, el dirigente alemán fue muy elocuente a la hora de describir sus sensaciones: «No creo que sea para tanto, pero si me das una motosierra, lo elimino ahora mismo». Bottas, encargado de hacer rodar por primera vez el W09, se resignó al respecto del halo: «Nos acostumbraremos a ello».

Hamilton, pensando en su futuro

¿Y el vigente campeón? Lewis Hamilton ha pasado unas vacaciones algo turbulentas. Entre fiestas, descensos por la nieve y líos por homofobia hacia su sobrino (eliminó durante un tiempo su cuenta de Instagram), el hombre a quien todos quieren batir se presentó junto al nuevo W09 mucho menos protagonista que de costumbre. De hecho, que fuera Bottas y no él mismo quieren realizara el ‘shakedown’ del nuevo coche en Silverstone es toda una señal de lo que está ocurriendo en su mente.

Hamilton sabe que va a ser muy difícil que vuelva a conseguir una temporada como la pasada, pero también sabe que no está en condiciones de irse. El británico acaba contrato a finales de 2018, y se encuentra en el punto álgido de su carrera deportiva. ¿Irse de Mercedes? Eso es algo que no entra en sus planes. Por eso, avanzó que probablemente antes del GP de Australia que pondrá inicio a la temporada ya tendrá firmada su continuidad con las flechas plateadas.

¿Podrá Ferrari acabar con un reinado que ya dura cuatro años? ¿Será el W09 suficientemente fiable y potente para volver a frenar a Ferrari, Red Bull o quizá McLaren? ¿Seguirá con la misma ansia caníbal Lewis Hamilton? El campeón del mundo, por si acaso, ya empieza a meter miedo: «Este coche es más rápido que el de 2017. Puede parecer similar, pero lo importante está bajo la superficie».

Fotos

Vídeos