Motor I 24 horas de Daytona

La cabalgata del Rey Alonso en Daytona

Fernando Alonso conduce su vehículo durante los entrenamientos libres de las 24 horas de Daytona./Gerardo Mora (Efe)
Fernando Alonso conduce su vehículo durante los entrenamientos libres de las 24 horas de Daytona. / Gerardo Mora (Efe)

El asturiano se estrenó en los libres de las 24 horas de Daytona y una declaración de intenciones: quiere que no acabe aquí su aventura fuera de la Fórmula 1

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

De blanco inmaculado, salvo los pertinentes patrocinadores (incluida su marca de ropa), Fernando Alonso se subió al Ligier JS P217 #23 del equipo United Autosports para disputar la primera jornada de entrenamientos libres de las 24 horas de Daytona. Un regalo de Reyes que compartió con Lando Norris (el más rápido de los tres) y Phil Hanson, el más experimentado del coche.

Ha sido el primer día de trabajo del llamado ‘ROAR 24’, el fin de semana en el que todos los pilotos ensayan para formar la parrilla de la carrera que se disputará a final de mes en el trazado de Florida, un estado en el que Alonso aterrizó hace unos días para aclimatarse y, de paso, disfrutar de un país que adora desde hace ya mucho.

Por el español no hubo prisas. De hecho, en la primera tanda de las dos disputadas este viernes, estuvo prácticamente toda la sesión viendo cómo Hanson, que fue el encargado de hacer debutar el coche en pista, como Norris avanzaban el trabajo. Él se montó en el coche en el cuarto relevo de la sesión, a poco más de doce minutos para el final en los que sólo le dio tiempo a dar tres vueltas lanzadas hasta que una bandera roja le dejó sin opciones de hacer más. Pero más allá de los cronos logrados, más lentos que los de sus compañeros, descubrió una sensación nueva para él: rodaron las tres categorías juntas (DPi, LMP2 y GT) como ocurrirá en carrera.

En la sesión vespertina, que en España acabó a las 23:30, el Ligier de Alonso, Norris y Hanson se quedó algo más lejos de la cabeza, que lideró el DPi de Albuquerque, Fittipaldi y Barbosa, y no pasó de la 13ª posición. El asturiano esta vez fue el encargado de abrir pista para su equipo, para dejar el grueso de la sesión a Norris (de nuevo, el más rápido de los tres) y que fuese el más trabajado Hanson quien cerrase el primer día de trabajo en Daytona para el United Autosports.

Lo confirma: quiere Las 24 horas de Le Mans

Entre una sesión y otra, Alonso compareció ante los medios para transmitir sus primeras sensaciones. La sonrisa de la cara lo decía todo, y si bien él aspira a ganar, no olvida de que estas jornadas son de test y que la carrera en la que quiere dar la campanada es dentro de unas semanas.

“El objetivo es más o menos el mismo que en Indianápolis: aprender diferentes técnicas de pilotaje, aprender de los especialistas en este tipo de pruebas y ser un mejor piloto cuando acaben las 24 horas. Es mi primera vez en un coche de resistencia pilotando por la noche, con GTs… muchas cosas que hay que ir paso a paso. Será un gran desafío, pero estoy listo. Y si como pasó en Indianápolis se ve la oportunidad, hay que ir a por ella”, dijo, claramente, acerca de sus opciones. Tendrá que vérselas con hombres como Juan Pablo Montoya, Christian Fittipaldi (al volante del coche más rápido de la jornada) o el también español Dani Juncadella.

Pero Alonso no mira sólo en lo que tiene inmediatamente, sino en global. Al piloto español más exitoso de todos los tiempos en la Fórmula 1 se le queda muy pequeño el Gran Circo, máxime cuando sabe que el tiempo corre en su contra. Por eso, no olvida el sueño de la Triple Corona y, tras el infructuoso (pero divertido) intento en Indianápolis en 2017, ha confirmado que está trabajando para estar en la otra gran cita del automovilismo mundial ajeno a su competición habitual. No puede ser más claro: “Mi prioridad es ganar mi tercer Mundial de Fórmula 1, pero también está en mis planes correr algunas carreras icónicas. Daytona es un primer paso, porque con esta carrera entenderé mejor cómo funciona la resistencia y ver cuánto disfruto de este tipo de carreras. Después de las 24 Horas de Daytona tendré una mejore compresión de todo, de las 24 Horas de Le Mans y de la ‘triple corona, que es otro de nuestros objetivos”.

Es más, no sólo quiere correr en 2018 la mítica cita en la Sarthe, sino que ya piensa en volver a Indy en 2019. Y con el beneplácito de McLaren: “Intentaré por todos los medios correr en las 24 Horas de Le Mans este año y en 2019 espero poder correr de nuevo las 500 Millas de Indianápolis. No es fácil para cualquier piloto hacer más de una disciplina a la vez, pero yo puedo hacerlo porque McLaren tiene una amplia visión del automovilismo y yo comparto esta visión”.

Dicho de otra manera: Alonso ha confirmado lo que ya es un secreto a voces. El test que realizó en Abu Dhabi con Toyota no fue sino un aperitivo de lo que puede ser un año memorable para su historia, y que llega además en plena renovación del WEC, que en este 2018 comenzará una ‘supertemporada’ que acabará en 2019 y con dos citas en Le Mans. Daytona será un ensayo perfecto para planificar lo que se puede encontrar en junio. Seguro que muchos aficionados ya saben cómo acabar este “Queridos Reyes Magos…”

Fotos

Vídeos