Entrenamientos

Alonso comienza con un susto para no perder la costumbre

Fernando Alonso con su coche sin un nuemático. /Efe
Fernando Alonso con su coche sin un nuemático. / Efe

Un problema con una tuerca empaña el arranque de la pretemporada para el asturiano, en un día marcado por el frío y la lluvia final

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

En un momento en el que los ‘remakes’ están a la orden del día en el cine, en general, y en el de terror, en particular, no podía faltar un susto en la primera jornada de entrenamientos de pretemporada de Fórmula 1 en este 2018. Y no podía ser otro protagonista que Fernando Alonso. Había pasado poco más de una hora desde que se dio el banderazo de salida cuando en la fría mañana del Circuit de Barcelona-Catalunya aparecía una bandera roja causada por un monoplaza que se había quedado tirado en la entrada a la recta de meta. Era un monoplaza de un color que ya es ‘trending topic’ en la Fórmula 1: papaya. Efectivamente: Fernando Alonso veía cómo su mañana se arruinaba por culpa de una avería mecánica, aunque no era por motor, algo que ya supone un cambio de guión con respecto a las últimas temporadas. Alonso se quedó tirado en la grava por culpa de una tuerca defectuosa, dijeron de manera oficial desde McLaren. El piloto español, con cara de pocos ánimos, se fue al box con el buje roto en la mano, para que lo estudiasen los mecánicos y lo intentasen arreglar.

Fue un inicio un tanto abrupto de una pretemporada en la que todos los equipos tienen puestas muchas esperanzas, incluido el propio Fernando Alonso. Aunque la sesión matutina se zanjó con sólo 10 vueltas, acabó el día con muchas más, hasta un total de 42. No era lo esperado, ni mucho menos, pero los test son para probar y poder romper ‘a gusto’, sin miedo a penalizaciones. No es el arranque deseado, pero al fin y al cabo ha sido una avería fácilmente subsanable. «Una tuerca es una tuerca, no hace falta rediseñar el coche entero», restaba importancia un Eric Boullier que zanjó la polémica antes de que tomase vuelo. El quinto puesto final del español, con el mejor crono parcial de la sesión vespertina, le permitió superar a un Carlos Sainz que apenas pudo completar 26 giros al circuito barcelonés, sin mayores problemas pero a segundo y medio de su compañero Hülkenberg, que dio 73 vueltas en la mañana y demostró la resistencia del RS18.

Como en todo buen ‘remake’ de una película de terror, la presencia de un malo identificable y con un carisma identificable por todos. En la Fórmula 1 actual, ese ‘villano’ al que todos los demás quieren derrocar es Mercedes. Nadie pensaba que iban a estar atrás, y no lo estuvieron ni siquiera por la tarde, cuando la temperatura cayó de manera radical hasta que se puso a llover.

Más información

Con 58 vueltas, y sin apretar, Valtteri Bottas realizó un ensayo de carrera en la mañana, antes de darle el testigo a su compañero, un Lewis Hamilton que debido a la lluvia no pudo ensayar todo lo que quiso. La labor de la tarde, dedicada a ensayar con neumáticos de lluvia y hacer paradas en boxes, fue más anecdótica que otra cosa, si bien todo apunta a que van a volver a ser los líderes de la categoría. El primer día de la pretemporada 2018 acabó con Daniel Ricciardo con el RB14 al frente de la tabla de tiempos y casi 100 vueltas dadas.

Casi las mismas que el australiano dio su vecino continental, el neozelandés Brendon Hartley con el Toro Rosso motorizado por Honda. A diferencia de los últimos años, la unidad de potencia japonesa no rompió ni tuvo ningún fallo. Todo lo contrario: permitió a su piloto dar casi una centena de giros al trazado español sin mostrar signos de fatiga. Más que en toda la pretemporada 2017.

Fue una jornada difícil para todos los pilotos. Las bajas temperaturas que azotaron el circuito catalán, y que se espera que vayan a peor conforme avance la semana (ya hay rumores en la sala de prensa de que podrían cambiar el miércoles por el viernes si ven inviable salir en condiciones) dejaron muy pocas posibilidades de sacar lecturas útiles, si es que eso existe en la pretemporada.

Fotos

Vídeos