24 Horas de Le Mans

Alonso le coge el truco a Le Mans

Alonso, durante la jornada de prueba de Le Mans/AFP
Alonso, durante la jornada de prueba de Le Mans / AFP

El asturiano marca la vuelta más rápida del día de test oficiales de las 24 horas, pero aún muestra margen de mejoría

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Que Toyota iba a estar por delante en la jornada de test de las 24 horas de Le Mans nadie lo dudaba. Que fuera a estar Fernando Alonso en lo más alto era posible, pero no era seguro, y aun así lo ha conseguido. El piloto asturiano fue el más rápido al volante del Toyota TS050 número 8, que comparte con Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima. El español fue el primero en bajar de la barrera de 3:20, nada más comenzar la sesión vespertina de la larga jornada de entrenamientos, si bien el plan contemplaba que fuera él quien se dedicara a exprimir las características del prototipo, mientras que sus compañeros se quedaban con el trabajo no tan satisfactorio de poner a punto el coche y probar las diferentes configuraciones que van a emplear en la carrera más grande del mundo.

El plan previsto salió a la perfección. Alonso se quedó con el 3:19.066 como el más rápido del día, con unas solventes seis décimas de ventaja sobre el Rebellion número 3 pilotado por Matthias Beche, Thomas Laurent y Gustavo Menezes. El primer LMP1 no híbrido puede ser la gran alternativa para la carrera de las 24 horas de Le Mans, y se presenta como el único candidato posible a romper la dupla ganadora de Toyota, toda vez que dejaron a la unidad número 7 (Kobayashi, Conway y López al volante) en tercera posición.

Los tiempos, no obstante, bajarán. Aunque este año no se rodará tan rápido como el pasado por el equilibrio de potencia que han obligado a establecer en los Toyota para que no tengan tanta ventaja sobre los prototipos no híbridos, los cronos de 3:19 están lejos del 3:14 de la pole de 2017. Nada hace pensar que vayan a llegar a esos tiempos, pero aún tienen margen para que, el jueves antes de la carrera, se vean en la tabla de clasificación más cercano a 3:17 o incluso 3:16 entre los mejores.

Las lecturas que se pueden sacar de este día de test son escasas. Todos los coches en pista, los 60, dedicaron el día a comprobar y poner a punto sus mecánicas, aunque eso no dejó fuera del guión los sustos. El más grave lo protagonizó el danés Marco Sorensen, que estrelló su Aston Martin 95 cuando finalizaba la sesión matutina. Pese a que en un principio parecía que era algo más grave, al final uno de los coches candidatos al podio en la categoría GTPro sólo tuvo que lamentar que no pudo volver a pista en todo el día.

Lo que está claro es que Toyota sigue a otro mundo. Las 106 vueltas que dio la unidad 8, la de Alonso, demuestra que no sólo es un coche fiable, sino también rápido. El piloto español dio 40 de esos giros, con una solvencia notable. En sus stints más rápidos rondó el 3:20 bajo o el 3:19 medio, con lo que confirmó que en esta jornada quería aprenderse esos automatismos que son necesarios para ponerse a la misma altura que los más experimentados Buemi y Nakajima.

«Es maravilloso»

Fernando Alonso estaba como un niño el día de Reyes. La sonrisa con la que compareció ante los medios junto a los más rápidos de las otras tres categorías (Berthon, de DragonSpeed en LMP2; Pilet, de Porsche en GTEPro; y Andlauer, del Dempsey Proton Racing en GTEAm) lo decía todo. «Ha sido un día interesante, muy divertido, en un gran circuito que encaja perfectamente con estos coches. Es maravilloso», decía el hombre más rápido de los test.

«Todo el mundo estaba contento, obviamente mis compañeros tenían la experiencia de otros años y estaban contentos, así que ya era algo positivo mientras que para mí se trataba de ganar familiaridad con el circuito, porque he hecho muchas vueltas en el simulador y estudiado muchas vueltas 'on board' de pasados años y siempre es diferente cuando entras en la pista de verdad», destacó.

Ahora el siguiente reto de Alonso será aparcar, por unos días, su labor en Toyota para volver a subirse al McLaren MCL33 para la disputa del Gran Premio de Canadá. De hecho, Alonso viaja este mismo lunes a España para pasar un par de días en casa antes de cruzar el charco el miércoles y ponerse manos a la obra para el séptimo compromiso de la temporada 2018 del Mundial de Fórmula 1.

Fotos

Vídeos